Prueba Volkswagen Scirocco 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line

PRUEBA: Volkswagen Scirocco 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line

Pongo a prueba el Volkswagen Scirocco 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line, uno de los últimos coupés del segmento C de compactos que quedan. En particular, la unidad de pruebas equipa el motor de 2.0 litros turbodiésel asociado a la famosa transmisión automática DSG de doble embrague y seis velocidades, y, aunque lleva en activo desde 2008, nos muestra lo mejor de sí mismo en esta versión.

El Volkswagen Scirocco, como tal, es uno de los pocos coupés de segmento C que quedan en activo en la actualidad, aunque es un producto que lleva en el mercado desde 2008 después de que Volkswagen devolviera a la vida una denominación que estaba en desuso desde el año 1992. Acabo de poner a prueba el Volkswagen Scirocco 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line, una configuración que nos muestra lo mejor del modelo en los que parecen ser los últimos coletazos de vida antes de (espero) su renovación.

Proviene de una larga tradición de modelos compactos de tracción y motor delantero de Volkswagen, la cual se inicia en 1974 con la comercialización del primer Scirocco junto al Golf Mk1 con el que compartía plataforma. Su diseño era obra de Giorgio Giugiaro, que trabajaba para Ghia y colaboraba con Karmann, mientras que su nombre hace referencia a un tipo de viento cálido que proviene del Sáhara y sopla hacia la costa del Mediterráneo. Una segunda generación apareció en 1981 y hasta 1992, aunque desde 1988, éste fue comercializado junto al Volkswagen Corrado, el que iba a ser la tercera generación del Scirocco. Sin embargo, los responsables de marketing de la compañía alemana decidieron adoptar esta nueva denominación para no retirar el Scirocco II del mercado. El Corrado, por su parte, se asentaba en la plataforma del Golf Mk2 combinada con algunos elementos del Passat B3.

Trasera dinámica Prueba Volkswagen Scirocco 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line

Desde 1995, la firma de Wolfburgo no había tenido en su gama de productos un coupé compacto, pero en pleno auge de este tipo de vehículos decide relanzar el Scirocco en 2008 y rescatar así esta clásica denominación. Desarrollado sobre la misma plataforma que el Volkswagen Golf Mk5, incluso actualmente sigue atrayendo miradas a su paso, ya sea por su marcada cintura, su caída casi vertical del techo en la parte posterior rematada con un spoiler, su kit de carrocería R-Line con parachoques de corte más deportivo, su frontal agresivo y afilado, sus llantas de 19 pulgadas o su forma general en cuña.

Ha sido sometido a diferentes lavados de cara a lo largo de estos nueve años, adoptando la tecnología que debutaba en cada nueva generación del Volkswagen Golf, aunque por caprichos del destino, Volkswagen no ha llegado a renovar por completo el Scirocco. Sin embargo, el interior incluye un climatizador digital bizona Climatronic, un sistema multimedia con pantalla táctil de 6,5 pulgadas, un volante deportivo R con el fondo achatado, una consola que ha perdido el sobrio gris de finales de la primera década del siglo por un elegante negro piano, tres relojes que miden presión del turbo, un cronómetro y temperatura del aceite cortesía del paquete interior R-Line, así como inserciones específicas símil carbono y unos asientos de nueva firma heredados del que es su reflejo más directo, el Golf.

Interior Prueba Volkswagen Scirocco 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line

Su configuración sigue siendo de dos puertas (como cualquier coupé auténtico) y cuatro plazas, con los característicos asientos traseros del Scirocco y sus reposacabezas huecos. El acceso a las plazas traseras es complejo, más lo es incluso salir, mientras que el espacio dedicado a las rodillas, la altura libre al techo y la anchura de estos asientos son bastante limitados para cualquiera que supere los 170-175 cm de altura. Sin embargo, las plazas delanteras heredan el espacio que presenta el Golf, son cómodas para realizar viajes, mientras que el maletero, que a priori puede parecer escaso, es de 312 litros, ampliables a 1.006 litros si se abate la segunda fila de asientos, y se mantiene dentro de los estándares del segmento, incluso sin renunciar a la rueda de repuesto alojada en un doble fondo.

Y a nivel mecánico, el Volkswagen Scirocco que he podido probar está equipado con el famoso motor diésel 2.0 TDI con 150 CV de potencia disponibles desde las 3.500 rpm y un par motor de 320 Nm desde las 1.750 rpm. Canalizando la potencia al tren delantero para continuar con la clásica configuración del Scirocco encontramos una transmisión automática DSG de doble embrague y seis relaciones. Mientras que no es precisamente la combinación más esperada en un coche de su clase, es una de las motorizaciones más comercializadas, por lo que priman unos consumos moderados, con una combinada homologada de 4,5 litros a los 100 kilómetros y unas emisiones de 119 g/km.

Motor Prueba Volkswagen Scirocco 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line

Uno de los aspectos más destacados en el comportamiento dinámico del Scirocco 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line que he puesto a prueba ha sido el Control de Chasis Adaptativo (DCC), un sistema opcional que permite ajustar la respuesta de la suspensión y la dirección en tres modos diferentes -Normal, Confort y Sport-, lo cual convierte al Scirocco en un modelo dócil en autopista y saca su lado más deportivo en un puerto de montaña. Entre la tecnología de última generación que ha adoptado con el paso de los años encontramos asistentes como el Park Assist, el detector de fatiga, el detector de ángulo muerto con Exit Assist y la cámara de visión trasera Rear View.

Sin embargo, esto no es suficiente para estar a la altura del Golf, el cual ha incorporado sistemas como el control por gestos de la última generación del sistema de infoentretenimiento de la marca, disponible también en el nuevo Volkswagen Arteon, el cuadro de instrumentos Digital Cockpit, el punto de carga inalámbrica para smartphones, o asistentes como el Emergency Assist, el Trailer Assist y el Trafic Jam Assist. ¿Por qué renunciar a toda esta tecnología cuando es un coche con el que se disfruta al volante?

Frontal Prueba Volkswagen Scirocco 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line

La dirección es precisa y la respuesta de motor es acertada, aunque lo encuentro algo perezoso en recuperaciones, en especial cuando la transmisión automática DSG de doble embrague debe reducir algún engranaje para apoyar la aceleración con más revoluciones, algo que se contrarrestaría con la nueva caja de cambios DSG de siete velocidades que he podido probar en otros productos del Grupo Volkswagen. Sin embargo, el modo inercia de la caja de cambios ayuda a contener los consumos, ‘embragando’ el motor cuando soltamos el acelerador y, literalmente, dejando ir el coche sin resistencia alguna. En cuanto a consumos, la media durante la prueba ha oscilado entre los 5,5 y los 6,0 litros a los 100 kilómetros, mientras que su depósito de 55 litros le otorga una amplia autonomía.

A pesar de todo, como ya he remarcado, las plazas traseras y su acceso son uno de sus puntos negativos, mientras que la boca de carga del maletero es demasiado estrecha y dificultará el acceso de objetos voluminosos a un maletero, por el contrario, con un buen fondo. La insonorización del habitáculo me ha parecido uno de sus puntos fuertes, y eso que no cuenta con marcos en las ventanas delanteras, pero los diferentes materiales aislantes ayudan a que ni el viento ni el sonido de rodadura de sus llantas con neumáticos de 19 pulgadas accedan al interior.

Trasera Prueba Volkswagen Scirocco 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line

Entonces, ¿qué necesita el Scirocco para ser un producto redondo? A mi juicio, el coupé de Volkswagen ya es un buen producto, pero el mercado prefiere los coches con cinco puertas y los SUV (espacio y puesto de conducción elevado) como el Volkswagen Tiguan (prueba) en lugar de los deportivos de dos puertas. La tecnología de la que hacen gala el Golf o el Volkswagen Passat (prueba) debe implantarse en el Scirocco y, si bien es cierto que su estilo exterior rompedor hace que siga pareciendo un coche mucho más moderno, el interior requiere una actualización con la nueva imagen de Volkswagen. Por otro lado, mi elección sería el motor 2.0 TSI de gasolina con 180 CV, una opción que, por comportamiento y sonido, realzará más aún el carácter deportivo del vehículo.

Actualmente, el Volkswagen Scirocco 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line está disponible desde 30.790 euros, mientras que ofrece un amplio nivel de equipamiento por ese precio sin necesidad de recurrir a extras. Muchos son los rumores que apuntan a que Volkswagen no renovará el Scirocco y que terminará por desaparecer con el paso del tiempo. Tras ponerlo a prueba puedo asegurar que no es la decisión correcta por parte de la compañía alemana, ya que somos muchos los fanáticos de este tipo de vehículos que no queremos renunciar al lado más deportivo del segmento de los compactos, mientras que un vehículo de sus características debe ser el que cuente con una larga trayectoria ininterrumpida, que cree historia y que otorgue valor añadido a la marca que lo comercialice.

Frontal dinámica Prueba Volkswagen Scirocco 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line

  A destacar   A mejorar
Diseño Diseño interior
Insonorización Tecnología
Consumos DSG seis velocidades
Ficha técnica Volkswagen Scirocco 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line
Motor Cilindrada 1.968 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia Máxima 150 CV / 3.500-4.000 rpm
Par Máximo 320 Nm / 1.750-3.000 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automática doble embrague, 6 velocidades
Tracción Delantera
Suspensión Delantera McPherson, Resorte Helicoidal, Estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable, Resorte Helicoidal, Estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.256 mm
Anchura 1.810 mm
Altura 1.406 mm
Distancia entre Ejes 2.578 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa conducto común, Turbo geometría variable, Intercooler
Peso Peso 1.395 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 213 km/h
Aceleración 0-100 km/h 8,6 seg
Consumos Urbano 5,4 l/100 km
Extraurbano 4,1 l/100 km
Combinado 4,5 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 119 g/km
Precio Precio final 30.790 euros


Fotos
: Álex Aguilar

Resumen
Fecha de la prueba
Coche probado
Volkswagen Scirocco 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line
Calificación
31star1star1stargraygray

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies