El coche eléctrico irrumpe con cada vez más en fuerza en segmentos que, hasta hace poco, era impensable que llegaran a tener presencia, como el de los vehículos comerciales e industriales. Este es el caso del Mercedes EQV 300 que he podido poner a prueba, la versión 100% eléctrica del Clase V, un vehículo ensamblado en Vitoria y que tiene como principales compradores a familias de renta alta y empresas de transporte de pasajeros (shuttle).

PRUEBA: Ford Transit Custom Plug-in Hybrid

El EQV se dio a conocer como un prototipo en el Salón de Ginebra de 2019 y, en agosto del año pasado, fue introducida su versión final de producción. También es el segundo modelo en incorporarse a la familia EQ de modelos eléctricos, tras el Mercedes EQC (prueba) revelado en 2018, y un importante paso hacia la electrificación completa de la gama de productos de la compañía alemana.

Un Clase V, desde cualquier costado

Prueba Mercedes EQV 300

El EQV está basado en el actual Mercedes Clase V y, aunque a simple vista pueda parecer una versión más de la furgoneta de pasajeros de Mercedes-Benz, lo cierto es que hay algunos detalles que denotan que no es así. El principal, y más evidente, es la nueva cubierta en el lado delantero derecho (visto desde el frente), la cual esconde el punto de recarga de la batería, del que hablaremos más adelante. Aunque la boca de llenado del depósito en el Clase V -también en el Vito- está ubicado junto a la puerta del conductor, en Mercedes han reubicado la toma de recarga por un tema estético y para reducir el cableado y la consiguiente pérdida de tensión entre la conexión y la batería.

También son claramente visibles las nuevas placas identificatorias presentes en las aletas delanteras, con la denominación EQ sobre un fondo negro brillante. Del mismo tono ha sido pintados los faros delanteros, completa de LED, mientras que la parrilla frontal presenta un nuevo y diferenciador diseño. De serie equipa llantas de aleación de 17 pulgadas con un claro perfil aerodinámico, mientras que la zaga luce la nueva denominación del modelo –EQV 300– y un faldón trasero AMG de estilo más deportivo.

Prueba Mercedes EQV 300

En el interior, los cambios son menos significativos, pero podemos encontrar un cuadro de instrumentos analógico que ha sido adaptado al sistema de propulsión eléctrico, la pantalla táctil de 10,25 pulgadas para el recién introducido sistema de infoentretenimiento MBUX en el Clase V, con gráficos y funciones específicas para el EQV; tapicería de tela o cuero con costuras en oro rosado, superficies en azul tanto en el salpicadero como en los paneles de las puertas, y una configuración de 6, 7 u 8 plazas en el habitáculo. Además, ofrece dos longitudes de carrocería 5.140 y 5.370 litros, lo que significa que el maletero tiene una capacidad volumétrica de 1.030 y 1.410 litros, respectivamente.

Una mecánica 100% eléctrica, de momento

Pero, la clave del nuevo Mercedes EQV radica en el apartado mecánico, ya que los ingenieros han implementado un sistema de propulsión 100% eléctrico que complementa la oferta de motorizaciones diésel disponibles en el actual Clase V. La base de este sistema de propulsión es un motor eléctrico asíncrono que entrega 150 kW (204 CV) de potencia en la única versión actualmente disponible, el Mercedes EQV 300 que he podido probar. El par motor máximo e instantáneo es de 362 Nm, y el consumo medio homologado de 26,3-26,4 kWh/100 km.

Prueba Mercedes EQV 300

El conjunto está alimentado por una batería de iones de litio refrigerada de agua con una capacidad útil de 90 kWh (total de 100 kWh), lo que, en base al ciclo de homologación WLTP, le permite disponer de una autonomía combinada de 357 kilómetros, aumentando hasta los 482 kilómetros según las pruebas del ciclo de homologación en ciudad. La batería está cubierta, a su vez, por una garantía de 8 años o 160.000 kilómetros, mientras que, para una mayor seguridad, la velocidad máxima se ha limitado a 140 km/h (opcionalmente se puede ampliar a 160 km/h).

Por otro lado, la gama EQV se complementará en 2021 con una segunda versión, cuya nomenclatura no ha sido revelada por el momento, que dispondrá de una batería de 66 kWh con una autonomía ligeramente reducida. Y, en cuanto a recarga se refiere, la furgoneta eléctrica de Mercedes incorpora de serie un cargador a bordo refrigerado por agua con una capacidad de 11 kW para una toma de corriente alterna AC en el hogar, wall box o estaciones de carga públicas, que permite recargar su batería por completo en 10 horas. El sistema CCS permite incluso la carga monofásica en corriente alterna a un máximo de 7,4 kW, mientras que la carga rápida en corriente continua admite un máximo de 110 kW, lo que le permite pasar de un 10% a un 80% del nivel de carga en apenas 45 minutos.

Completamente equipado de serie

Prueba Mercedes EQV 300

El nuevo Mercedes EQV 300 presenta un elevado nivel de equipamiento de serie. Entre los elementos más destacados se encuentra una completa dotación de sistemas de seguridad y asistentes a la conducción como el control de ángulo muerto, detector de cambio de carril, paquete de asistencia a la conducción, asistente de frenado activo, Attention Assist, Pre-Safe, luces de cruce automáticas, Tempomat, asistente de señales de tráfico y asistente de arranque en pendiente.

PRUEBA: Volkswagen California T6.1 Beach Tour

En el exterior y el interior tenemos las llantas de aleación de 17 pulgadas, los retrovisores con regulación eléctrica y calefacción, y los cristales calorífugos, mientras que el habitáculo presenta los asientos calefactados delanteros, volante de cuero multifunción, asientos individuales en segunda y tercera fila, techo interior cristal gris, pantalla táctil de 10,25 pulgadas con navegación y Live Traffic, sistema MBUX de integración de smartphones, sensor de lluvia, cuadro de instrumentos con pantalla a color, EQ Remote & Servicios de Navegación (tres años) y tres años de actualizaciones gratuitas de datos de mapas. También se incluye un año de Mercedes me charge y otro año de descuentos en la red Ionity de carga rápida.

Prueba Mercedes EQV 300

Opcionalmente, el EQV puede añadir multitud de equipamiento y elementos de personalización, destacando extras como el techo corredizo panorámico, sistema de sonido Burmester, asistente activo de distancia Distronic, paquete aparcamiento con cámara de 360º, Parktronic, asientos climatizados traseros, Thermotronic, iluminación ambiental, faros LED Intelligent Light System, luces de carretera automáticas y el sistema de suspensión neumática con función Lift que eleva la carrocería hasta 30 mm adicionales (incluye llantas de 18 pulgadas de serie).

Precios Mercedes EQV 300

Estos son los precios oficiales del Mercedes EQV 300:

Versión Precio
Mercedes EQV 300 Larga79.084 euros
Mercedes EQV 300 Extralarga79.878 euros

Estos precios no incluyen la campaña de lanzamiento ni el Plan EQV equivalente a Moves II, por lo que las tarifas se verán reducidas. Mercedes también ofrece 4 años de mantenimiento incluidos con la compra, el programa de movilidad MB y el cargador plug&go Iberdrola, mientras que el cliente privado puede obtener un EQV 300 por 650 euros al mes durante 48 meses.

Prueba Mercedes EQV 300, el Clase V se electrifica

Prueba Mercedes EQV 300

Un baile descontrolado de luces y agujas me indica que el sistema de propulsión del Mercedes EQV está listo para iniciar la prueba. Estar estrictamente basado en el Clase V facilita mucho entender cómo funciona cada apartado del EQV, ya que tenemos una llave física con la que ponemos en marcha el motor, y también una palanca para controlar la caja de cambios que, como en todos los Mercedes automáticos, se encuentra ubicada en la columna de dirección, en el lado derecho.

Soy consciente de sus dimensiones y de las características del nuevo miembro de la familia EQ de Mercedes, pero el EQV está dispuesto a sorprenderme y lo consigue casi en los primeros metros de la prueba. El puesto de conducción elevado, con todos los controles enfocados hacia el conductor hacen muy fácil tener todo a mano. El silencio y el confort de marcha es la tónica principal de los coches eléctricos, y en el EQV no es diferente.

Prueba Mercedes EQV 300

Pero, si algo me ha llamado la atención de este conjunto es el apartado dinámico. Más allá de los 2.700 kilogramos de peso que registra el EQV sobre la báscula (unos 400 kg más pesado que un Clase V diésel), está el centro de gravedad muy bajo, aumentando la estabilidad y mejorando el paso por curva. Dejando a un lado los más de cinco metros de carrocería, el EQV se conduce casi como un turismo de menor tamaño y peso, lo que ayuda a que los no iniciados en el segmento de furgonetas grandes puedan adaptarse rápidamente a su conducción.

Los 204 CV de potencia máxima y los 362 Nm de par motor instantáneos son suficientes para mover con soltura al EQV. Es cierto que la furgoneta eléctrica de Mercedes no está diseñada para batir a superdeportivos en carreras de aceleración, algo a lo que nos tiene acostumbrados el Tesla Model S (prueba), pero sus prestaciones bastan para sorprenderte gratamente. La entrega de potencia es muy progresiva, incluso en los modos más deportivos, y hace que la aceleración sea regular casi desde principio a fin, con ese límite de 140 km/h (o 160 km/h) al alcance con tan solo presionar a fondo el acelerador durante unos segundos -menos de los que esperaría en un vehículo de estas características-.

Todo bajo control

Prueba Mercedes EQV 300

Detrás del volante encuentro dos levas, iguales a las que gestionan la caja de cambios en un coche automático, pero en el EQV tienen una función diferente. Estas levas ayudan a gestionar el sistema de recuperación de energía a través de cinco niveles diferentes que van desde los menos restrictivos, ‘D +’ y ‘D’, hasta los que generan una deceleración más brusca (hasta 2 metros por segundo al cuadrado), ‘D -’ y ‘D –’.

También existen un modo automático, el más recomendable para uso diario, denominado ‘D Auto’. Este quinto nivel adapta la recuperación de energía de forma dinámica y predictiva entre 0 y -2 m/s² en base a los datos proporcionados por los asistentes de seguridad, la cámara delantera y el navegador. Sin duda, es el que mejor se adapta a la conducción cotidiana, ya que no percibes retenciones bruscas en ningún momento, las cuales pueden llegar a resultar molestas si no se emplean en el momento preciso, ni es necesario pasar de un nivel a otro en función de las condiciones cambiantes del tráfico y la carretera.

Prueba Mercedes EQV 300

También hay cuatro programas de conducción disponibles en el Dynamic Select ubicado en la consola central inferior. Cada uno de ellos está diseñado para un fin específico. Por ejemplo, los modos E y E+ (Eco y Eco+) están confeccionados para aumentar la autonomía de la batería, reduciendo la entrega de potencia a 100 kW y 80 kW, respectivamente, y el par motor máximo a 293 Nm. También se restringe la eficiencia de la calefacción y el aire acondicionado, todo ello para arañar el máximo número de kilómetros posibles a la carga de la batería.

PRUEBA: Mercedes E 450 4MATIC 2021

En estos dos modos más eficientes y ahorradores se nota que el acelerador responde con menor precisión, acusando cierta holgura al principio de su recorrido, lo que provoca que iniciar la marcha, por ejemplo, desde un semáforo, sea más lento, a no ser que pises con mayor contundencia el acelerador. Estos modos están pensados más para mantener una velocidad sostenida o para casos extremos, como cuando el nivel de carga de la batería es demasiado bajo.

Prueba Mercedes EQV 300

Los modos C y S (Comfort y Sport) están enfocados en una conducción relajada o deportiva, respectivamente, por lo que no hay restricciones de ningún tipo en la potencia o el uso de la calefacción y el aire acondicionado. En el modo S se incrementa la agilidad y respuesta del acelerador, así como la dirección o la suspensión. También se aprecia un tacto demasiado esponjoso del pedal del freno, una sensación cortesía de la frenada regenerativa habitual en coches eléctricos e híbridos.

Sí, con un gran pero

El Mercedes EQV 300 de la prueba registró un consumo medio de unos 30 kWh/100 km, lo que puede parecer elevado a priori, pero que está dentro de lo esperado para un vehículo de sus características. Destacaría su gran habitabilidad, el maletero y el puesto de conducción elevado y muy enfocado en el conductor, características propias del Clase V, pero también su comportamiento dinámico, la suavidad y progresividad con la que entrega la potencia, y el confort de marcha. Puede que el precio de 79.084 euros sin descuentos ni promociones, sea un impedimento para muchos posibles compradores, pero no existe nada similar en el mercado, ni por precio, ni por capacidad o prestaciones.

Prueba Mercedes EQV 300

Ficha técnica Mercedes EQV 300

MotorTipoMotor eléctrico de inducción asíncrono
PosiciónDelantero transversal
Potencia máxima204 CV
Par máximo362 Nm
AlimentaciónBatería90 kWh (100 kW total)
TransmisiónCaja de CambiosAutomática, 1 velocidad
TracciónDelantera
SuspensiónDelanteraMcPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
TraseraRueda tirada con brazos independientes
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
FrenosDelanterosDisco ventilado
TraserosDisco ventilado
DimensionesLongitud5.140 mm / 5.370 mm
Anchura1.928 mm
Altura1.901 mm
Distancia entre ejes3.200 mm / 3.430 mm
MaleteroVolumen1.030 litros / 1.410 litros
PesoPeso~2.700 kg
PrestacionesVelocidad máxima140 km/h (160 km/h opcional)
Aceleración 0-100 Km/hn.d.
ConsumoCombinado26,3-26,4 kWh/100 km
Velocidad bajan.d.
Velocidad median.d.
Velocidad altan.d.
Velocidad muy altan.d.
AutonomíaWLTP357 km (482 km en ciudad)
PrecioPrecio oficialDesde 79.084 euros

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.