Permitidme que me ría (al menos imaginad que así lo estoy haciendo mientras tecleo) cuando tengo que combinar los términos ‘de acceso’, ‘AMG’ y ‘306 CV’, pero esta es la realidad del modelo que aquí probamos hoy en profundidad: el Mercedes-AMG A 35 4MATIC+.

imagen trasera del Mercedes-AMG A 35 4MATIC+

Uno de esos vehículos que demuestra el proceso de desvirtúe que está sufriendo la categoría de los compactos Premium GTI, en donde muchos de sus integrantes están alcanzando cifras de potencia propias, años atrás, de berlinas medias o, incluso de berlinas de representación. Sirva como ejemplo, precisamente, el hermano mayor de este AMG A 35 4MATIC+, el AMG A 45 4MATIC con sus 421 CV, los 420 CV del BMW M2 CS o los más que probables cuatrocientos y pico caballos que anunciará la nueva generación del Audi RS3 Sportback.

PRUEBA: BMW M2 Competition

Cifras, como decimos, que no solo superan con creces a auténticas bestias del pasado como el BMW M3 E46 con sus 343 CV o el Audi RS4 B5 de 1999 con sus 380 CV, sino que prácticamente se igualan a los purasangre actuales: el RS4 Avant B9 (prueba) ofrece 450 CV, el BMW M4 (prueba del Competition Sport Edition) da 431 CV y un AMG E 53 4MATIC+ Coupé genera 435 CV.

¿Necesitamos más?

Quizá por ello los fabricantes se han visto en la ‘obligación’ de poner a la venta versiones más terrenales que sean incluso capaces de rivalizar contra la extensa hornada de compactos GTI generalistas que ha ido surgiendo en los últimos tiempos. Así es como nace este AGM A 35 4MATIC+ ante el que nos postramos tras una intensa semana de pruebas.

foto dinámica de la prueba del Mercedes-AMG A 35 4MATIC+

Siete días de máximo disfrute tanto de su excelente motor 2.0 Turbo como de su privilegiada dinámica de conducción; en los que también ha surgido dudas como ¿merece la pena pagar los 58.750 € de los que parte cuando por 23.482 € podemos disfrutar de un Renault Mégane R.S. Trophy (prueba), por 14.000 € menos tenemos un excelente Honda Civic Type R (prueba), por 12.000 € menos hay un Volkswagen Golf R e incluso por 5.850 € tendríamos aparcado un SEAT León ST Cupra R (prueba) con más maletero? La respuesta no es sencilla, ni mucho menos, y cada conductor sacará sus propias conclusiones pero la verdad, da que pensar.

Radical, no, divertido ¡sí!

Sea como fuere el AMG A 35 4MATIC+ tiene su público, e incluso será mucho más amplio que el del desmesurado A 45, haciendo disfrutar a todo aquel que lo conduzca. Un disfrute que no se ceñirá exclusivamente a la conducción más deportiva ya que una de las cualidades de este AMG A 35 4MATIC+ es su versatilidad de uso siendo un vehículo muy útil para emplear en el día a día. Basta activar los modos ECO o Comfort y dejarse de llevar de manera tranquila, pero con la certeza de que bajo nuestro pie derecho se esconde un corazón de 306 CV.

Órgano que estamos dispuestos a exponer al máximo esfuerzo pues, como diría aquel, “aquí hemos venido a jugar”. De ahí que nuestra siguiente acción al encendido del coche sea colocar el DYNAMIC SELECT en modo Sport+. No por nada en particular sino porque el borboteo proveniente del escape nos sirve para ponernos a tono.

foto del interior del Mercedes-AMG A 35 4MATIC+

Acomodados en sus excelentes asientos de corte deportivo (de serie en esta versión) nos comunicamos con nuestro Mercedes a la orden de “Hey Mercedes” (también vale simplemente “Mercedes” o “Hey Merche”) para que muestre en ambas pantallas digitales los parámetros AMG y conocer en todo momento la fuerza de aceleración, de frenada o el régimen al que gira el motor.

PRUEBA: Mercedes-AMG A 35 4Matic Sedán

Dos pequeños acelerones para avisar al 2.0 Turbo de que estamos listos (y de paso enchufarnos del todo con el petardeo del escape), controles semidesactivados, cambio en posición manual ¡y nos ponemos en marcha! Aceleramos de manera contundente, en poco menos de cinco segundos el velocímetro digital ya nos informa de que hemos alcanzado los 100 km/h.

foto del motor del Mercedes-AMG A 35 4MATIC+Seguimos ejerciendo presión en el pedal derecho con la intención de ver hasta dónde puede alargarse el motor. El dato quizá no sorprenda, 6.500 rpm, pero sí lo hace el petardeo (ahora más notorio) de su escape al levantar el pie. Aprovechamos esa tregua para cerrar brevemente nuestro gesto ante el poderío que demuestra este 2.0 Turbo. Los 306 CV a 6.000 rpm y los 400 Nm de par desde las 3.000 vueltas son, sencillamente, increíbles. Por mucho que se trate del mismo bloque del A 250 (en el que entrega 224 CV) las sensaciones que transmite en este AMG A 35 4MATIC+ son para dejarnos boquiabiertos.

Como socio de lujo, la transmisión automática Speedshift DCT AMG 7G de doble embrague y siete relaciones nos permite hacer casi de todo. Rápida pero con un tránsito algo brusco entre marchas, somos capaces de mantener las revoluciones en la zona roja e, incluso, ofrecernos una elevada capacidad de retención.

Trazando líneas

A modo de repaso mental, ponemos ‘check’ a la aceleración. Pasamos pues a comprobar cómo se desenvuelve en zona revirada. Llegamos, de nuevo, de manera veloz, embriagándonos cada vez más con la melodía que desprende ese escape (sí, sé que soy insistente). Somos conscientes de que la capacidad de tracción de este AMG A 35 es alta gracias al sistema 4MATIC+, sin embargo, frenamos con antelación para evitar cualquier susto.

prueba del Mercedes-AMG A 35 4MATIC+

Acción que nos demuestra lo bien calibrados que están los frenos. Perforados y con un diámetro de 350 mm, delante, y 330 mm, detrás, poseen una excelente mordida incluso si llegamos algo más rápido de lo normal. Basta un simple golpe de volante para inscribir los 4,43 metros de carrocería en la curva gracias a una dirección rápida y precisa. El chasis, por su parte, trabaja a las mil maravillas y apenas hay síntoma de balanceos.

La suspensión, con un tarado más firme que en el resto de los Clase A cuenta con el grado perfecto de dureza para sujetar con firmeza la carrocería sin llegar a ser incómoda. En el listado de opciones aparece aquella con amortiguadores controlados electrónicamente que, seguramente, eleve tanto el feeling deportivo como el confort de marcha en función del programa escogido.

llanta y escape del Mercedes-AMG A 35 4MATIC+

Solo en caso de que el ímpetu sea algo más elevado, notaremos cierto subviraje o en el caso de que seamos demasiados impacientes a la salida de la curva, percibiremos algo más de flotabilidad en las ruedas traseras. Una simple levantada del pedal derecho servirá para mitigarlo mientras que la tracción 4MATIC+ velará por nuestra seguridad en caso de que sigamos siendo insistentes.

Seguimos devorando kilómetros con gran facilidad y aunque la diversión ha ido in crescendo su radicalidad no es tan extrema como la de otros ‘hot hatch’ generalistas. De lo que no hay duda es que este AMG A 35 4MATIC+ es Premium en consumo… siempre que nos pese el pie derecho, claro. En dicho contexto, el gasto medio no bajará de los 12 l/100 km, siendo necesario visitar frecuentemente la gasolinera.

prueba del Mercedes-AMG A 35 4MATIC+

Por contra, en circulación diaria es sencillo acercarse a los 7,9 l/100 km que homologa bajo el ciclo WLTP. Tanto que nuestro gasto medio en condiciones normales fue incluso mejor, de 7,8 l/100 km. Si alternamos la rutina diaria con la sinuosa emoción del fin de semana, es probable que la media ronde los 10 l/100 km, un dato muy a tener en cuenta dada las cualidades que atesora este vehículo.

Pasa desapercibido

Uno de los puntos que nos lleven a pensar en él como un vehículo poco radical es, sin duda, su aspecto. Cierto es que el catálogo de accesorios contempla un sinfín de elementos para dotarle de más carácter, pero si queremos ser conservadores, pocos serán los detalles que le distingan de cualquier Clase A ataviado con el paquete AMG.

imagen dinámica del Mercedes-AMG A 35 4MATIC+

Ahora bien, a poco que fijemos la mirada notaremos ciertos elementos diferenciadores tales como el difusor posterior, los faldones laterales o las llantas de 18 pulgadas pintadas en negro. La parrilla delantera y el pequeño alerón sobre el portón (opcionalmente puede montar uno de mayores dimensiones) dan más muestras de su ADN deportivo. La guinda la ponen una paleta de colores con tonos extravagantes entre los que están el Amarillo sol estándar o los tonos designo rojo Patagonia metalizado o el gris montaña mate.

PRUEBA: Volkswagen Golf GTI TCR

En el habitáculo pasa lo mismo: más allá de los comentados asientos deportivos, de los pespuntes en rojo, del logo AMG en la parte achatada del volante, de los pedales en aluminio o de los menús específicos, no hay diferencias frente a cualquier otro Clase A. Eso sí, como buen coche Premium, este AMG A 35 4MATIC+ incorpora un infinito listado de opciones que no solo le dotarán de un aspecto algo más atrevido sino que sumarán un buen puñado de euros a la tarifa total llegando, como fue el caso de nuestra unidad, a subir el valor del vehículo en casi 25.000 €.

foto dinámica de la prueba del Mercedes-AMG A 35 4MATIC+

A destacar A mejorar
Respuesta del motor Diseño poco radical
Sonoridad escape en modo Sport+ Consumo elevado en conducción deportiva
Versatilidad de uso Precio de partida alto
Ficha técnica Mercedes-AMG A 35 4Matic
Motor Cilindrada 1.991 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia máxima 306 CV / 5.800 – 6.100 rpm
Par máximo 400 Nm / 3.000 – 4.000 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automático de doble embrague con 7 relaciones
Tracción Total
Suspensión Delantera Indep. McPherson / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.436 mm
Anchura 1.797 mm
Altura 1.405 mm
Distancia entre ejes 2.729 mm
Alimentación Tipo de alimentación Inyección directa. Turbo. Intercooler
Peso Peso 1.555 kg
Prestaciones Velocidad máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 4,7 seg
Consumos (WLTP) Urbano N.D.
Extraurbano N.D.
Combinado 7,9 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 179 g/km
Precio Precio Oficial 58.750 euros
Fotos: Álex Aguilar

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.