Independientemente de tu opinión acerca del protagonista de esta prueba, el Mazda3 2019 SKYACTIV-G 2.0 122 CV, debes reconocerle a la marca de Hiroshima el enorme valor que han demostrado poniendo en la calle un producto de estas características. ¿No entiendes de qué demonios te estoy hablando? Sigue leyendo y lo entenderás todo.

prueba Mazda3 2019 SKYACTIV-G 2.0 122 CV

Cuando un fabricante de automóviles presenta al público un nuevo concept car, lo normal es que todo el mundo quede prendado de sus líneas… aunque éstas difícilmente se traduzcan en un modelo real disponible en un concesionario. Trasladar a la calle los ejercicios de diseño que vemos habitualmente en los salones no es tarea fácil, y por eso son muy pocos quienes se atreven a emprender tal empresa. Por suerte, la justicia sonríe a quienes tienen el arrojo de hacerlo, y casos como el del Range Rover Evoque o el recientemente presentado Honda e (inspirado en el Urban Concept) han tenido la justa recompensa de ser un éxito entre el público.

¿Recuerdas el espectacular Mazda Kai Concept? Según la firma nipona era la antesala del modelo que ves en las fotografías de esta prueba del Mazda3 2019 y, aunque a todos nos cautivaron sus formas (sobre todo por salirse de la norma seguida por todos los compactos del momento), prácticamente nadie creyó que pudiera llegar a pisar el asfalto de aquella guisa. Nos equivocamos. Y ha sido uno de los errores más deliciosos en los que nos hemos visto sumidos últimamente.

Un ejercicio de diseño… a la venta

faro del Mazda3 2019A nivel estético, y dejando a un lado las opiniones personales de unos y otros, resulta imposible negarle a nuestros colegas japos el valor mostrado a la hora de darle forma a su nuevo rival para uno de los segmentos más competidos del mercado: a pesar de que la tendencia actual impone unas formas de lo más agresivas, en Mazda han preferido crear un conjunto redondeado que, además de resultar insultantemente armónico, sirve para poder presumir de una personalidad muy marcada que no deja a nadie indiferente. Y menos aún en el color ‘Soul Red Crystal‘ que cubre los paneles de la carrocería de esta unidad de pruebas.

PRUEBA: Mazda3 2017

En el interior del protagonista de esta prueba del Mazda3 2019 la nota nipona se hace bien visible a través de un diseño sencillo, minimalista y en el que no existe absolutamente nada que no deba estar ahí: todos los controles resultan intuitivos, quedan muy a mano y responden de forma lógica, previsible y agradable. Tan sólo he encontrado un defecto, para mí, imperdonable: el sistema de infoentretenimiento.

interior del Mazda3 2019 Zenith

Aunque Mazda no ha destacado nunca por estar a la cabeza en este sentido, lo cierto es que para un automóvil tan novedoso esperaba algo más y, si bien no es realmente malo, sí resulta llamativamente anticuado y algo tosco en algunas situaciones. No, estimado lector (o lectora): por ese detalle no deberías descartar la compra de este juguetito. Pero todos los errores que empañen la experiencia de usuario deberían subsanarse durante el proceso de desarrollo. Y más en este momento en el que la gente parece querer tener en el garaje una extensión de su teléfono móvil antes que un buen vehículo.

PRUEBA: Toyota Corolla 2019 1.8 hybrid

En cuanto a su habitabilidad, el nuevo Mazda3 es intachable: todos los pasajeros viajarán con mucha comodidad a bordo gracias a las formas de su carrocería y, como contrapunto, sólo los más claustrofóbicos podrían pasarlo mal en la segunda fila de asientos por culpa de un pilar C tan sobredimensionado que resta mucho espacio abierto. Nuevamente no me parece un detalle que merezca un brutal castigo. Pero es una pena, teniendo en cuenta el espacio real disponible. En su maletero cuenta con 358 litros, que lo sitúan algo por debajo de la media impuesta por modelos como el (pruebas) SEAT León o el (pruebas) Volkswagen Golf aunque, por suerte, sus regulares formas permiten aprovecharlo al máximo.

Prueba del Mazda3 2019 SKYACTIV-G 2.0 122 CV: ¡en movimiento!

Si algo ha caracterizado siempre a los modelos de la firma japonesa ha sido su tacto de conducción y, por eso, cuando tuve en mis manos la llave del ‘3’ no pude evitar ponerme en marcha cuanto antes. Esta versión (en acabado Zenith, por cierto) está asociada a un bloque de cuatro cilindros, dos litros y 122 CV que pueden ser administrados a través de un cambio manual de seis relaciones con un tacto, como de costumbre, asombrosamente agradable: el guiado es muy bueno y los recorridos de la palanca más que correctos incluso para una conducción de corte deportivo. Bien, Mazda. Muy bien.

prueba del nuevo Mazda3 2019 SKYACTIV-G 2.0 122 CV

A pesar de tratarse de un corazón atmosférico (oh, sí), el nuevo Mazda3 se mueve realmente bien a lo largo de toda la esfera de su tacómetro. Deja de mirarme así: está claro que si buscas las prestaciones de algo como el Honda Civic Type R de esta prueba te estás equivocando de coche, pero para un uso normal los 122 CV que entrega su motor de dos litros son más que suficientes. Siendo además ofrecidos con una suavidad y progresividad sorprendentes.

PRUEBA: KIA Ceed 2018

Además de un motor y cambio sensacionales, es justo reconocer que el tarado general del modelo que ves en esta prueba del Mazda3 2019 es realmente acertado: el trabajo realizado en el ajuste de suspensiones es muy bueno y su carrocería no acusa en demasía los balanceos en cambios de apoyo, lo cual aporta una gran seguridad al volante e incrementa el confort de marcha para los pasajeros. Sus frenos, sin ser una maravilla, resultan más que suficientes para redondear el equilibrado conjunto, y su dirección está muy bien resuelta. Hay por ahí quien dice que Mazda se está convirtiendo en la BMW japonesa. Y creo que tienen razón.

prueba Mazda3 2019

Veredicto

Mentiría si dijera que no soy un acérrimo enamorado de todos los artefactos nacidos en el margen izquierdo del Pacífico (y que ahora mismo tenga en casa mi tercer Honda Civic aparcado junto a un Prelude de 1988 me delata), pero creo que Mazda ha hecho un magnífico trabajo al renovar a uno de sus modelos más importantes. Y no sólo porque haya creado un gran producto, no: también ha sido capaz de dar un puñetazo en la mesa con un diseño rompedor que se sale de la aburrida norma establecida en el segmento. Y todo eso con etiqueta ‘Eco’ en su parabrisas. ¿Se te ocurre una mejor forma de emplear los 23.415 euros que cuesta acceder a su gama? Probablemente sí. Pero con ninguna de ellas sonreirás cada vez que bajes al garaje…

prueba Mazda3 2019 SKYACTIV-G 2.0 122 CV

A destacarA mejorar
Diseño exterior e interiorSensación de amplitud atrás
Respuesta de su motorSistema multimedia
Tacto del cambio

Ficha técnica Mazda3 2019 SKYACTIV-G 2.0 122 CV Zenith
MotorCilindrada1.998 cc
Cilindros4 en línea
Potencia Máxima122 CV / 6.000 rpm
Par Máximo213 Nm / 4.000 rpm
TransmisiónCaja de CambiosManual, 6 velocidades
TracciónDelantera
SuspensiónDelanteraTipo McPherson / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
TraseraRueda tirada con elemento torsional / Resorte helicoidal
DimensionesLongitud4.460 mm
Anchura1.795 mm
Altura1.435 mm
Distancia entre Ejes2.725 mm
AlimentaciónTipo de AlimentaciónInyección directa
PesoPeso1.274 kg
PrestacionesVelocidad Máxima197 km/h
Aceleración 0-100 Km/h10,4 seg
Consumos WLTPUrbanoN.D.
ExtraurbanoN.D.
Combinado WLTP6,3 l/100 km
EmisionesEmisión CO2119 g/km Euro 6
PrecioPrecio OficialDesde 23.415 €

Fotografías: Álex Aguilar

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.