Una apuesta de diseño única la del Hyundai i30 Fastback que acabo de probar. El primer coupé de cinco puertas del segmento C. Sin rivales y con un futuro prometedor por delante. Llega para completar la gama del modelo compacto de Hyundai, su diseño inconfundible es su principal baza y, de momento, está disponible con dos motores de gasolina y en septiembre se añadirán diferentes opciones diésel. Además, el final de año o principios de 2019 nos depara una importante novedad dentro de la gama.

PRUEBA: Honda Civic 1.0 Turbo

Con el Hyundai i30 N Performance (prueba) parecía que la firma surcoreana ya había completado la gama con la que es, hasta ahora, la variante más deportiva. Sin embargo, el i30 Fastback es la versión de estilo coupé deportivo para los que buscan un compacto diferente, una apuesta que lo da todo en el segmento más reñido de Europa. Aunque a simple vista sea complicado identificar las diferencias con la versión hatchback, el Hyundai i30 (prueba), existen muchos detalles a tener en cuenta más allá de una zaga rediseñada.

Trasera dinámica Prueba Hyundai i30 Fastback

El i30 Fastback entra por los ojos. Es un producto atractivo para quienes dan una importancia casi vital al diseño en un vehículo. Los diseñadores del Centro de Hyundai en Alemania han sabido captar la esencia del conductor europeo, algo que, además, vemos reflejado en un ambicioso objetivo de ventas que aspira a entregar la unidad 1 millón del i30 en el viejo continente en este 2018.

Diseño, estilo y un marcado carácter deportivo

El frontal destaca por la parrilla en cascada característica de los últimos modelos de Hyundai, la cual es más baja en altura que la de la versión de cinco puertas o el Hyundai i30 CW (prueba). El parachoques delantero ha sido rediseñado para incorporar una entrada de aire que recorre todo el ancho del vehículo en la parte inferior para terminar en los faros de circulación diurna de tipo LED situados sobre los faros antiniebla. Aunque estos cambios presentan un menor calado. Y es inevitable no fijarse en la zaga, la cual ha sido rediseñada por completo.

Frontal dinámica Prueba Hyundai i30 Fastback

Rediseñada por completo porque incluso las cotas han variado con respecto al i30 estándar. Tenemos un techo con una elegante caída, una luneta trasera completamente nueva que se integra a la perfección en el portón trasero y termina en un spoiler que recuerda al de los gran turismo de los años 50 y 60. Los faros de LED traseros son también de nueva firma, mientras que el parachoques integra diferentes elementos que realzan ese lado más deportivo del Fastback.

Es evidente que el Hyundai i30 Fastback es más grande que el cinco puertas, aunque más pequeño que el familiar. Sobre la base del i30 encontramos 115 mm más de longitud, una caída de 25 mm en la altura y una suspensión que ha sido rebajada en 5 mm, además de ser un 15% más rígida. Sus nuevas medidas le permiten también ofrecer un maletero más grande, el cual pasa a ser de 450 litros (395 litros en el cinco puertas).

Interior Prueba Hyundai i30 Fastback

El interior del Hyundai i30 Fastback que he podido probar presenta un aspecto casi sin cambios. Como novedad, la tapicería Merlot Red exclusiva del coupé de cinco puertas que se suma a las otras dos disponibles –negro y bicolor-. Sin embargo, su nueva configuración se deja ver en las plazas traseras, donde el techo ahora cae hacia el maletero y reduce la altura para la cabeza, mientras que la inclinación de la luneta posterior afecta negativamente a la visibilidad.

Inicialmente con dos motores, pero cargado de tecnología

En el apartado mecánico, el Hyundai i30 Fastback está disponible desde su lanzamiento, el cual ya se ha producido y las primeras unidades están llegando ahora a los concesionarios, con dos motores de gasolina con turbocompresores de geometría variable. Por un lado, el conocido 1.0 T-GDi de tres cilindros con 120 CV y, por otro, el 1.4 T-GDi de 140 CV con cuatro cilindros. El primero está disponible únicamente con cambio manual de seis velocidades, mientras que el segundo solo con la transmisión DCT de doble embrague y siete relaciones. Todos canalizan la potencia al tren delantero, por supuesto.

Lateral Prueba Hyundai i30 Fastback

A nivel tecnológico, el Fastback ofrece todos los elementos propios de la gama i30. Destaca el paquete de seguridad Smart Sense que ha permitido a la versión coupé obtener las cinco estrellas Euro NCAP. Este paquete está compuesto por el sistema de alerta de atención al conductor (DAW), el detector de ángulo muerto (BCW), el sistema de alerta de tráfico trasero (RCCW), el asistente de mantenimiento de carril (LKA), el asistente de prevención de colisiones frontales (FCA) el sistema inteligente de reconocimiento de señales de tráfico (ISLW), el asistente de luces largas (HBA) o el control de velocidad de crucero inteligente con Stop & Go (SCC), además de seis airbags de serie y el de rodilla opcional.

Abanderado de la seguridad con sus cinco estrellas Euro NCAP

La conectividad es otra de las preocupaciones del conductor actual, por lo que en Hyundai han incluido todos los últimos avances en este campo. Además de la ya clásica compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto, los servicios Live de la marca, que incluye información en tiempo real sobre el tráfico, la climatología, cámaras de velocidad y búsqueda en línea de puntos de interés, será gratuita durante los siete primeros años. Mientras tanto, una plataforma de carga inductiva inalámbrica (estándar Qi) para smartphones se ha integrado en la consola central. Mientras, todos los servicios se gestionan desde una pantalla táctil de ocho pulgadas de estilo flotante ubicada en la parte superior del salpicadero.

Detalle Prueba Hyundai i30 Fastback

Interesantes descuentos promocionales

La gama del Hyundai i30 Fastback está compuesta por tres niveles de acabado, Klass, Tecno y Style, y tienen la peculiaridad de ofrecer llantas de aleación que son una pulgada más grande a igualdad de acabado si lo comparamos con el i30 y el i30 CW. Pero, además, de estos tres niveles, Hyundai ofrece un cuarto denominado Link, el cual, a igualdad de precio con el acabado Klass, éste incluye la pantalla táctil del sistema multimedia con navegador.

Hasta el próximo mes de septiembre, el Fastback estará disponible tan solo con los dos motores de gasolina antes mencionado, aunque coincidiendo con la finalización del tercer trimestre del año, la gama se ampliará con dos opciones mecánicas diésel, inicialmente el 1.6 CRDi con 110 y 136 CV, mientras que el 1.4 T-GDi de gasolina se ofrecerá también con cambio manual. Por último, los responsables de la marca surcoreana han asegurado que, a finales de este año o principios de 2019, la gama se completará con el Hyundai i30 N Fastback, el cual, en principio, contará con el motor 2.0 T-GDi del i30 N Performance y sus dos niveles de potencia: 250 y 275 CV.

Maletero Prueba Hyundai i30 Fastback

Los descuentos que actualmente ofrece Hyundai serán uno de los principales atractivos de compra para el nuevo i30 Fastback. Se dividen en tres bloques. El primero es un descuento promocional de 3.400 euros aplicable a toda la gama, mientras que si se opta por la financiación se añadirán otros 1.500 euros y si se entrega otro vehículo de cualquier marca, otros 1.500 euros. En total, debemos descontar de los precios que encontrarás a continuación, un total de 6.400 euros sin renunciar a los cinco años de garantía oficial sin límite de kilometraje.

Precios del Hyundai i30 Fastback (sin descuentos):

Hyundai i30 Fastback 1.0 T-GDi Klass Max: 22.565 euros
Hyundai i30 Fastback 1.0 T-GDi Link: 22.715 euros
Hyundai i30 Fastback 1.0 T-GDi Tecno: 24.765 euros
Hyundai i30 Fastback 1.4 T-GDi DCT Tecno: 27.240 euros
Hyundai i30 Fastback 1.4 T-GDi DCT Style: 30.230 euros

Arranca mi prueba con el Hyundai i30 Fastback 1.0 T-GDi 120 CV

Los diseñadores lo han hecho bien, muy bien. Si el i30 ya es un coche atractivo que nada tiene que envidiar a modelos tan emblemáticos en el segmento como el Volkswagen Golf y no recuerda ni de lejos a generaciones anteriores, el i30 Fastback tiene el atractivo de ser, además, un coche único en el segmento. Cualquiera puede pensar en el SEAT Toledo (prueba) o en el Fiat Tipo (prueba) en su versión sedán como rivales, pero la realidad es que no son competidores directos. La razón es que éstos no tienen el gen deportivo dentro de su ADN, mientras que el i30 Fastback sí.

Frontal dinámica rojo Prueba Hyundai i30 Fastback

Accedo a su interior. Es la versión Tecno con el motor 1.0 T-GDi de 120 CV, por lo que, además de un nutrido equipamiento de serie, también encontramos algunos opcionales. Piso el embrague y pulso el botón Start a la derecha del volante. Tengo que mirar dos veces el cuentarrevoluciones para verificar que el motor está en marcha, ya que, además de escuchar el motor de arranque, no se siente nada más. El propulsor es silencioso, muy silencioso. Aguardo unos segundos esperando apreciar ese repiqueteo característico de otros motores tricilíndricos, aunque para mi sorpresa eso no ocurre en este 1.0.

Uno de los mejores tricilíndricos del mercado

Ya lo había podido comprobar durante mi prueba con el KIA Cee’d (prueba) hace ya algunos años, y de nuevo verifico que en Hyundai no han alterado esa suavidad y refinamiento de su motor de tres cilindros. El cambio es suave y la dirección algo blanda. Genial para maniobrar, pero esperaré a salir a carretera para juzgarla. Los primeros metros por ciudad me demuestran que este motor se encuentra en su hábitat natural. Arranco, acelero, cambio dos marchas y vuelvo a frenar ante el siguiente semáforo. La función Start & Stop de serie ayuda a mantener los consumos a raya y es muy rápido para volver a poner en marcha de nuevo el motor.

Trasera dinámica rojo Prueba Hyundai i30 Fastback

Cuando consigo salir del caos de las grandes urbes, afronto el primer tramo de autopista. Lo que antes me había gustado, ahora me obliga a trabajar el doble. El motor es tan silencioso y suave que es fácil circular en cuarta o quinta sin percibir que vas a 4.000 rpm. No se percibe ese momento en el que te pide que cambies de marcha, lo que condiciona que mire constantemente el cuadro de instrumentos hasta que engrano la sexta. Por suerte, en Hyundai han incorporado un indicador de marcha que aconseja cuando reducir o aumentar.

A velocidades estables, el i30 Fastback 1.0 T-GDi es muy confortable y suave, pero cuando necesitamos potencia, su baja cilindrada se convierte en un freno a la excelencia. Tendrás que jugar con el cambio si quieres potencia, aunque eso es algo que si tienes un coche con motor de gasolina atmosférico conocerás como la palma de tu mano. A mi juicio, el cambio automático DCT de siete velocidades es la combinación ideal para este motor si vas a salir a carretera y autopista muy a menudo. Esperamos que la marca lo integre en la gama en un futuro.

Lateral rojo Prueba Hyundai i30 Fastback

El comportamiento en carretera de curvas, por la cual me desvío en mi ruta, es muy bueno. Me gusta la suspensión, que, como ya te he comentado, es un 15% más rígida que en la versión de cinco puertas. Se muestra algo seca con las irregularidades de la superficie, pero esto favorece un gran paso por curva con sensaciones muy positivas por parte de la dirección, la cual transmite perfectamente cada movimiento del eje delantero. Por contrapartida, los consumos son algo más elevados cuando salimos a carretera, aunque es relativamente sencillo estabilizarlos en la zona de los seis litros a los 100 km si juegas con el cambio y le coges el punto al acelerador.

Más maletero y… ¿menos altura?

En una de las diferentes paradas que realizo durante mi prueba con el Hyundai i30 Fastback aprovecho para analizar las plazas traseras. Con el asiento del conductor configurado para mi altura (180 cm), el espacio para las piernas en el asiento inmediatamente posterior es suficiente, al igual que el de la anchura para espalda y hombros. Sin embargo, como en cualquier coupé de estas características, el acceso a las plazas trasero se ve inmediatamente afectado por la caída del techo, al igual que con la altura para la cabeza, la cual apenas restaban unos mm para tocar. Esto es algo habitual en este tipo de carrocerías, como ya pude comprobar con el KIA Stinger (prueba).

Vista maletero Prueba Hyundai i30 Fastback

Sin embargo, el maletero es muy grande, con formas regulares que permiten aprovechar al máximo los 450 litros de capacidad volumétrica (ampliables hasta los 1.351 litros). Por su parte, la unidad de pruebas contaba con un segundo fondo en el compartimento del maletero con un organizador para objetos de menor tamaño, aunque, de serie y sin importar el nivel de acabado, todos equipan una rueda de repuesto tradicional. Otro detalle que también llama la atención es que, pese al gran tamaño del portón del maletero que incluye la luneta, este se muestra muy liviano a la hora de abrirlo o cerrarlo, sin apenas oponer resistencia en ninguno de sus movimientos.

PRUEBA: Ford Fiesta 2017 Titanium 1.0 Ecoboost 125 CV

Si bien es cierto que la altura en las plazas traseras y la visión por la luneta posterior es algo limitada, también es cierto que es algo muy habitual en este tipo de carrocerías, una serie de limitaciones que el comprador acepta implícitamente cuando se decanta por un coupé. He echado en falta un selector de modos de conducción que permita gestionar a nuestro gusto la respuesta del acelerador, la suspensión o la dirección, aunque el i30 Fastback encuentra un punto neutro, un equilibrio entre los modos de conducción más habituales que hace que no te acuerdes de ellos en casi ningún momento.

Dinámica Prueba Hyundai i30 Fastback

Y es que Hyundai se ha vuelto a arriesgar. La larga tradición en los coupés de la marca coreana se remonta a los 90 con el ya clásico Hyundai Coupé, un modelo que sentó las bases de un segmento casi inexistente por entonces y que el i30 Fastback pretende traer de nuevo a la vida adaptándose a los estándares del mercado actual. Aunque actualmente el segmento de los coupé tradicionales (los de dos y tres puertas) vive sus días más bajos, tan solo tienes que ver modelos como el Volkswagen Scirocco (prueba) que han cesado su producción recientemente, esta carrocería es la base de cualquier modelo deportivo, aunque si, además, le sumamos la practicidad de un sedán con dos puertas traseras, la firma asiática puede haber dado con la clave que permita reinventar un segmento clásico de vehículos puramente emocionales

Ficha técnica Hyundai i30 Fastback 1.0 T-GDi Tecno
Motor Cilindrada 998 cc
Cilindros 3 en línea
Potencia Máxima 120 CV / 6.000 rpm
Par Máximo 171 Nm / 1.500 – 4.000 rpm
Transmisión Caja de Cambios Manual, 6 velocidades
Tracción Delantera
Suspensión Delantera McPherson, Resorte helicoidal, Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable, Resorte helicoidal, Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.455 mm
Anchura 1.795 mm
Altura 1.425 mm
Distancia entre Ejes 2.650 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa, Turbo, Intercooler
Peso Peso 1.317 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 188 km/h
Aceleración 0-100 km/h 11,5 seg
Consumos Urbano 6,0 l/100 km
Extraurbano 4,6 l/100 km
Combinado 5,2 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 120 g/km
Precio Precio final 24.765 euros

 

Valoración
Puntuación
Compartir
Artículo anteriorSubastan esta colección de 12 modelos de Porsche de un mismo propietario
Artículo siguienteMercedes Clase A 2018, ¡ya es oficial!
Aficionado a la gasolina, las curvas y todas las sensaciones que un volante puede transmitir. Publicitario convertido en redactor del motor. Aprendiendo cada día un poco más sobre este mundillo.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here