Por mucho que se lo propongan algunos gobiernos europeos, el diésel no está muerto. Y lejos de parecer un relato propagandístico en favor de dicho combustible, lo único que hay que hacer es comprender el porqué de esta prueba del Audi S4 Avant TDI. Que la firma de Ingolstadt es una clara defensora del gasóleo lo demuestra con el modelo que aquí nos ocupa, sino que también lo hemos comprobado últimamente al probar el Audi SQ8 TDI o al informaros sobre los nuevos S6 y S7 2019 o el SQ7 TDI 2020.

Trasera Audi S4 Avant TDI

En el caso de este S4 Avant TDI, la fórmula se justifica por dos motivos. El primero y quizá más obvio, rebajar el consumo y, por ende, las emisiones de CO2 para así cumplir la estricta normativa de emisiones impuesta a partir de este 2020. El segundo, para distanciarlo por filosofía de su hermano mayor, el RS4 Avant que probamos hace tiempo.

Larga vida al diésel

Ahora, quienes quieran optar por escalón de entrada a la deportividad dentro de la familia A4 deberán optar sí o sí por el diésel. “¿Pero por qué?”, se preguntarán algunos. “Si un deportivo jamás puede ser un diésel”, pensarán otros. Sea como fuere, lo cierto es que Audi ha decidido optar por esta solución y no va a bajarse de la burra… al menos en Europa. Porque para caldear más el pensamiento de todos esos detractores, hay que aclarar que en otros mercados, como el Norteamericano los Audi S4 y S4 Avant 2020 mantienen el bloque V6 turbo de gasolina y 3.0 litros que rinde 354 CV y 500 Nm, el mismo que estaba disponible hasta esta actualización.

Motor del Audi S4 Avant TDI

Puestos a terminar de justificar el empleo del gasóleo, basta con irse a los datos oficiales que, incluso, serán más reveladores. Porque si vemos el gasto medio de combustible de nuestro S4 Avant TDI y lo comparamos con su hermano TFSI, vemos que el ahorro es claro: 6,9 l/100 km frente a 10,2 l/100 km, respectivamente, es decir, más de 3 litros cada 100 km. De esta forma, el espectro de clientes aumenta, porque si antes optaban por él aquellos a los que poco o nada les preocupaba el consumo, ahora se suman esos conductores que quieren un vehículo tan apto para el día a día como para pasar una entretenidísima jornada de curvas.

PRUEBA: Porsche Panamera Sport Turismo

¿Quieres más motivos? De acuerdo. Sin abandonar el tema económico, hay que resaltar el esfuerzo de Audi por ajustar el máximo el precio. Porque los 77.440 € de los que parte de S4 Avant TDI (75.340 € en el caso de la berlina), son solo 1.930 € más que su predecesor, siendo el nuestro un producto más actual, atractivo y conectado. A ello se suma un coste por cada 100 kilómetros mucho más ajustado, pues cubrir ese primer centenar será del orden de 3€ más barato en nuestro protagonista (6,64 frente a 9,10 euros).

Menos sonoro, igual de fino

Somos conscientes de que quien adquiere un Audi S4 no es que tenga precisamente muchos problemas de solvencia, pero como dicen ‘todo suma’ y si podemos ahorrar unos eurillos en el día a día, más diésel podremos quemar sin preocuparnos cuando afrontemos una carretera de montaña.

foto dinámica de la prueba del Audi S4 Avant TDI

Porque si hay que destacar algo de este Audi S4 Avant TDI tras la prueba es, sin lugar a dudas, su rendimiento. Sí, echamos en falta el cautivador sonido del motor gasolina, pues este V6 de 3.0 litros muestra claramente su naturaleza diésel al ralentí o en aceleraciones pronunciadas, pero si nos ceñimos exclusivamente al aspecto dinámico, lo cierto es que cumple de sobra con nuestras exigencias.

El empuje es brutal, gracias en parte a los 700 Nm de par máximo que genera entre las 2.500 y las 3.100 rpm y que en marcha comienzan a ser palpables incluso cuando circulamos a 1.200 rpm. Aquí juega un papel destacado el EPC, o lo que es lo mismo, el compresor accionado eléctricamente que trabaja en unión con el propio turbocompresor del V6 reduciendo el tiempo de respuesta a 250 milisegundos. Si lo unimos a los 347 CV de potencia que se desprenden de este V6 TDI, el cóctel resultante nos deja asombrados en los primeros compases.

foto trasera dinámica de la prueba del Audi S4 Avant TDI

El S4 Avant TDI es rápido en recta, tal y como atestiguan los 4,9 segundos para pasar de 0 a 100 km/h y los 250 km/h de velocidad punta autolimitada que ofrece. Prestaciones que son idénticas comparadas con las de su predecesor (pierde una décima en aceleración), siendo el nuestro un coche menos potente (7 CV) y 155 kilos más pesado (1.900 kilos).

Quizá la pega venga a la hora de sobrepasar las 4.000 vueltas, cuando notamos cierta pérdida de fuelle. Por suerte contamos con la transmisión automática tiptronic con convertidor de par de ocho relaciones, lo suficientemente rápida como para percibir algún tipo de pérdida. Si queremos estirar un poco más la aguja y llegar a rozar las 5.000 vueltas (quizá es nuestro ojo el que nos engaña), siempre podemos ponerlo en modo secuencial y manejarlo mediante las aún diminutas levas situadas tras el volante. Quizá no iguala a la S tronic en inmediatez en las reducciones, pero cumple de sobra.

PRUEBA: BMW Serie 3 G20

Tan eficaz como siempre

El resto de apartados dinámicos de este S4 Avant TDI son los propios de cualquier Audi S que se precie: eficaz en curva, equilibrado en carretera y extremadamente confortable. Si antes hablábamos de la sonoridad como algo neutro, basta activar el modo dynamic para comprobar que este V6 TDI es capaz incluso de emitir algún gorgoteo. Un programa que, además, saca a relucir la vena más picantona de este familiar Premium.

foto de perfil en movimiento de la prueba del Audi S4 Avant TDI

Así lo comprobamos en los primero giros, efectuados de manera precisa gracias a la tracción total quattro y al diferencial deportivo trasero que nos inscribe en la curva al primer golpe de volante. Hablando de la dirección, resulta bastante informativa a medida que adquirimos velocidad, siendo necesario invertir 1.315 € para montar la dirección dinámica. Cuantía a la que hay que sumar los 1.775 € del diferencial trasero, pero esto es lo que ocurre cuando quieres tener un S4 Avant TDI que trace líneas, que hay que ‘aflojar la pasta’ por algún lado.

PRUEBA: Ford Focus ST Sportbreak 2019

Por suerte de serie sí monta el Audi drive select, el tren de rodaje deportivo S con el que se rebajan 23 mm la distancia al suelo frente a cualquier otro A4 y la regulación electrónica de la amortiguación en función del programa escogido. El equipo de frenos también es de alto rendimiento, con discos ventilados de 375 mm en el eje delantero, aunque si queremos aumentar la vistosidad estética, tendremos que volver a gastarnos otros 435 € en colorear en rojo las pinzas (de serie son negras).

Con etiqueta ECO

Etiqueta ECO Audi S4 Avant TDISin lugar a dudas, una inversión económica en rendimiento que a muchos les parecerá cara, pero que seguramente se amortice en el momento en el que hagamos un uso diario del modelo y que tenemos que agradecer a su alma eléctrica. Me explico. Si echas un ojo a las imágenes, verás que en el parabrisas delantero luce la etiqueta ECO de la DGT. ¿Un diésel siendo ECO? Pues sí.

A estas alturas ya no debería pillarte por sorpresa que un Audi luzca dicho distintivo, sobre todo si hace uso de la tecnología Mild-hybrid. En el caso de la gama A4 todos sus motores, a excepción de los diésel 40 TDI de 190 CV y 45 TDI de 231 CV, emplean dicho sistema. La peculiaridad de este S4 Avant TDI es que es el único que lo hace mediante una batería de 48 voltios (el resto recurre a una de 12 V).

Esta batería, situada bajo el piso del maletero, es capaz de recuperar hasta 8 kW de energía que suministra a los diferentes componentes del vehículo entre los que se encuentra el comentado EPC, al tiempo que permite desconectar el motor de combustión si las condiciones de circulación son favorables o activar el sistema Stop&Start a partir de 20 km/h.

foto estática tres cuartos trasera del Audi S4 Avant TDI

La estimación de Audi es que ahorramos en torno a 0,4 l/100 km y lo único que podemos decir es que nos la creemos, ya que durante la prueba el gasto medio registrado fue de poco más de 8,5 l/100 km. Valor que puede rebajarse hasta poco más de los 6,7 l/100 km, al circular exclusivamente por carretera y con los modos Comfort o Efficiency activados. Porque con ellos, este S4 Avant TDI es tan confortable o ahorrador como cualquier otro A4, con la ventaja de tener 347 CV bajo nuestro pie derecho siempre que queramos.

Solo nos vale esta configuración

Un rendimiento al que se le une una vistosidad estética muy conseguida. Créeme que si tuviera el dinero suficiente en mi cuenta corriente para configurar un S4 Avant TDI, lo haría de manera idéntica a la unidad cedida por Audi España. Más aún cuando el color Azul Turbo que luce de manera tan despampanante es completamente gratuito. Una tonalidad que realza los elementos inéditos que ofrece esta actualización.

Frontal Audi S4 Avant TDI

Aunque a simple vista parezca que el S4 Avant TDI no cambia demasiado con respecto al anterior, basta comentar que hasta el 80% de las piezas empleadas son completamente nuevas, dejando únicamente el capó, el techo y el portón como elementos comunes con su predecesor. De entre todas las pinceladas a estrenar destacaríamos las molduras laterales colocadas en el paragolpes delantero que ocultan dos tomas que canalizan el aire de manera más efectiva, la parrilla singleframe hexagonal con un tramado exclusivo, la membrana situada en el capó al estilo del Audi Quattro o la firma de las luces, tanto delanteras como traseras.

La zaga, con cierto parecido a la del Audi A6 probado, destaca igualmente por su difusor de corte deportivo en el que se incrustan dos salidas de escape dobles, siendo funcionales (entiéndase por reales) las dos de la izquierda. Por último, las llantas opcionales de 19 pulgadas (parte de unas de 18) realzan la figura de un conjunto que crece 2,4 cm a lo largo (4,77 m) y 0,5 cm a lo ancho (1,85 m) dejando intacta su altura (1,46 m).

Igual que siempre pero con pantallón

De puertas para dentro, el único elemento que nos confirma que estamos subidos al nuevo A4 es la gigantesca pantalla central que preside el salpicadero. Con ella, Audi jubila por completo el sistema MMI Touch ya que pasa a ser táctil. Tiene un tamaño de 10,1 pulgadas y aunque de primeras parece que ha sido colocada ‘a cholón’, lo cierto es que cuanto más interactuamos con ella, más nos gusta.

interior del Audi S4 Avant TDI

Rápida, intuitiva y carente casi de brillos, ofrece menús personalizables, un control vocal que reacciona ante determinadas órdenes (es necesario activarle mediante el botón del volante) y una resolución exquisita. A ello se suma la posibilidad de equipar servicios a la carta tales como la radio digital DAB+ o el sistema de navegación MMI Navegación plus. La vigencia la estipulará el usuario y una vez acabe la contratación el sistema los eliminará hasta la próxima vez que queramos hacer uso de ellos.

Por lo demás, poco a destacar de un interior que estrena molduras decorativas, iluminación ambiente y tapizados para sus asientos (de obligado montaje son estos deportivos para el resto de A4) y que sigue sobresaliendo por su gran amplitud trasera o por un maletero que parte de los 495 litros y alcanza los 1.495 litros.

En definitiva…

Puede que muchos aún vean como un sacrilegio que Audi haya decidido transformar toda su gama de modelos S y permitir que el diésel sea el combustible que los alimente. Quizá no les falte razón si los argumentos vienen dirigidos hacia la emoción o la sonoridad. En el resto de parcelas, invitamos a todos aquellos detractores a que lo prueben o, si no es posible, a que depositen cierta confianza en nuestras palabras.

PRUEBA: Audi RS5 2018

Los tiempos cambian y con ellos las normativas medioambientales. A todos nos gustaría seguir gozando de auténticas joyas como el V10 de la prueba del Audi R8 Coupé V10 Performance quattro, pero hay que ser realistas. Igualmente, hay que dar un voto de confianza al diésel, tan denostado gubernamentalmente como limpio en la práctica y, por qué no, emotivo cuando los ingenieros son capaces de ajustarlo tan brillantemente como en el coche de la prueba, el Audi S4 Avant TDI. Quizá no sea el S más radical de Audi, pero las siglas TDI sí lo han convertido en una opción mucho más racional. Porque para pensar a lo grande siempre nos quedará el RS4 Avant.

imagen frontal dinámica de la prueba del Audi S4 Avant TDI

A destacarA mejorar
Rendimiento mecánico y dinámicoPrecio elevado
Consumo y etiqueta ECOMultitud de opcionales y caros
Habitabilidad y maletero
Ficha técnica Audi S4 Avant TDI
MotorCilindrada2.967 cc
Cilindros6 en V
Potencia máxima347 CV / 3.850 rpm
Par máximo700 Nm / 2.500 – 3.100 rpm
TransmisiónCaja de cambiosAutomático, convertidor de par, 8 velocidades
TracciónTotal
SuspensiónDelanteraParalelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
TraseraParalelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
DimensionesLongitud4.770 mm
Anchura1.847 mm
Altura1.433 mm
Distancia entre ejes2.825 mm
AlimentaciónTipo de alimentaciónInyección directa por conducto común. Admisión variable. Turbocompresor de geometría variable e intercooler.
PesoPeso1.900 kg
PrestacionesVelocidad máxima250km/h
Aceleración 0-100 km/h4,9 seg
Consumos WTLPCombinado7 l/100
Velocidad baja9,2 l/100
Velocidad media7,2 l/100
Velocidad alta6 l/100
Velocidad muy alta7 l/100
EmisionesEmisión CO2181 g/km Euro 6
PrecioPrecio oficialDesde 77.400 euros
Fotos: Karam el Shenawy

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.