Es todo un logro que un coche como el de la prueba, el Hyundai Ioniq 5, haya llegado al mercado manteniendo las características básicas del prototipo que nos anticipó su llegada. Es una de las pocas ocasiones en la industria del automóvil en la que el modelo de producción en serie es prácticamente clavado al vehículo conceptual, en este caso, al Hyundai 45 EV que la compañía surcoreana mostró en el Salón de Frankfurt de 2019.

Este último, a su vez, era un homenaje que desde Hyundai quisieron hacer al primer prototipo 100% de desarrollo propio por su 45 aniversario, el Hyundai Pony Coupé Concept de 1974. Este fue el primer automóvil creado de cero por la marca y su icónico diseño ha sido una de las fuentes de inspiración para dar forma al Hyundai Ioniq 5 que nos ocupa. Un coche eléctrico con una estética retro-futurista, un interior amplio y tecnológico y una autonomía de hasta 481 kilómetros en ciclo combinado (WLTP).

Conocemos en vivo el KIA EV6, su primer eléctrico específico

El Hyundai Ioniq 5 que pruebo con motivo de su presentación nacional a la prensa es el primer vehículo de la marca que se asienta sobre la plataforma modular E-GMP de Hyundai Motor Group. Esta estructura, que ya se emplea por ejemplo en el KIA EV6, ha sido desarrollada específicamente para coches eléctricos. Incorpora los últimos avances del grupo en materia de sistemas de propulsión electríficados, como por ejemplo, la capacidad de utilizar carga ultrarrápida de 350 kW.

Prueba Hyundai Ioniq 5 zaga

De hecho, el Ioniq 5 es uno de los pocos eléctricos que puede presumir de contar con unas baterías con tecnología de 800 V, duplicando así la capacidad más habitual en el sector. Entra así en un selecto grupo en el que encontramos modelos muchos más costosos, como el Porsche Taycan (prueba) o el Audi e-tron GT (prueba).

Y esto le permite presumir de tiempos de carga realmente bajos: con un cargador ultrarápido de 350 kW puede pasar del 10 al 80% de capacidad en solo 18 minutos o recuperar hasta 111 kilómetros de autonomía en solo cinco minutos. Una circunstancia que, junto que su amplia autonomía (hasta 481 kilómetros), convierte al Hyundai Ioniq 5 en una alternativa realista a los automóviles tradicionales.

Prepárate para ser el centro de atención con el Hyundai Ioniq 5

Prueba Hyundai Ioniq 5 delantera

Circular a bordo del Hyundai Ioniq 5 por las calles de Madrid es toda una experiencia. Porque pocos coches de su rango de precio llaman tanto la atención de los automovilistas y peatones como este. Y es normal, a fin de cuentas y como decía más arriba, parece un verdadero prototipo. Todo gracias a una carrocería de líneas limpias y formas angulosas que combina elementos de inspiración retro con otros de aspecto futurista, como sus llamativos grupos ópticos.

Cuando ves este modelo sin nada alrededor, probablemente te parecerá más pequeño de lo que realmente es. Esto se debe a que tiene unas llantas y neumáticos de gran diámetro que además se ubican en los extremos de la carrocería. Pero lo cierto es mide 4.635 mm de largo, 1.890 de ancho, 1.605 de alto y tiene una amplia batalla de 3.000 mm. Unas dimensiones que le sitúan a medio camino entre un Volkswagen ID.4 (prueba) y un Tesla Model Y (prueba).

Prueba Hyundai Ioniq 5 faros

Los faros y pilotos, los tiradores de las puertas enrasados, el gran capó de aluminio, la característica parrilla o las marcadas líneas de tensión de la carrocería son algunos de los aspectos más llamativos de su exterior. Y si accedemos al habitáculo, descubrimos un interior confortable y amplio en el que podrás pasar horas y horas sin cansarte. El diseño limpio del salpicadero y la ergonomía del conjunto han sido dos de los aspectos que más han trabajado y eso se nota y mucho desde el asiento del conductor.

Con una batalla de tres metros, hay mucho espacio disponible para las piernas tanto delante como, especialmente, detrás. En la segunda fila es posible desplazar la banqueta longitudinalmente 15 cm o reclinar el respaldo, por lo que el confort está garantizado. Y el conductor y copiloto tampoco se quedan atrás en este sentido, pues en función del acabado, pueden disfrutar de sendas butacas con una posición de gravedad cero. Esta última está pensada para descansar mientras, por ejemplo, cargamos la batería en una estación de servicio.

Prueba Hyundai Ioniq 5 interior

También destaca por su tecnología, tanto en materia de información y entretenimiento como en lo referente a la seguridad. Como las dos pantallas de 12” que hacen las veces de cuadro de mandos y de sistema multimedia, el generoso Head-Up Display con realidad aumentada o la batería de asistentes de conducción Hyundai SmartSense. Estos incluyen el control de crucero inteligente, el seguimiento y mantenimiento en carril, el asistente inteligente de velocidad, el de luz de carretera, el de ángulo muerto o el sistema anticolisión frontal con detección de peatones y ciclistas y capaz de operar en giros e intersecciones.

La ergonomía también está muy lograda. Por ejemplo, el climatizador se puede manejar fácilmente desde un panel de control específico sin necesidad de apartar la vista de la calzada. Otro detalle en este sentido que me ha gustado mucho es la consola central, que además de ser muy capaz, se puede desplazar longitudinalmente e integra en sistema de carga inalámbrica y múltiples tomas USB y USB-C. Del mismo modo, los pasajeros de la segunda fila tienen a su disposición una toma de corriente de 230 V tipo doméstica, desde la que podrás cargar cualquier dispositivo electrónico.

Las claves del Hyundai Ioniq 5

prueba-hyundai-ioniq-5-lateral

Porque el Ioniq 5 es compatible con la tecnología Vehicle to Load (V2L), que nos permite aprovechar la energía almacenada en la batería principal para otros fines. Así, es posible conectar aparatos eléctricos en el habitáculo empleando dicha toma de corriente; o en el exterior, recurriendo a un adaptador específico que se conecta al enchufe externo y que nos permite disfrutar de hasta 3,5 kW de potencia. Esta última característica y otras que vamos a ver a continuación son consecuencia de la tecnología de la plataforma E-GMP.

Una estructura en la que la batería se ubica debajo del piso del habitáculo, pudiendo elegir entre dos capacidades distintas y diversos motores eléctricos. La versión de acceso equipa una batería de iones de litio con 58 kWh de capacidad, que puede combinarse con un solo motor eléctrico de 125 kW (170 CV) en el eje trasero o con dos para ofrecer tracción a las cuatro ruedas, aunque esta última variante no está disponible en España. Con esta configuración ofrece una aceleración de 0 a 100 km/h de 8,5 segundos y una autonomía combinada de 384 kilómetros.

Prueba Hyundai Ioniq 5 delantera estática

La segunda batería disponible ofrece 73 kWh de capacidad y se puede combinar con un solo motor eléctrico (de 160 kW o 217 CV) o con dos (225 kW o 305 CV). En el primer caso alcanza los 100 km/h en 7,4 segundos y cuenta con una autonomía de 481 kilómetros. Y el segundo, que es la variante más potente, completa esa operación en 5,2 segundos y ofrece hasta 430 km de autonomía combinada.

Otra característica de la plataforma E-GMP es que es compatible tanto con infraestructuras de carga de 400 V como de 800 V. Así, puede pasar del 10 al 80% de carga en tan solo 18 minutos empleando una toma de carga ultrarrápida de 350 kW, recuperar hasta 111 km de autonomía en solo 5 minutos (en el caso de la batería de 73 kWh, 88 kilómetros si es la de 58 kWh).

Prueba Hyundai Ioniq 5 toma de carga

Si en lugar de una estacón de carga de 350 kW empleamos una de 50 kW, el tiempo para pasar del 10 al 80% de capacidad se extiende hasta los 43 minutos en el caso del de 58 kWh o hasta la hora en el de 73 kWh. En estas circunstancias, conectando el coche cinco minutos ganarías entre 28 o 27 kilómetros de autonomía.

Pero no solo podrás cargar la batería enchufando el coche a la red. Porque el Hyundai Ioniq 5 puede equipar un techo solar fotovoltaico, que es de serie en el acabado más alto. Con este elemento y según Hyundai, es posible mantener la carga de la batería durante largos periodos de tiempo. Es más, aseguran que estos paneles proporcionan más de 1.500 km de autonomía adicional anualmente, lo que equivale a unos 23 kilómetros diarios de media.

Así se ha comportado el Hyundai Ioniq 5 durante la prueba

Prueba Hyundai Ioniq 5 trasera movimiento

Es la primera ocasión en la que veo de cerca un Hyundai Ioniq 5 y me parece incluso más llamativo en persona que en fotos. Dedico los primeros minutos a recorrer visualmente cada centímetro de su angulosa carrocería, que está plagada de detalles interesantes. Todo está muy trabajado, pero no puedo evitar quedarme embobado mirando sus elaborados grupos ópticos, que sin duda alguna es uno de los aspectos más característicos del coche.

Una vez que he asimilado su diseño exterior, abro la puerta empleando el tirador aerodinámico que queda enrasado en la carrocería cuando no es necesario. Y la primera sensación que me transmite su interior es la de calidad: las terminaciones son excelentes, con unos materiales muy agradables tanto a la vista como al tacto. Además, es espacioso y el funcionamiento de las numerosas funciones que ofrece es en general muy intuitivo.

Prueba Hyundai Ioniq 5 delantera movimiento

Tardo pocos segundos en sentirme como en casa en el asiento del conductor. Y una vez que he encontrado la postura, pongo en marcha el sistema de propulsión eléctrico y engrano la D usando un pequeño mando satélite ubicado tras el volante. Cuando quito el pie del freno el coche se pone en marcha en el más absoluto de los silencios y ya desde las primeras maniobras descubro que la visibilidad es muy buena y se ver reforzada por los sensores de aparcamiento y las cámaras perimetrales. Es un coche grande, sí, pero a los mandos disimula muy bien sus dimensiones.

He tenido la oportunidad de probar el Ioniq 5 con la batería grande de 73 kWh y un solo motor de 160 kW (217 CV) impulsando las ruedas traseras. Una variante que a buen seguro será la más demandada, pues es la que ofrece la mejor autonomía de la gama (hasta 481 kilómetros). Además, tiene un precio que es solo 3.000 euros más alto que el Ioniq 5 con la batería de 58 kWh, llegando a los 46.320 euros sin descuentos (frente a los 43.620 del de 58 kWh).

Prueba Hyundai Ioniq 5 zaga detalle

A cambio de esa suma adicional ofrece casi 100 km extra de autonomía y además, su motor eléctrico es más potente (217 frente a 170 CV) y las prestaciones son mejores. Por eso creo que esta será la versión que más clientes escogerán y la que he decidido probar en esta primera toma de contacto.

Si tuviera que definir el comportamiento del Hyundai Ioniq 5 160 kW 74 kWh RWD con una sola palabra esa sería comodidad. Es un coche muy confortable tanto por los asientos como, sobre todo, por su buena habitabilidad y silencioso motor. La respuesta del motor eléctrico es muy agradable y suave, aunque si pisas a fondo el pedal del acelerador corre bastante. De hecho, completa el 0 a 100 km/h en solo 7,4 segundos, un tiempo más que notable especialmente si tenemos en cuenta que pesa 1.985 kg en orden de marcha.

Prueba Hyundai Ioniq 5 zaga carga

Cuando llega el momento de frenar, puedo hacerlo bien recurriendo al habitual pedal o bien, empleando las levas que hay tras el aro del volante. Porque gracias a ellas puedo regular el nivel de energía que recupera el sistema durante las deceleraciones. A más nivel, más frena y más se recarga la batería hasta llegar a un punto en el que básicamente puedes conducir usando solo el pedal del acelerador. Cuando levantes el pie el coche frenará hasta detenerse por completo. Y lo interesante es que en el proceso puede utilizar los sensores del radar para controlar automáticamente la intensidad si hay tráfico.

Después de haber tenido la oportunidad de subirme a bordo de casi todos los modelos de su competencia (Skoda Enyaq iV, Volkswagen ID.4, Ford Mustang Mach-E…), puedo decir con seguridad que el Hyundai Ioniq 5 no tiene nada que envidiarles. Es más, me atrevería a decir que atendiendo a sus prestaciones como coche eléctrico supera a todos ellos. Y esto es gracias fundamentalmente a la tecnología de 800 V de sus baterías y a su compatibilidad con tomas de carga ultrarrápida en las que, en cuestión de cinco minutos, puedes sumar más de 100 km de alcance.

Ficha técnica Hyundai Ioniq 160 kW 73 kWh RWD Light
Motor Tipo Eléctrico, síncrono de imanes permanentes
Cambio 1 marcha
Pares de engranajes
Potencia máxima 170 kW (217 CV)
Par máximo 350 Nm
Autonomía Kilómetros 481 km (WLTP en ciclo combinado)
Batería Tipo Iones de litio de 73 kWh
Tiempo de carga 18 minutos para pasar del 10 al 80% con 350 kW
56 minutos para pasar del 10 al 80% con 50 kW
Suspensión Delantera MacPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Frenos Delanteros Discos ventilados
345 mm
Traseros Discos ventilados
345 mm
Dimensiones Longitud 4.635 mm
Anchura 1.890 mm
Altura 1.605 mm
Distancia entre ejes 3.000 mm
Maletero Volumen Trasero: 531 litros
Delantero: 57 litros
Asientos abatidos: 1.591 litros
Peso Peso 1.985 kg
Prestaciones Velocidad máxima 185 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 7,4 segundos
Consumo Combinado 16,8 kWh/100 km
Velocidad baja n.d
Velocidad media n.d
Velocidad alta n.d
Velocidad muy alta n.d
Emisiones Emisiones de CO2 0 g/km – Etiqueta 0
Precio Precio oficial 46.320 euros (sin descuentos)

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.