La movilidad eléctrica y el objetivo de reducir las emisiones a cero en el futuro están provocando un cambio de paradigma en la industria del automóvil. Hablar de autonomía, tiempos de recarga o tipos de cargadores se está volviendo algo cada vez más común entre los conductores, unos conductores que ven como la oferta de coches eléctricos es cada vez mayor, con una amplia variedad de alternativas entre las que elegir. Acabo de conocer en persona la gran apuesta de MINI para el segmento eléctrico-urbano. Esta ha sido mi prueba con el MINI Cooper SE.

PRUEBA: SEAT Mii electric

El MINI Cooper SE se dio a conocer oficialmente en julio del año pasado, y en octubre lo conocimos en vivo. Ahora, finalmente nos hemos puesto al volante para comprobar si todas las innovaciones tecnológicas de un coche eléctrico casan con la filosofía de MINI, sin comprometer el dinamismo que caracteriza a sus modelos.

Prueba MINI Cooper SE
MINI E (2008)

Sin embargo, este no es el primer acercamiento de la compañía a la electrificación como solución de movilidad en sus vehículos. Lo cierto es que ya en 2008 desarrollaron el MINI E, un vehículo a caballo entre un modelo de producción y un concept car que ayudó a desarrollar esta, por entonces, inmadura tecnología. También fue la base para el posterior nacimiento de los BMW i3 (prueba) y BMW i8 (prueba), que llegaron en 2013 y 2014, respectivamente. En el caso de la firma británica, el MINI Countryman S E (prueba) es el primer híbrido enchufable de la marca y la primera piedra para la llegada del Cooper SE eléctrico.

Un MINI aún más urbano

Volviendo con el protagonista de la prueba, a nivel estético es un MINI Hatch de tres puertas, y eso es algo que realmente me gusta. No por ser un coche eléctrico tiene que lucir un diseño extremadamente innovador o diferente al concepto de automóvil que todos conocemos. En el caso del Cooper SE, son solo algunos detalles sutiles los que lo diferencian de la versión con motor térmico, principalmente los detalles en amarillo que encontramos estratégicamente repartidos por la carrocería, ya sea en la parrilla totalmente carenada, las carcasas de los espejos retrovisores, los embellecedores de las aletas delanteras, las llantas o el nuevo logotipo presente en el portón del maletero. Este logotipo, además, se ve también grabado sobre la tapa que cubre el punto de recarga, ubicado en el lugar de la boca de llenado del depósito.

Prueba MINI Cooper SE

El interior sigue esta misma tónica. Es un MINI y solo se diferencia por los detalles en amarillo presentes en las molduras del salpicadero, la palanca del cambio, el característico botón de arranque ubicado en la parte inferior de la consola central y un nuevo cuadro de instrumentos digital de 5,5 pulgadas exclusivo de la versión eléctrica. En ella, además de la velocidad y toda la información necesaria en la conducción, tenemos dos semiesferas que indican el nivel de carga de la batería y un medidor de potencia y/o recarga. Además, el sistema de infoentretenimiento con pantallas de 6,5 u 8,8 pulgadas incluye algunas características nuevas en lo referente al sistema de propulsión eléctrico.

Otro de los aspectos en los que se diferencia del MINI de tres puertas con motor térmico es en las dimensiones, ya que, aunque está basado en una plataforma que desde su desarrollo fue concebida para una futura variante eléctrica, es 23 mm más largo y 18 mm más alto. Incluso tras ubicar su nueva batería de iones de litio en forma de T bajo en el piso del vehículo, el Cooper SE conserva los 211 litros de capacidad volumétrica en un maletero que puede llegar hasta los 731 litros al abatir los asientos posteriores. Por último, pesa solo 145 kg más que el Cooper S automático.

Prueba MINI Cooper SE

Bajo el capó, estrecha relación con el BMW i3s

Pero, lo que más nos interesa en este MINI Cooper SE es lo que esconde bajo la piel. Los ingenieros han equipado un motor eléctrico síncrono que comparte con el BMW i3s, la variante más prestacional del eléctrico alemán. Aunque es el mismo propulsor, ha recibido una serie de ajustes para adaptarse a la plataforma del Cooper SE, incluyendo una batería completamente nueva desarrollada para este modelo.

En términos de prestaciones, sigue entregando 184 CV de potencia y un par motor máximo e instantáneo de 270 Nm. A diferencia del i3s, la potencia se transfiere al tren delantero mediante una transmisión de una etapa con diferencial integrado. Esto permite al Cooper SE pasar de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos (6,7 segundos el Cooper S automático) y alcanza una velocidad máxima de 150 km/h.

Prueba MINI Cooper SE

Lo más importante es su nueva batería de iones de litio. Esta batería, que ha sido específicamente desarrollada por los ingenieros del Grupo BMW para el que es el primer MINI eléctrico de producción, tiene una capacidad de 32,6 kWh distribuidos en ocho módulos donde se integran las diferentes celdas que conforman el conjunto del paquete de la batería. Esta fuente de energía permite al Cooper SE alcanzar los 234 km de autonomía con una sola carga, según datos del actual ciclo de homologación WLTP.

Recarga flexible

El MINI Cooper SE de la prueba se puede conectar a la red eléctrica mediante un enchufe convencional (de serie), el MINI Electric Wallbox (diseñado para instalarlo en el garaje de casa) o un punto de recarga público (cable trifásico). Está diseñado para corriente alterna y continua, usando conectores Tipo 2 y CCS Combo. A su vez, el Cooper SE incluye un indicador sobre la toma de carga que muestra el nivel con una luz naranja en el inicio, luz intermitente amarilla durante la carga y verde una vez se ha completado.

Estos son los tiempos de recarga del MINI Cooper SE:

  • Wallbox CA a 7,4 kW: 3,2 horas hasta el 80% (4,2 horas hasta el 100%)
  • Wallbox CA a 11 kW: 2,5 horas (3,5 horas)
  • Cargador público CC a 50 kW: 35 minutos (1,4 horas)

Gama dividida en 4 niveles de acabado

Prueba MINI Cooper SE

La gama de acabados del nuevo MINI Cooper SE está dividida en cuatro niveles de acabado con nuevas denominaciones. Estos son los niveles de equipamiento disponibles y los elementos más destacados

Acabado S: llantas de 16 pulgadas Electric, sensor de lluvia, climatizador, faros antiniebla y principales de LED, ConnectedDrive, sistema de navegación MINI, asientos deportivos con tapicería de tela, control de crucero con función de frenado, alarma, volante multifunción de cuero e interior Black Chequered.

Acabado M: acceso confort, retrovisores antideslumbramiento y plegables, asientos calefactados, sensores de aparcamiento traseros con cámara, Driving Assistant, interior estilo Black, llantas de 17 pulgadas Cosmos, combinación tela/Sensatec Carbon Black y superficies interiores Piano Black.

Acabado L: sistema de altavoces Harman/Kardon, asistente de aparcamiento, Head-Up Display, punto de carga inalámbrico para dispositivos móviles, llantas de 17 pulgadas Corona, tapicería de cuero, faros de LED, sensores de aparcamiento e interior estilo Electric.

Acabado XL: techo de cristal panorámico, llantas de 17 Roulette, interior estilo MINI Yours con volante de cuero, tapicería de cuero y molduras en Piano Black.

PRUEBA: KIA e-Soul 64 kWh 204 CV

Precio del MINI Cooper SE

Prueba MINI Cooper SE

El nuevo MINI eléctrico estará disponible en los concesionarios a partir del próximo 7 de marzo. Se ofrece una garantía de 8 años o 160.000 km, incluyendo la batería. Estos son los precios del MINI Cooper SE:

Versión Precio
MINI Cooper SE S 33.950 euros
MINI Cooper SE M 36.500 euros
MINI Cooper SE L 39.000 euros
MINI Cooper SE XL 41.000 euros

Prueba del MINI Cooper SE: el eléctrico urbano más chic

Llegado a este punto, es el momento de iniciar mi prueba con el MINI Cooper SE, un eléctrico que, por diseño, promete ser un éxito entre los fans de la marca. Más allá de una cara bonita, el Cooper SE es un vehículo en el que los ingenieros de MINI han trabajado exhaustivamente para lograr que conserve las características dinámicas que representan al modelo con motor de combustión interna.

Prueba MINI Cooper SE

Un breve hilo musical me indica que el sistema de propulsión ha cobrado vida tras presionar el ya típico interruptor en forma de perilla ubicado en la sección inferior de la consola central. Los primeros metros, como siempre que me pongo al volante de un eléctrico, son de aclimatación, un proceso que me permite adaptarme a un coche que no emite ruido (más allá del sistema acústico de protección para los peatones), sin transmisión tradicional y sin transiciones en la entrega de potencia.

El Cooper SE incluye dos niveles de recuperación de energía. De manera predeterminada, el nivel más intenso está activo cada vez que ponemos en marcha el motor, mientras que, una segunda perilla ubicada junto al botón de arranque y parada, permite acceder al nivel de recuperación más suave, en el que el motor no ofrece una retención tan acusada al levantar el pie del acelerador. Esta tecnología, que permite recuperar energía para recargar la batería al igual que la frenada regenerativa, requiere de algunos minutos para acostumbrarse, especialmente en el nivel más intenso.

Prueba MINI Cooper SE

MINI ha dispuesto, a su vez, cuatro modos de conducción –Green+, Green, Mid y Sport– que permiten jugar con las prestaciones, la autonomía y el rendimiento del vehículo. A los tres modos característicos de MINI se suma un cuarto modo Green+, el cual actúa directamente sobre las funciones de confort como la calefacción, el aire acondicionado y los asientos calefactados, limitando su uso y/o rendimiento para añadir unos kilómetros extra de autonomía. Puedes sumar con facilidad otros 30 km si utilizas este cuarto modo de conducción y el nivel de regeneración de batería más intenso.

Enormes prestaciones y un comportamiento ideal para la ciudad

La patada en un pequeño utilitario eléctrico de tres puertas que puede entregar hasta 270 Nm de par motor instantáneo es remarcable. El MINI Cooper SE de mi prueba necesita solo 3,9 segundos para llegar a 60 km/h, y hasta 100 km/h demora solo 7,3 segundos. Además, los ingenieros han trabajado en el chasis y la distribución del motor y la batería para que el Cooper SE obtenga un centro de gravedad 30 mm más bajo que en el Cooper S y una distribución de pesos casi perfecta.

Prueba MINI Cooper SE

A su vez, se ha equipado con un innovador control de estabilidad DSC que se encarga de gestionar los 270 Nm de par motor instantáneo sin comprometer la tracción de los neumáticos cuando se acelera en curvas muy cerradas o en arrancadas. Estas características y tecnología logran que el MINI Cooper eléctrico conserve ese dinamismo tan identificable en los productos de la compañía, unas sensaciones que ya pude experimentar con el MINI John Cooper Works (prueba).

PRUEBA: Hyundai Kona Eléctrico 64 kWh 204 CV

La puesta a punto a nivel de chasis, suspensión y dirección está a la altura de sus hermanos de marca, con una dirección muy comunicativa; un tarado de suspensión algo duro, que unido a los asientos deportivos restan algo de confort en los pasajeros; y una plataforma que otorga un gran comportamiento en entornos con constantes cambios de rumbo, como ocurren en núcleos urbanos.

Prueba MINI Cooper SE

Ficha técnica MINI Cooper SE
Motor Tipo Eléctrico
Motor Síncrono
Potencia máxima 184 CV
Par máximo 270 Nm
Transmisión Caja de cambios Automática, 1 velocidad
Tracción Delantera
Suspensión Delantera Tipo McPherson, resorte helicoidal, barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable, resorte helicoidal, barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 3.845 mm
Anchura 1.727 mm
Altura 1.432 mm
Distancia entre ejes 2.495 mm
Alimentación Batería Ion-Litio, 32,6 kWh
Autonomía Autonomía (WLTP) 234 kilómetros
Peso Peso 1.385 kg
Prestaciones Velocidad máxima 150 km/h
Aceleración 0-100 km/h 7,3 seg
Consumos Urbano
Extraurbano
Combinado 15,5 kWh/100 km
Precio Precio final Desde 33.950 euros

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.