La berlina de lujo más vendida del mundo tiene nueva generación, la séptima. El Mercedes Clase S 2021 (W223), vehículo que hemos probado, llega enarbolando varias de las características que lo han hecho único: calidad, innovación, lujo, seguridad y confort, mucho confort.

Las siete generaciones del Mercedes Clase S

Y es que se pude decir que pocas cosas han cambiado, porque frente a frente sigue impresionando igual por sus 5.179 mm de longitud. No me malinterpretes, porque todo en este W223 es nuevo. Solo hace falta echar un leve vistazo a su diseño para ver la amplia parrilla escoltada por unos grupos ópticos más pequeños y planos que reproducen el diseño de tres puntos característico de la luz diurna de este modelo -de serie son los Multibeam LED, mientras que los Digital Light son opcionales-.

Asimismo, el perfil destaca por su sencillez al prescindir de las líneas de carácter y de enrasar los tiradores -recurso que utilizan otros coches de diferentes tipos y segmentos como el (prueba) Land Rover Velar, Porsche 911 o (prueba) Honda e y que en el caso del Clase S es de serie-. A ese cóctel de elegancia se suman unas llantas de aleación que van de las 19 a las 21 pulgadas. Sin olvidar la destacada ‘cota de prestigio’, denominada así por los diseñadores a la distancia entre el eje delantero y el parabrisas, que en el caso del S es destacada.

La zaga también presenta nuevos trazos, más marcados en los pilotos, que ahora son triangulares y penetran en el portón. El listón cromado en la parte superior de ellos hacen que la anchura parezca aún mayor.

PRUEBA: Bentley Flying Spur W12 2020

Es abrir la puerta para divisar el puesto de conducción y es imposible no maravillarse con lo que el coche de la prueba, el Mercedes Clase S 2021, nos ofrece. No se trata del juego de luces que equipa, que perfectamente podría iluminar la ciudad de Nueva York -250 LED alcanzan 200 candelas por m²- y que ahora trabajan con los sistemas de asistencia a la conducción acentuando las advertencias, si no de la calidad que brinda, tanto al conductor como a los usuarios. Los materiales son de primera y los ajustes, también, algo que me esperaba tratándose del vehículo que es y conociendo el segmento al que pertenece.

habitáculo del Mercedes Clase S 2021 (W223)

La calidad al tacto es excelente, pero a la vista también. Porque ahora equipa la segunda generación del sistema MBUX (Mercedes-Benz User Experience), que puede interactuar con los pasajeros de las plazas traseras y operar algunos dispositivos de la casa con la función Smart Home como el termostato, las luces o la alarma al decir: “Hola Mercedes, ¿me he dejado las luces encendidas?” o “Hola Mercedes, regula la temperatura de toda la casa”. El día que las máquinas sometan a los humanos y se hagan con el mundo está cada vez más cerca…

Quizá después de conocer estas novedades, decirte que ahora incorpora Spotify y que los pasajeros pueden compartir contenidos con la parte delantera y trasera -como una dirección o una película- te resulte insignificante.

cuadro de instrumentos digital del Mercedes Clase S 2021 (W223)Es prescindible que te diga que el Mercedes Clase S W223 puede funcionar como una oficina en movimiento, pero como me pagan para informarte de todo, seguiré el código deontológico del periodista. Contactos, agenda, emails… todo se puede tratar desde el coche, siempre protegido con un pin, huella dactilar -se serie-, voz o reconocimiento facial gracias a las cámaras situadas en el cuadro de instrumentos.

Pero lo que más me ha llamado la atención, sin duda, son las dos pantallas del puesto de mandos -el habitáculo puede equipar hasta cinco si se suman las dos de los respaldos de los asientos traseros y la tablet, totalmente funcional y con sistema operativo Android-. La de la consola central es de 12,8″ -de serie-, tiene una resolución de 1.888 por 1.728 píxeles, es háptica y tiene un panel de tipo OLED. Por cierto, está en formato vertical, algo que es novedad en la marca pero que ya equipan coches como el Mustang Mach-E -lo hemos conocido en vivo- o el (prueba) Tesla Model S y (prueba) Model X. Por su parte, la del cuadro de instrumentos es de 12,3″ y opcionalmente puede equipar visualización en tres dimensiones. Este efecto espectacular, que me ha llamado mucho la atención durante la conducción, se consigue gracias a que dos cámaras siguen el movimiento de los ojos para conseguir la profundidad de la visualización y ese efecto tridimensional. ¡Sensacional!

Otro sistema a destacar que facilita la conducción es el Head-up-Display con realidad aumentada, con una imagen digital de gran precisión que simula su representación en una pantalla de 77″ colocada a unos 10 metros por delante del coche.

Creo que los diez programas de masaje diferentes los dejaré para después de conocer las plazas traseras. Antes de ello echo un vistazo a su maletero, que ahora suma 550 litros, por lo que destaca sobre el BMW Serie 7 y el Audi A8. Los cuerpos introducidos en el hueco de carga del Cadillac Eldorado en las películas de la mafia se podían haber multiplicado por dos si hubiese existido este Clase S.

PRUEBA: Audi A8 50 TDI quattro tiptronic

Ahora sí, abro la puerta trasera y me acomodo en el asiento. Un asiento en el que creo el presidente de los EE.UU. viajaría más cómodo que en el de ‘The Beast’. Y es que este Mercedes es otra bestia, pero en espacio, aunque también lo es en seguridad. No tiene blindaje de tipo militar o puertas de 20 cm de grosor como la limusina presidencial, pero estrena innovadores sistemas como el airbag frontal de las plazas traseras, novedad en el mercado y con un desarrollo muy complicado: una estructura tubular con una capacidad aproximada de 16 litros de aire comprimido llena una bolsa con hasta 70 litros, siempre teniendo en cuenta diferentes parámetros como la posición del asiento delantero, la regulación del respaldo de éste o si hay o no objetos en él.

asientos traseros del Mercedes Clase S 2021 (W223)

Tampoco faltan en las plazas traseras detalles que, seas un hombre de negocios o no, te hacen la vida más llevadera, o por lo menos confortable: cojín adicional calefactable en los reposacabezas, función de masaje, portavasos climatizados que pueden calentar o enfriar bebidas, bandeja, mesitas que se despliegan como las de un avión, sistema inalámbrico de carga, altavoces del equipo de sonido Burmester High-End 4D …

Como comprenderás, no quiero moverme de las plazas traseras, pero el tiempo para la prueba del Mercedes Clase S 2021 se agota. Por ello me dirijo al asiento del conductor.

Prueba del Mercedes S 400d 4MATIC 2021 (W223)

Pulso el botón de encendido y el motor de seis cilindros en línea exhibe su suavidad. Este bloque es el intermedio de la gama puesto que rinde 330 CV y ofrece un par de 700 Nm. Existe una opción de acceso, el 350d (4MATIC y 4×2), también diésel 6L con 286 CV y 600 Nm y un V8 gasolina con micro hibridación con 503 CV y 700 Nm.

prueba del Mercedes Clase S 2021 (W223)

La versión de la prueba destaca por su fuerza, pero que es entregada de forma muy lineal, suave, como su conducción. Da igual el perfil que selecciones –Efficiency, Comfort, Sport, Sport+ o Individual– porque prima la delicadeza, incluso en el Sport+. También, independientemente del elegido, el propulsor mueve sus dos toneladas sin ningún tipo de problema.

Ángulo de giro del Mercedes S 2021 (W223)En carretera puedes devorar kilómetros de forma confortable sin percatarte de ello. Y en ciudad, a pesar de sus 5.179 mm de longitud y 1.921 mm de anchura, se mueve con suma facilidad gracias a que las ruedas traseras directrices reducen el ángulo de giro, tanto, que con el Paquete Ciudad, con un ángulo de 10º, iguala el de un (prueba) Clase A: 10,9 metros de diámetro -el otro es el Paquete Performance: 4.5° y 11,9 metros-.

Es una gozada conducir el Mercedes S 400d 4MATIC 2021, y no por su consumo medio oficial de 6,7 l/100 km, que también, sino por su excelente calidad de rodadura y su magnífica insonorización a la vez que veo cómo el cuadro de instrumentos digital ‘dibuja’ lo que me rodea: coches, camiones…. Todo ello, disfrutando de la conducción detrás de su largo capó y de su estrella en posición vertical, marca de la casa.

La suspensión filtra las irregularidades de la calzada a la perfección, como si fuésemos en una alfombra voladora, y la transmisión realiza los cambios sin inmutarnos.

foto estática del Mercedes Clase S 2021 (W223)

Pero podría dejar que condujese él por mí, porque puede llegar al nivel 4 de aparcamiento -ahora está disponible en el museo de Mercedes-Benz y en una parte de la terminal de Stuttgart-, con lo que se dirige y regresa de forma autónoma de una plaza de parking, todo ello sin conductor. En el mercado español lo lleva preinstalado. También está preparado para circular con el nivel 3 y lo hará en la segunda mitad del año que viene en Alemania gracias a una normativa que, como podrás imaginar, todavía no se ha trasladado a España… y lo que le queda, puesto que se tienen que poner de acuerdo las autoridades correspondientes. ¡Qué Dios nos ayude! Puede circular hasta 60 km/h y permitirá al conductor trabajar mientras el coche circula por sí mismo en un atasco. Añade dos sensores en la parte delantera, una cámara trasera y micrófonos para reconocer si viene una ambulancia o un coche de Policía para apartarse automáticamente. Lo que te decía, ¿cuántas máquinas dices que tienes en casa? Más que nada por si son muchas y pueden rebelarse…

PRUEBA: Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid

Asistentes no le faltan y todos ellos mejorados gracias a un radar que tiene dos alcances, dos radares frontales, dos traseros, doce ultrasonidos, una cámara estereoscópica delante y cuatro cámaras del sistema 360º -que de estos es el único equipamiento opcional-. Por este motivo es capaz de detectar vehículos, peatones y ciclistas hasta a 120 km/h -en la anterior generación, hasta a 60 km/h-, no solo en el sentido de la marcha, también de forma transversal.

prueba del Mercedes S 400d 4MATIC 2021 (W223)

Dicen que es el coche más avanzado del momento -no el más caro por su precio de partida de 108.150 euros-. Después de realizar la prueba del Mercedes Clase S 2021 lo creo.

Ficha técnica Mercedes 400d 4MATIC 2021 (W223)
Motor Cilindrada 2.925 cc
Cilindros 6 en línea
Potencia máxima 330 CV / 3.600 – 4.200 rpm
Par máximo 700 Nm / 1.200 – 3.200 rpm
Alimentación Tipo Inyección directa
Turbo geometría variable
Transmisión Caja de Cambios Automática, 9 velocidades,
convertidor de par
Tracción Total
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable
Resorte neumático
Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable
Resorte neumático
Barra estabilizadora
Frenos Delanteros Discos ventilados
Traseros Discos ventilados
Dimensiones Longitud 5.179 mm
Anchura 1.921 mm
Altura 1.503 mm
Distancia entre ejes 3.106 mm
Maletero Volumen 550 litros
Peso Peso 2.070 kg
Prestaciones Velocidad máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 5,4 seg
Consumo Combinado 6,5 l/100 km
Velocidad baja n.d.
Velocidad media n.d.
Velocidad alta n.d.
Velocidad muy alta n.d.
Emisiones Emisiones de CO2 177 g/km Euro 6 – Etiqueta C
Precio Precio oficial Desde 117.700 euros

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.