Ir a contracorriente no siempre es mala idea. En la industria del automóvil no es algo que suceda muy a menudo, pero por suerte aún existen algunos coches auténticos cuya configuración no sigue los estándares actuales y se enfocan en las sensaciones al volante y la conducción. Existen apenas unos cuantos sin tener que recurrir al mercado de altas prestaciones y he tenido la oportunidad de poner a prueba el Subaru BRZ 2017, uno de estos últimos coches auténticos.

Lanzado originalmente en el año 2013 junto al Toyota GT86 (prueba) en una asociación que también incluía en la fórmula a Scion (un fabricante estadounidense) y su FR-S, el BRZ apenas ha cambiado desde entonces. La compañía norteamericana lo retiró del mercado, mientras que los hermanos japoneses han seguido en activo con sutiles actualizaciones en materia de equipamiento, calidad de acabados y a nivel dinámico, aunque eso sí, sin cambiar su propulsor bóxer original.

Frontal dinámica Prueba Subaru BRZ

De cara al año 2017, Subaru decidió aplicar una serie de cambios en el BRZ. A nivel estético, el coupé de dos puertas introdujo un nuevo parachoques delantero con un perfil más aerodinámico que hacía más complejo y elaborado su diseño, el capó es ahora más bajo que el de la versión anterior, los faros delanteros y el grupo óptico trasero han sido rediseñados para incluir la tecnología LED, se ha equipado con un nuevo juego de llantas de aleación de 17 pulgadas con un diseño de diez radios y el alerón trasero ahora se encuentra separado de la superficie de la puerta del maletero.

PRUEBA: Ford Escort RS Cosworth

Si damos el salto al interior, la unidad que he podido probar cuenta con el acabado de equipamiento Executive (también está disponible el acabado Sport inmediatamente por debajo), el cual incluye unos asientos delanteros de cuero y Alcántara con costuras visibles y el logotipo BRZ grabado en el respaldo como única diferencia, así como una pantalla a color de 6,2 pulgadas con el sistema Subaru StarLink, asientos delanteros calefactados, inserciones con textura metálica y una mejora generalizada de la calidad en los acabados con un volante nuevo con un diámetro inferior y superficies cubiertas de cuero con costuras en rojo, al igual que el pomo de cambio y el freno de mano.

Interior Prueba Subaru BRZ

Mientras tanto, a nivel mecánico, el Subaru BRZ y el GT86 se han caracterizado por equipar un motor que no es de lo más habitual en el mercado, una unidad bóxer de cuatro cilindros y 2.0 litros de aspiración natural que ofrece 200 CV de potencia y 205 Nm de par motor. Se asocia a una caja de cambios manual o a una automática opcional, las cuales canalizan la potencia en exclusiva al tren posterior a través de un diferencial de deslizamiento limitado de tipo Torsen.

Manual, trasera y motor atmosférico, ¿qué más puedes pedir?

Si bien el motor no ha recibido cambios iniciales, el apartado dinámico del BRZ 2017 integra muelles helicoidales y amortiguadores mejorados, así como una barra estabilizadora trasera más grande y un chasis que ha sufrido una serie de ajustes de refuerzo que le otorgan mayor rigidez. Subaru ha trabajado también en el software del nuevo BRZ para optimizar los umbrales del control de estabilidad y desarrollar un nuevo modo Track que reemplaza al anterior modo Sport. Y es que el BRZ puede gestionarse de tres formas diferentes. El modo estándar, con el control de tracción y estabilidad completamente activos; con el ESP desconectado; o con el modo Track, el cual hace que los controles sean más permisivos y, por consiguiente, podamos buscar los límites en los pasos por curva antes de que la electrónica interceda.

Dinámica zaga Prueba Subaru BRZ

Me pongo al volante del Subaru BRZ 2017 para iniciar mi prueba con la idea preconcebida de que un coche de sus características no incluirá comodidades propias de otros vehículos, algo que tuve que aprender a la fuerza durante mi prueba con el Alfa Romeo 4C Spider. Sin embargo, el coupé de Subaru se presenta con unos asientos con cierto mullido y un gran agarre lateral, así como detalles tan interesantes como los asientos delanteros calefactados o la pantalla TFT de 4,2 pulgadas del cuadro de instrumentos, en la cual puedes leer algunos datos relevantes para una rodada en el circuito, como un medidor de fuerzas G laterales, la posición del pedal del acelerador, la fuerza de frenada, el ángulo de dirección, la temperatura del aceite y el líquido refrigerante, un medidor de voltaje y un cronómetro.

PRUEBA: Fiat 124 Spider 2017 1.4 multiair 140 CV Lusso

También encontramos otras comodidades como un climatizador bizona, un control de velocidad de crucero, un asistente de arranque en pendiente que facilita la conducción, pedales de aluminio, sistema de reconocimiento de voz, volante multifunción y Bluetooth con manos libres. Estos detalles hacen que muchos compradores acaben decantándose por el BRZ, ya que le añade exclusividad y una mayor practicidad para un uso diario.

Motor Prueba Subaru BRZ

Los ajustes que ha realizado Subaru en el BRZ te permiten obtener un mayor feedback en la dirección, contar con un tarado de suspensión firme y una ausencia casi total de inercias. El diferencial de deslizamiento limitado tipo Torsen permite que el paso por curva sea muy ágil, y también que veas saltar con bastante facilidad el control de tracción al menor toque de gas en curva. La zaga es nerviosa e invita a notar cierto sobreviraje. Sin embargo, el motor bóxer entrega su máxima potencia a un régimen de vueltas muy alto, a partir de las 5.000 rpm notarás un empuje más contundente, lo que se traduce en un motor demasiado tranquilo a bajas vueltas.

Por otro lado, los cambios en el motor permiten que los consumos sean algo mas comedidos de lo que cabría esperar en un coche de sus características, siendo relativamente fácil estar en la media homologada. Esto convierte al BRZ en un coche apto para un uso más cotidiano, sabiendo que, además, podrás ir a tu circuito favorito en cualquier momento y disfrutar al volante, que es para lo que ha sido diseñado. Incluso las plazas traseras tienen el tamaño justo para alojar dos ruedas de repuesto.

Dinámica frontal Prueba Subaru BRZ

Pero también existen algunos detalles que no me han convencido. En primer lugar, los asientos traseros son casi impracticables, si alguien se sienta en ellos, además de no contar con suficiente acolchado, lo condenarás a un espacio minúsculo donde apenas hay sitio para las piernas y la caída del techo no deja una gran altura. Una vez arrancas el motor, su sonido pasa casi desapercibido. Subaru ha concebido el BRZ como un lienzo en blanco sobre el que trabajar, pero dado el coste de las modificaciones y la normativa en España, se hace casi imposible realizar cambios que mejoren el sonido o que al menos nos permitan sentir un extra de deportividad.

Existen pocas alternativas, pero el BRZ destaca por su equilibrio

¿Y las alternativas al Subaru BRZ? Pocas y menos prácticas. Por un lado, tenemos el Mazda MX-5 (prueba) con su elegante techo de lona o con el techo rígido practicable, el MX-5 RF, el cual puedes adquirir por un precio algo más reducido, pero tan solo cuenta con dos plazas y un maletero de 130 litros frente a los 243 del BRZ. En contrapartida, también puedes decantarte por el Nissan 370Z (prueba), pero debes saber que equipa un motor V6, que es más caro, más potente y también registra un consumo superior.

Prueba Subaru BRZ 2017

En una época en la que la mayoría de fabricantes apuestan por motores sobrealimentados, los sistemas de tracción delantera son un estándar y la tecnología y los asistentes están a la orden del día, encontrar un coche con un precio asumible que transmita sensaciones puras al volante es cada vez más complicado. Sin embargo, aún existen algunos románticos que buscan estos atributos, quienes quieren salir un domingo temprano por su carretera de montaña preferida y sentir de nuevo la conducción en el estado más básico de la palabra. Y es el BRZ el candidato ideal para esta misión, uno de los últimos coches auténticos que puedes encontrar.

A destacar A mejorar
Conducción Plazas traseras
 Relación calidad-precio Sonido motor
 Originalidad Sistema multimedia
Ficha técnica Subaru BRZ
Motor Cilindrada 1.998 cc
Cilindros Bóxer 4 cilindros
Potencia Máxima 200 CV / 7.000 rpm
Par Máximo 205 Nm / 6.400-6.600 rpm
Transmisión Caja de Cambios Manual, 6 velocidades
Tracción Trasera
Suspensión Delantera McPherson / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.240 mm
Anchura 1.775 mm
Altura 1.320 mm
Distancia entre Ejes 2.570 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección mixta directa/indirecta
Peso Peso 1.318 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 226 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 7,6 seg
Consumos Urbano 10,4 l/100 km
Extraurbano 6,4 l/100 km
Combinado 7,8 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 180 g/km (Euro 6)
Precio Precio Oficial 31.150 euros


Fotos
: Álex Aguilar

Valoración
Diseño
8,5
Acabados
7
Habitabilidad
6,5
Maletero
6,5
Motor
8
Consumo
7
Comodidad en marcha
7,5
Comportamiento
9
Equipamiento
7
Precio
8
Compartir
Artículo anterior10 de los peores coches de la historia
Artículo siguientePRUEBA: KIA Stonic 1.0 T-GDI 120 CV
Aficionado a la gasolina, las curvas y todas las sensaciones que un volante puede transmitir. Publicitario convertido en redactor del motor. Aprendiendo cada día un poco más sobre este mundillo.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.