La gran mayoría de fabricantes de automóviles han apostado por el coche eléctrico. Si hay uno cuya apuesta es mayúscula, ese es Volkswagen. Una inversión de cuarenta y seis mil millones, si hablamos de Grupo, y de dieciséis mil millones, si nos referimos a marca, en electromovilidad y digitalización ponen de manifiesto la deriva del conglomerado y las marcas que lo forman. La idea es que en 2025, el 30% de las ventas sean vehículos eléctricos, que en 2030 esa cifra aumente hasta el 70% y que todos los segmentos cuenten con, al menos, un producto 100% eléctrico. Para conseguir este ambicioso objetivo, poniendo la primera segunda piedra -de la inicial se encargó el ID.3-, llega el coche de la prueba, el Volkswagen ID.4, el primer automóvil eléctrico global -se comercializará en Asia, Europa y EE.UU.- y también el primer SUV de la firma de Wolfsburgo con este tipo de propulsión.

Prueba del Volkswagen ID.4 1st Max 204 CV

Como el ID.3, incorpora los rasgos característicos de los modelos eléctricos de la compañía, adelantados con los prototipos ID, con un frontal carenado que busca la mejor aerodinámica posible, y por tanto eficiencia, y unos faros IQ.Light Matrix LED, con 18 LEDs por unidad, de los cuales 11 se pueden activar y desactivar para no deslumbrar. Asimismo, los grupos ópticos son unidos por una línea de diodos luminiscentes en los acabados más altos -en el de acceso, es una moldura blanca, de aspecto más pobre-. Se suman unos pilotos, también LED, con una composición tridimensional realmente atractiva.

PRUEBA: Volkswagen ID.3

Y como el Volkswagen ID.4 está desarrollado sobre la plataforma MEB, el espacio interior es sobresaliente. En las plazas traseras gozan de hueco mayúsculo. Además, al carecer de túnel de transmisión, el piso es plano, por lo que el pasajero de la plaza central irá más cómodo; lástima que el respaldo no sea un poco más mullido. En lo que respecta al de carga, el maletero del ID.4 cubica unos destacados 543 litros de capacidad.

El diseño interior es muy parecido al de su hermano pequeño, y como este, carece de muchos botones físicos. La mayoría de las funciones se controlan desde la pantalla del sistema de infoentretenimiento o desde los pulsadores táctiles, algo con lo que sigo sin comulgar aunque le de un aspecto más limpio. Lo bueno es que tienes el control de voz que se activa diciendo “Hola ID” y que ejecuta tus peticiones: “tengo frío”, “sintoniza 96.0”, “cuéntame un chiste”… Lo que sí ha mejorado respecto al ID.3 son los materiales utilizados, aunque sigue habiendo algunos plásticos duros que en el caso de modelos más baratos de Volkswagen como es el caso del Tiguan, prescinden de ellos. Aún así, la calidad percibida es muy buena. Y apunte para los veganos y los naturalistas: la tapicería no usa ningún producto de origen animal.

Asimismo, incorpora soluciones ingeniosas como los huecos portaobjetos extraíbles e intercambiable o la banda de luz LED del salpicadero, debajo del parabrisas, denominada ID Light y que ayuda en la navegación, avisa de un peligro inminente e indica el estado de la carga.

interior del Volkswagen ID.4 1st Max 204 CV

El ID.4 está disponible con dos capacidades de batería -de 52 y 77 kWh-, y ,por tanto, autonomías -el máximo según Volkswagen son 522 kilómetros-, diferentes potencias -148, 170, 175, 204 y 306 CV, en el caso del GTX- y nueve niveles de equipamiento –Pure Performance, City, Style, Pro Performance, Life, Business, Max y las ediciones de lanzamiento 1st y 1st Max-.

acabados y versiones del Volkswagen ID.4

Prueba del Volkswagen ID.4 1st Max 204 CV

Para acceder al habitáculo, basta con apretar el interior de la maneta -no tiene tirador- de la puerta. Una una vez acomodado, sin pulsar el botón de encendido, escogiendo la D o la R en el selector de marchas situado a la derecha de la pantalla que hace de cuadro de instrumentos, el coche se desplaza, siempre que no esté pisado el pedal del freno, que, por cierto, esconde un huevo de Pascua al adoptar el símbolo del ‘pause’ -el del acelerador, del ‘play’-. Lo bueno que esa pantalla de la que te acabo de hablar, que es de pequeñas dimensiones, pero que ofrece toda la información necesaria, se mueve a la vez que el volante, por lo que en ningún caso será tapada por el aro, como sí ocurre en otros vehículos, como ocurre con Peugeot y su i-cockpit.

Yo estoy probando el Volkswagen ID.4 1st Max 204 CV, por lo que equipa una batería de 77 kWh y puede recorrer hasta 493 kilómetros -resta autonomía el peso del equipamiento extra-. En todas las versiones, excepto en el GTX, el motor va situado en el eje trasero, por lo que se trata de un vehículo de propulsión. Se ha decidido esta distribución para conseguir un reparto de pesos perfecto: de 50/50. Y de mover el automóvil se encarga un motor síncrono que solo pesa 90 kilogramos y que por su tamaño podría caber en una bolsa de deporte.

Esta versión presume de 204 CV y 310 Nm, que usa para catapultar sus 2.124 kg de 0 a 100 km/h en 8,5” -la velocidad máxima queda limitada a 160 km/h; 130 en el modo Eco-. Pero no solo es rápido en recta, también lo es, sorprendente por su tamaño y peso, en curva. Ayuda que toda la energía es dirigida al eje trasero, por lo que las ruedas delanteras solo se encargan de dirigir la trayectoria. Suma una dirección rápida y muy directa. Y es que el coche se desenvuelve realmente bien, virando bastante plano y sin cabeceos pronunciados en las frenadas -el vehículo es cómodo, aunque no el más destacado en este aspecto-. Unos frenos que, por cierto, son de tambor en el eje trasero pero que cumplen sin problemas con su cometido.

prueba del Volkswagen ID.4

Puedes cambiar la personalidad del vehículo con los cuatro modos de conducción disponibles -Eco, Confort, Sport e Individual; la retención regenerativa varía dependiendo del escogido- y con la suspensión adaptativa en varios niveles, como ocurre en el (prueba) Volkswagen Golf GTI 8 o en el (prueba) SEAT León 2020. Además, existe la conducción regenerativa, que se activa poniendo el ‘selector’ en B y con el que cuando suelto el pedal derecho, las deceleraciones son muy acusadas, tanto que puede realizarse la conducción a un pedal, perfecta, por ejemplo, para su uso en ciudad. También en la urbe se desenvuelve muy bien gracias a su diámetro de giro de tan solo 10,2 metros.

PRUEBA: Ford Mustang Mach-E

Volkswagen lo tiene claro: quiere presumir de tecnología en el ID.4. Equipa un radar y una cámara frontal, dos radares en la zaga, cuatro cámaras de entorno y ocho sensores de multifrecuencia; he visto aeropuertos con menos equipamiento… Estos elementos controlan todo lo que ocurre alrededor y mandan la información para que los múltiples sistemas de asistencia ejecuten sus funciones. Se sirven de ellos el de emergencia, el sistema de control de crucero adaptativo, el Light Assist de los faros IQ.Light Matrix LED, el Travel Assist con control de crucero adaptativo, el proactivo de protección de pasajeros con Front Assist, el asistente eco y el Car2X. De entre todos ellos cabe señalar el penúltimo, que se sirve de la navegación y de las cámaras y radares para anticiparse y realizar una conducción más eficiente, adaptando la velocidad y ‘forzando’ frenadas regenerativas; y el último, que muestra como el coche está realmente conectado, y no solo con las actualizaciones ‘over the air’ (sin cables y sin tener que acudir a un concesionario); el sistema recibe alertas de vehículos precedentes para adecuar la conducción a la situación. Por ejemplo, si hay obras más adelante o el ESP del vehículo precedente ha saltado debido a que en la carretera hay grava, el automóvil envía la información para que el nuestro adapte la velocidad.

barido del Volkswagen ID.4

Otro avance tecnológico que me parece una flipada, más propio de ciencia ficción, es el Head up display con realidad aumentada. Proyecta información relevante para el conductor en el parabrisas en dos niveles: el primero presenta la velocidad, las señales de tráfico y las indicaciones de la navegación; vamos, lo que conocíamos hasta ahora. La segunda, información virtual dinámica que se sitúa en el campo de visión a una distancia figurada de 10 metros. En un campo de aproximadamente 70 pulgadas de diagonal aparecen marcadores de carril, flechas de giro y destino de la navegación. Es una pasada ver como cuando nos acercamos al punto de giro, la flecha se va agrandando sin sacrificar el campo de visión; como si de un videojuego se tratase. Esta gran novedad la equipan algunos Mercedes-Benz, pero no he podido probarla en ningún coche de la compañía de Stuttgart, por lo que no sé si la de Wolfsburgo está más o menos conseguida. Por lo menos en el Volkswagen me ha parecido un recurso sensacional.

El Volkswagen ID.4 como el de la prueba puede cargarse con corriente alterna -con una potencia de carga de 1 kW tarda 7 horas y 30 minutos- o con continua -con 125 kW tarda 38 minutos del 5 al 80%-.

Volkswagen ID.4 1st Max 204 CV cargando

Su batería tiene una garantía de 8 años o 160.000 kilómetros, con una degradación hasta el 70%, aunque existen paquetes que pueden ampliarla: ‘2+1: 90.000 km’ por 520 euros, ‘2+2: 80.000 km’ por 685 euros y ‘2+3: 100.000. km’ por 1.480 euros -el cliente particular solo puede optar por los dos últimos-.

El precio de partida del Volkswagen ID.4 es 35.875 euros, aunque puede quedarse en 25.400 si incluimos los 7.000 euros del Plan Moves III por achatarramiento, los 1.200 de la campaña de marca y los 2.200 por financiación.

Precios Volkswagen ID.4:

  • ID.4 Pure: desde 35.875 euros
  • ID.4 Pure City: desde 38.725 euros
  • ID.4 Pure Style: desde 43.105 euros
  • ID.4 Pure Performance: 38.085
  • ID.4 Pure Performance City: 40.935
  • ID.4 Pure Performance Style: 45.315
  • ID.4 Pro Performance: desde 43.595 euros
  • ID.4 Pro Performance Life: desde 45.785 euros
  • ID.4 Pro Performance Business: desde 49.775 euros
  • ID.4 Pro Performance Max: desde 58.925 euros
  • ID. 1st: desde 45.485 euros
  • ID. 1st Max: desde 55.145 euros

acabados, paquetes y precio del Volkswagen ID.4

Ya está a la venta y se están entregando las primeras unidades.

Volkswagen ID.4 1st Max 204 CV en el exterior del Four Seasons Hotel Madrid

Ficha técnica Volkswagen ID.4 1st Max 204 CV
Motor Tipo De imanes permanentes
Cambio 1 marcha
Potencia máxima 150 kW (204 CV)
Par máximo 310 Nm
Autonomía Kilómetros Hasta 493 km
Batería Tipo Iones de litio / 77 kWh
Tiempo de carga X
Suspensión Delantera McPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Frenos Delanteros Discos ventilados
Traseros Tambor
Dimensiones Longitud 4.584 mm
Anchura 1.852 mm
Altura 1.640 mm
Distancia entre ejes 2.771 mm
Maletero Volumen 543 litros
Peso Peso 2.124 kg
Prestaciones Velocidad máxima 160 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 8,5″
Consumo Combinado 18,3 kWh/100 km
Velocidad baja n.d
Velocidad media n.d
Velocidad alta n.d
Velocidad muy alta n.d
Emisiones Emisiones de CO2 0 g/km – Etiqueta 0
Precio Precio oficial Desde 55.145 euros

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.