El segmento C de compactos es uno de los más reñidos históricamente. Todos los fabricantes ofrecen su propia alternativa con el fin de llevarse parte de la porción de ventas que cada mes se registra en nuestro mercado. Además, un vehículo compacto es capaz de ofrecer diferentes posibilidades en cuanto a tamaño, prestaciones e incluso deportividad, y es en este último apartado donde nos vamos a centrar hoy tras poner a prueba el Mercedes-AMG A45.

Como ya sabrás, el Mercedes-AMG A45 es uno de los compactos más potentes del mercado. Juega en la división premium del segmento y mantiene una ardua lucha en infinidad de comparativas contra el Audi RS 3 Sportback (prueba), que le gana la partida actualmente en potencia con la última actualización, y el BMW M2 (prueba). Aún no le habíamos echado el guante al modelo de acceso a gama de AMG, pero una vez lo he puesto a prueba puedo decirte que no tiene motivos para amedrentarse en una comparativa.

Trasera Prueba Mercedes-AMG A45

Lanzado originalmente en 2013 y actualizado tan solo tres años más tarde, el A45 es el modelo que más tiempo lleva en el mercado. Sin embargo, en Mercedes ya preparan el lanzamiento de la próxima generación del Clase A, por lo que el compacto de cinco puertas se encuentra en los últimos compases de su ciclo de vida. Fruto del restyling que sufrió en 2015 se introdujo un parachoques delantero rediseñado con canards laterales opcionales, un splitter, un enorme alerón sentado sobre la parte superior del maletero y un difusor con salidas de escape gemelas. Además, los faros LED High Performance pasaron a ser un componente estándar dentro de la gama.

El secreto mejor guardado: interior y motor

Mientras tanto, el habitáculo muestra un lado mucho más deportivo. La cara oculta del AMG A45 que he probado. Los espectaculares asientos delanteros de tipo baquet firmados por Recaro con inserciones metálicas, los cinturones de seguridad en color rojo, el salpicadero cubierto en fibra de carbono, el selector de la caja de cambios automática que, en esta ocasión, se encuentra sobre la consola central y no tras el volante como en otros Mercedes, las levas metálicas, el volante achatado por el fondo, la pantalla flotante del sistema multimedia o la tapicería en cuero negro con costuras en contraste de color rojo. Todos ellos conforman una serie de elementos únicos que permiten diferenciar al A45 del resto de la gama.

Interior Prueba Mercedes-AMG A45

A nivel mecánico, el Mercedes-AMG A45 que he puesto a prueba es donde realmente destaca. Frente a sus rivales, con motores de cinco cilindros y 2.5 litros en el Audi, y de seis cilindros y 3.0 litros en el BMW, el Mercedes cuenta con la unidad más pequeña de ellos. Se trata de un cuatro cilindros y 2.0 litros que ofrece una potencia de 381 CV y 475 Nm de par motor. El bloque se asocia a una caja de cambios automática de siete relaciones SPEEDSHIFT DCT AMG que fue optimizado para realizar los cambios más rápidos en el restyling, mientras que toda la potencia se canaliza al asfalto a través de un sistema de tracción integral AMG 4MATIC, con una distribución variable progresiva del par motor que puede enviar la potencia netamente al tren delantero o hasta una relación 50:50 entre el eje delantero y el posterior.

PRUEBA: Honda Civic Type R

Con todo, el A45 es capaz de pasar de cero a 100 km/h en 4,2 segundos, frente a los 4,1 segundos del Audi y los 4,3 segundos del BMW con caja automática; así como de alcanzar una velocidad punta limitada electrónicamente de 250 km/h, al igual que sus competidores directos. Sin embargo, gracias a la reducción de cilindros y cubicaje en comparación a sus rivales, el Mercedes también consigue los mejores consumos y cifras de emisiones homologados, con 6,9 litros de consumo en ciclo medio y 162 g/km de emisiones de CO2.

Prueba Mercedes-AMG A45: al volante. Puro AMG

Tras conocer todos los detalles, llega el momento de ponerse al volante del Mercedes-AMG A45 de mi prueba. Una apuesta arriesgada combinar la carrocería y las llantas AMG de 19 pulgadas todo en negro, un look que tiene sus detractores pero que en un mar de coches blancos como en el que navegamos actualmente, este estilo radical y deportivo me cautivó desde el primero momento. Accedo al habitáculo y ajusto eléctricamente el baquet a mi postura de conducción. Es increíble el agarre de estos asientos, pese a no contar con cinturones de seguridad con cinco puntos de anclaje.

Frontal Prueba Mercedes-AMG A45

Es un coche con un marcado carácter deportivo, pero el interior presenta una combinación de materiales y componentes de alta calidad, con buenos acabados y ajustes que no dejan paso a ruidos o vibraciones. Piso el pedal del freno y presiono el botón de arranque situado en la consola central, a la derecha del volante, para asistir al despertar de esa pequeña central nuclear de cuatro cilindros que duerme bajo el capó. El sonido me hace dudar hasta que sea una unidad de solo 2.0 litros, todo ello sabiendo que tengo a mi disposición unos descomunales 381 CV para un coche que registra un peso de 1.555 kilogramos.

El sonido del motor 2.0 augura el mejor de los presagios

Emprendo la marcha con cuatro modos de conducción a mi disposición y dispuesto a conocer las diferentes caras del Mercedes-AMG A45. El selector de programas de conducción AMG DYNAMIC SELECT ofrece las opciones Confort, Sport, Sport+ e Individual. El primero muestra la cara más amable del compacto alemán, aunque denotando un carácter seco en la suspensión, cambios rápidos en la parte baja del cuentarrevoluciones y las válvulas del sistema de escape AMG Performance opcional acallan sutilmente la sinfonía de explosiones que emana de las salidas gemelas.

Motor Prueba Mercedes-AMG A45

El modo Sport se encuentra a medio camino entre el programa más deportivo y el modo Confort, mientras que el modo Individual es el que podemos configurar en los diferentes parámetros en los que el sistema configura el coche (respuesta del motor, la caja de cambios y el ESP, así como el sistema de escape y la suspensión adaptativa). Voy directamente al plato principal con el modo Sport+. En él se desata toda la furia, la suspensión adopta su configuración más deportiva, la transmisión busca los cambios en la zona alta del cuentarrevoluciones y podemos gestionarlo mediante las levas tras el volante, aunque da la opción de que siga siendo totalmente automático, se despliegan las válvulas del sistema de escape y el sistema de tracción AMG 4MATIC se prepara para brindar la máxima tracción en todo momento.

Rápido y preciso, así es el Mercedes-AMG A45

Afrontar un tramo de curvas es garantía de éxito con el Mercedes-AMG A45. Como parte del lavado de cara al que el fabricante lo sometió hace unos años, una de las novedades que fueron introducidas fue el paquete AMG DYNAMIC PLUS, el cual tiene como elemento principal un diferencial autoblocante mecánico en el eje delantero, un sistema que fue optimizado para mejorar las aceleraciones a la salida de las curvas, brindando el máximo agarre y una gran aceleración transversal.

Dinámica trasera Prueba Mercedes-AMG A45

Ausencia de balanceos, rápidos cambios de carga y una gran respuesta del sistema de frenos perforados firmado por Mercedes-AMG. La pérdida de tracción tanto en el paso por curva como a la salida de la misma es prácticamente nula gracias al trabajo del diferencial autoblocante, mientras que la respuesta del motor y el tarado de la suspensión adaptativa hacen que sea muy efectivo en cualquier situación. De nuevo, frente a sus rivales, el AMG A45 es la respuesta para todos aquellos conductores que tienen en la precisión su máxima preocupación.

PRUEBA: Volkswagen Golf Variant R

Encaro la primera recta, acelero, subo de marcha y sigue acelerando sin parsimonia, sin notar el cambio gracias a la transmisión de doble embrague. Llega la primera curva, la mordida de las pinzas sobre los discos perforados es descomunal. Toque a la leva de la izquierda, el motor se revolucionada y como si fuera sobre raíles, el Mercedes-AMG A45 de la prueba pasa por su primera curva con una precisión casi pasmosa. Nunca falta potencia o aceleración, tampoco notas que el sistema de frenos se fatigue, ni que se pierda tracción por más rápido que tomes las curvas, aunque si es perceptible de forma muy sutil el momento en el que sistema AMG 4MATIC reparte el máximo par posible al eje trasero para garantizar la mejor tracción.

¿El mejor compacto deportivo?

Difícil responder a esta cuestión, pero sí, el Mercedes-AMG A45 es uno de los mejores compactos deportivos del momento, pese a que lleva algunos años en el mercado y está a punto de llegar la nueva generación. Sin embargo, mientras que esto ocurre, el modelo actual ofrece una gran relación calidad-rendimiento, aunque con un importante ‘pero’ a tener en cuenta: el precio y el equipamiento opcional.

Prueba Mercedes-AMG A45

El precio de acceso al modelo arranca en los 58.350 euros, aunque tendrás que invertir un extra para poder llevártelo con todos aquellos elementos que le permiten ser un auténtico AMG. Hablamos del paquete aerodinámico AMG (2.209 euros), el paquete AMG DYNAMIC PLUS (3.190 euros), el escape AMG Performance (941 euros) o los asientos AMG Performance (2.791 euros). Sin estas opciones -básicas a mi juicio- tienes un A45 que puede parecer más un Clase A con sobredosis de esteroides que un vehículo original firmado por Aufrecht Melcher Grossaspach.

Frente a las divisiones M de BMW y RS de Audi, la de Affalterbach presenta uno de los vehículos deportivos compactos más interesantes del segmento si tu presupuesto no tiene límites. Modelos como el Ford Focus RS (prueba) o el nuevo Honda Civic Type R, rivales naturales junto a los antes mencionados, ofrecen avanzados niveles de conducción, aunque no con la atención al detalle propia de un fabricante premium como Mercedes-Benz. El A45 es el compacto deportivo para el conductor exigente, el que no renuncia a nada, el que lo quiere todo.

Dinámica frontal Prueba Mercedes-AMG A45

A destacar A mejorar
 Conducción Precio
 Motor y prestaciones Equipamiento opcional
 Calidad interior Consumo real
Ficha técnica Mercedes-AMG A45
Motor Cilindrada 1.991 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia Máxima 381 CV / 6.000 rpm
Par Máximo 475 Nm / 2.250 – 5.000 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automática, 7 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera McPherson, Resorte helicoidal, Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable, Resorte neumático, Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.367 mm
Anchura 1.780 mm
Altura 1.417 mm
Distancia entre Ejes 2.699 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa, Turbo, Intercooler
Peso Peso 1.555 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 km/h 4,2 seg
Consumos Urbano 9,2 l/100 km
Extraurbano 5,6 l/100 km
Combinado 6,9 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 162 g/km
Precio Precio final 58.350 euros

 

Fotos: Álex Aguilar

Valoración y review
Diseño
8
Acabados
9
Habitabilidad
8
Maletero
7,5
Motor
9,5
Consumo
7
Comodidad en marcha
8
Comportamiento
10
Equipamiento
7,5
Precio
7
Compartir
Artículo anteriorLos coches de calle del Grupo B
Artículo siguienteLos coches más vendidos en 2017
Aficionado a la gasolina, las curvas y todas las sensaciones que un volante puede transmitir. Publicitario convertido en redactor del motor. Aprendiendo cada día un poco más sobre este mundillo.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here