En otoño de 1989, BMW asestó un duro golpe a la próspera Mercedes-Benz con la llegada del Serie 8. El vehículo, de afilada imagen, adoptaba la última tecnología para ofrecer a sus afortunados propietarios comodidad, deportividad y lujo a partes iguales. Treinta años después, la firma alemana ha querido rescatar este icono de los 90’ con una reinterpretación que, tras realizar la prueba del BMW 840d Coupé xDrive, puedo asegurar que está a la altura.

prueba BMW 840d Coupé xDrive

Y es que las modas son efímeras, por ello, muchos de los elementos que hicieron único al ‘8’, no han tenido sucesión. Sus líneas punzantes han dado paso a unas que consiguen una sugerente carrocería de formas curvas. Los faros escamoteables de las luces de cruce y antiniebla, muy en boga en la época, complementados con las de posición y carretera integradas en el paragolpes, han sido sustituidos por unos delgados -los más finos de toda la gama BMW- proyectores de luces láser. Y la parrilla más ancha que alta, inspirada en el proyecto BMW Turbo de Paul Bracq de 1972, sigue manteniendo sus características, aunque su apaisado se ha extendido sobremanera.

PRUEBA: BMW M5 2018 F90

Como en el deportivo de antaño, al primer vistazo surge la seducción. Los diseñadores no han alterado en exceso el trabajo conseguido en el BMW Serie 8 Concept, y eso, en este caso, es de alabar. Ese atrevimiento lo aprecio rápidamente en los marcados paragolpes con amplias tomas de refrigeración, en el techo de ‘doble burbuja’ -un guiño a los coches clásicos de competición- realizado en plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP), en los contornos del capó, en la inclinadísima luna trasera y en las líneas de tensión enmarcadas en el perfil, que consiguen un juego de luces y sombras extraordinario. No se me escapan los musculosos pasos de rueda, capaces de albergar las llantas de 20 pulgadas; las salidas de escape con forma trapezoidal, el minúsculo spoiler sobre la tapa del maletero, la famosa curva Hofmeister, la pintura Orange Sunset metalizada y los pilotos en forma de L y con diseño 3D. Todo ello se ha creado para el deleite, no solo del propietario, sino también del espectador.

prueba BMW Serie 8

Abro la puerta esperando lujo, materiales de primera y excelentes ajustes. No me equivoco. Además, como BMW que es, todo está orientado hacia el conductor. Paso mis manos por volante, acariciándolo de arriba a abajo y de abajo a arriba, evaluando tanto el grosor como su tacto: perfecto. La mayor parte del habitáculo está tapizado en piel con pespuntes; el del asiento es perforado. Se trata del cuero BMW Individual ampliado que combina los tonos Tartufo y Schwarz.

Asimismo, algunos elementos no pueden pasar desapercibidos. Es el caso del pomo del cambio CraftedClarity, fabricado en vidrio y que cuyo interior acoge un 8 que está iluminado. Tampoco el diseño de los tiradores de las puertas, el de las toberas de ventilación o el de las molduras en ‘tejido’ de acero inoxidable. Me llama la atención dados los tiempos que corren la cantidad de botones que tiene, algo que no critico negativamente, sino que ensalzo. Llámame arcaico, pero soy de los conductores que prefiere los botones físicos a los digitales, y más al volante, minimizando cualquier posibilidad de distracción. Como también me facilita concentrarme en la carretera el evolucionado y más grande head-up display.

Interior BMW 840d Coupé xDrive

Mención aparte merece el nuevo BMW Live Cockpit con el sistema operativo BMW 7.0 (ID7). Está formado por un cuadro de instrumentos digital de 12,3 pulgadas que es configurable. En él se han sustituido las clásicas esferas por elementos de diseño arqueados, que también son claros. Se suma la pantalla del sistema multimedia, de 10,25 pulgadas y que a pesar de ser táctil, guarda el clásico conmutador en la consola central que hace más sencillo las acciones. Como si de un mimo se tratase, mediante siete gestos reconocidos, puedo controlar muchas de sus funciones.

En una acción de valentía decido acomodarme, que no es la palabra más adecuada, en las plazas trasera. Son testimoniales, para trayectos muy cortos o para dar un merecido castigo, porque para un adulto no existe hueco suficiente ni para las piernas ni para la cabeza. Donde sí hay espacio es en el maletero; es estrecho, profundo y cubica 420 litros, una cifra destacada y bastante superior a la ofrecida por todos sus rivales.

Comienzo la prueba del BMW 840d Coupé xDrive

motor BMW 840d Coupé xDrive
Durante la prueba del BMW 840d Coupé xDrive he disfrutado de un motor de seis cilindros en línea de 2.993 cc.

No aguanto más, me tiro al asiento del conductor, que está realmente cerca del suelo, cierro la puerta y aguardo al eje que debería emerger del pilar b y acercarme el cinturón. Por suerte puedo esperar sentado, porque el Serie 8, a diferencia de los coches de la competencia, e, incluso, del Serie 4, no tiene este dispositivo. Giro mi cuerpo casi 180º, tomo el cinturón, y una vez abrochado, pulso el botón de encendido -que también es de cristal como el regulador del volumen y el controlador iDrive, otro de los detalles diferenciadores de este coche- y el bramido que suena no es tan fiero como esperaba. Quizá sea porque bajo el capó del coche de la prueba, el BMW 840d Coupé xDrive, se halla un seis cilindros diésel. Si a ralentí me ha decepcionado, en movimiento ha conseguido encandilarme gracias a su logrado sonido, que para nada se parece a uno de gasóleo. Es tan atractivo como llamativo y te hace pensar que coordinas un bloque de gasolina. Me encanta.

PRUEBA: Porsche 911 991.2 GT3 Clubsport Package

Este propulsor de 2.993 cc es capaz de rendir 320 CV. Su potencia me engaña, porque el torrente de fuerza que entrega desde muy abajo y hasta el corte me hace pensar que su ficha técnica guarda mucha más caballería. Con este portento de motor, que está ayudado por dos turbos, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en solo 4,9″, ofreciendo también unas magnificas recuperaciones, y eso a pesar de su elevado peso: 1.905 kg.

prueba BMW 840d Coupé xDrive

El coche es un tiro. Sube de revoluciones de forma fugaz, da igual el modo que hayas seleccionado, Eco Pro, Confort o Sport, o las diferentes variantes de estos, Individual o Sport Plus, porque la aceleración es excelente -obviamente en el más deportivo, es más intensa-. La culpa se la dividen entre el generoso par máximo, 680 Nm disponibles entre las 1.750 y las 2.250 rpm, y el cambio automático de convertidor de par de ocho marchas. Sobre el papel, puede que uno de doble embrague sea más rápido, pero de la forma en que trabaja el Steptronic Sport, creo no sería capaz de percibirlo.

PRUEBA: Aston Martin DB11 V8

Quizá sea por su optimizado control hidráulico, quizá por la nueva generación de amortiguadores de torsión, quizá por los sistemas integrales de doble amortiguación que reducen el deslizamiento del embrague… No lo sé, el caso es que cuando presiono la leva derecha o izquierda, la transmisión ejecuta velozmente mi orden. En modo manual, el head-up display, mediante los colores amarillo y rojo, indica cuándo se acerca el corte de inyección, obligándome a ser rápido, puesto que el cambio no sube de marcha automáticamente. ¡Bravo!

prueba nuevo BMW Serie 8

A pesar del peso, casi dos toneladas, y de sus grandes dimensiones, está ‘recogido’ en 4.843 mm de longitud, muestra muy buenas maneras en curva. Es cierto que confiaba en unas sensaciones más deportivas, pero aún es más cierto que ese cometido lo tendrá el futuro M8. Le ayuda el diferencial deportivo M opcional que equipa nuestro coche de pruebas y la dirección con ruedas traseras direccionales -pueden girar hasta 2,5 grados-.

También, la suspensión, que mantiene la carrocería sin apenas balanceos. Lo bueno es que esa firmeza en curva no compromete la comodidad abordo. Filtra realmente bien las irregularidades y las juntas de la calzada. Por ello, por lo bien insonorizado que está y por el sistema de velocidad de crucero adaptativa con parada y arranque automática y mantenimiento de carril, de las mejores que existen, es un coche top para realizar largos viajes sin acusar el cansancio. Y si atendemos a su consumo medio oficial de 6,1 100/km…

prueba BMW 840d Coupé xDrive

La dirección no se caracteriza por ser extremadamente comunicativa, pero sí es rápida y precisa. Denominada por BMW ‘Dirección Activa Integral’, regula su dureza dependiendo de las condiciones. A velocidad baja reduce el diámetro de giro y es mucho más ligera, favoreciendo las maniobras de aparcamiento. Cuando la velocidad aumenta, la dirección se endurece.

PRUEBA: Bentley Continental GT Speed

Termino la prueba del BMW 840d Coupé xDrive encantado con el coche; no así con su precio. Son 112.600 euros, más de 135.000 euros en el caso de esta unidad, los que me separan de poder presumir, pero sobre todo disfrutar a diario de este seductor deportivo. Cierro desde la llave tipo smartphone y comienzo a alejarme. Intento evitarlo, pero como si del magnetismo de un imán se tratase, tengo que girarme hasta que mi vista lo pierde por completo… “Es muy bonito, precioso”, afirmo en mi cabeza.

prueba BMW 840d Coupé xDrive

A destacar A mejorar
Respuesta y sonido del motor en marcha Ausencia del sistema eléctrico que acerca el cinturón
Diseño exterior Visibilidad trasera
Calidad interior Espacio plazas traseras
Ficha técnica BMW 840d Coupé xDrive
Motor Cilindrada 2.993 cc
Cilindros 6 en línea
Potencia Máxima 320 CV / 4.400 rpm
Par Máximo 680 Nm / 1.750 – 2.250 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automática, 8 velocidades, convertidor de par
Tracción Total
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable, resorte helicoidal, barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable, resorte helicoidal, barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.843 mm
Anchura 1.902 mm
Altura 1.341 mm
Distancia entre Ejes 2.822 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa, admisión variable y turbo de geometría variable.
Peso Peso 1.905 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 km/h 4,9 seg
Consumos Urbano 7,5 l/100 km
Extraurbano 5,3 l/100 km
Combinado 6,1 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 160 gr/km EU6.2
Precio Precio final 112.600 euros

Fotos: Álex Aguilar

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.