Es miércoles, llevo dos horas metido dentro de un autobús que me traslada del hotel donde he pasado la noche tras haber montado en dos aviones para llegar a Mánchester y, justo cuando se abre la puerta para que bajemos, una torrencial lluvia empieza a caer sobre nuestras cabezas. Sonrío: esta prueba del Ford Mustang Bullitt en el circuito de M-Sport va a ser bastante más divertida de lo que creía.

charla antes de comenzar la prueba del Ford Mustang Bullitt

No creo que sea necesario explicarte por qué siento un cosquilleo cuando lo veo aparcado bajo el agua ni creo que vaya a añadir nada nuevo a las sensaciones que ya te transmitió mi compañero Gabaldoni en esta prueba del Ford Mustang Bullitt pero, desde luego, pienso tratar de exprimirlo todo lo que pueda. Just because. Todo sea por hacer una buena labor periodística tras mi visita al corazón de M-Sport.

Las cifras

Aunque los 6.000 euros de más que piden en Ford por llevarte a casa su particular homenaje a una de las mejores películas de la historia del cine sobre ruedas puedan llevarte a pensar que se trata de un modelo muy distinto al GT ‘normal’, lo cierto es que no. Y tampoco le hace ninguna falta: su motor V8 de cinco litros entrega 460 CV —10 más que su homólogo estándar— y 529 Nm de par máximo que, sin estridencias, le permiten firmar una punta de 263 km/h —aquí un Mustang Bullitt a 260 en la Autobahn— con un 0-100 de 4,6 segundos.

comenzando la prueba del Ford Mustang Bullitt en el circuito de M-Sport

Vale, ahora me vas a decir que no te parecen unos números demasiado impresionantes y no puedo negarlo. Pero hay coches ahí fuera que no están pensados para ir reventando récords, sino para que puedas paladear cada segundo que pases tras su volante. Y el Ford Mustang Bullitt de esta prueba es una magnífica muestra de ello.

Copilotos por un día… ¡en un Ford Fiesta WRC!

Antes de empezar a contarte cómo se comporta sobre la pista, haré un repaso de los elementos que lo diferencian: en su cascarón podrás encontrar una pintura llamada ‘Dark Highland Green’ como la del modelo de 1968 que conducía el mismísimo Steve McQueen. También monta unas llantas específicas, una parrilla frontal sin logotipo alguno y la insignia ‘Bullitt’ en la zona central de su zaga.

Detalles de la parrilla y logo trasero del Ford Mustang Bullitt

Por dentro el Ford Mustang sigue haciendo gala de su ‘americanismo’ y sólo el blanco y redondo pomo de su caja de cambios de seis relaciones —manual, sí— junto con las inscripciones que lo identifican tanto en el volante como la zona derecha del salpicadero delatan su especial condición. ¿Suficiente? Vamos a dar una vuelta.

¡En marcha!

motor 5.0 V8 del Ford Mustang BullittComo ya te he dicho antes, la manta de agua que está cayendo en Cockermouth invita a cualquier cosa salvo a meterse a la pista a lomos de un trasera con 460 CV, pero los de la firma del óvalo confían en nosotros. Yo tampoco entiendo nada, no creas. La primera vuelta la doy con un monitor sentado a la derecha que me bosqueja con unas pinceladas las claves del circuito y me pide por favor que no utilice el modo ‘Race Track’. Tendré que conformarme con el ‘Sport’… y pasar el mal trago escuchando la sinfonía de sus ocho cilindros engullendo aire al unísono cuando piso a fondo el acelerador.

PRUEBA: Ford Mustang Shelby GT350 2019

Por fin llega el momento: inicio la prueba de este Ford Mustang Bullitt en el circuito de M-Sport afrontando la recta principal con el pie a tabla. Es un auténtico placer oírlo rugir y manejar su tosco y seco cambio de marchas, cuyo tacto es amado y odiado a partes iguales pero que a mí me encanta. Quizá el haber llevado unos cuantos hierros viejos me haya curtido en estas cosas. La primera curva es ciega pues llega tras coronar una cresta, en plena frenada y con un desnivel interesante. El coche responde con nobleza y, aunque no es un Porsche 911, se defiende a la perfección a la hora de terminar el giro de forma estable y sincera.

foto de la prueba del Ford Mustang Bullitt en el circuito de M-Sport

La siguiente a izquierdas es rapidísima y debo tener cuidado para no alcanzar la zona de frenado de la siguiente chicane con el coche mal apoyado, por lo que intento dejarme ‘escupir’ por la inercia natural a la zona adecuada para, una vez colocadas las masas en su sitio, darle un buen pisotón al freno. Afortunadamente monta unas buenas ‘paelleras’ firmadas por Brembo y la situación se encarrila sola. Termino los dos giros —a izquierda y derecha— para llegar a una de las curvas más complejas del circuito: una izquierdas de doble radio que se cierra mucho al final y que, además, tiene el peralte cambiado. Y me quedo alucinado con la respuesta del coche: incluso sobre agua —mucha agua— y no haciendo la trazada ideal me perdona y permite que salgamos disparados hacia la siguiente recta.

Tras hacer otra curva lenta más llega el momento decisivo: una ligera ‘s’ que puede hacerse prácticamente a fondo y en la que puedo comprobar lo bien sujeto que va este Ford Mustang Bullitt que estoy probando en el circuito de M-Sport. Atrás quedaron los tiempos de aquellos ponis incontrolables que tantos vídeos de YouTube han protagonizado. Pero sin convertirse en una máquina tan eficaz sin la esencia original del coche. Bravo, Ford.

foto de la prueba del Ford Mustang Bullitt en el circuito de M-Sport

La última curva de la pista es una muy cerrada a izquierdas que da paso a una zona repleta de conos donde los monitores me dicen que baje el ritmo. Sigo pensando que el Mustang GT vale cada uno de los 50.400 euros que cuesta. Y si necesitas ese algo más y te encantan las ediciones especiales —aunque la firma no ha especificado cuántas unidades producirá de este Bullitt—, tendrás que aflojar exactamente 6.000 más. Pero creo que merecen la pena si puedes llevarte a casa algo tan pasional y práctico al mismo tiempo gracias a sus cuatro razonables plazas y su maletero.

PRUEBA: Ford Mustang Shelby GT500 2020

¿Por qué me hace señas ese tipo? ¿Qué quiere? Ah, claro… todavía me quedan dos vueltas más a la pista. Y ahora me la conozco un poco. Por si las cosas no salen como tengo planeado, decidle a mi mujer que la quiero. Y que no se le ocurra vender mi coche de los domingos por el precio que le dije que pagué por él.

barrido de la prueba del Ford Mustang Bullitt en el circuito de M-Sport

Ficha técnica Ford Mustang Bullitt
Motor Cilindrada 5.038 cc
Cilindros 8 en V
Potencia máxima conjunta 460 CV / 7.250 rpm
Par máximo 529 Nm / 4.600 rpm
Alimentación Tipo Inyección mixta / atmosférico
Transmisión Caja de Cambios Manual, 6 velocidades
Tracción Trasera
Suspensión Delantera Tipo McPherson
Resorte helicoidal
Trasera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Frenos Delanteros Discos de freno ventilados 380 mm
Traseros Discos de freno ventilados 330 mm
Dimensiones Longitud 4.789 mm
Anchura 1.916 mm
Altura 1.382 mm
Distancia entre ejes 2.720 mm
Maletero Con dos filas / con tres filas 629 litros / 258 litros
Peso Peso 1.818 kg
Prestaciones Velocidad máxima 263 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 4,6 seg
Consumo WLTP Combinado 11,8 l/100 km
Velocidad baja n.d.
Velocidad media n.d.
Velocidad alta n.d.
Velocidad muy alta n.d.
Emisiones Emisiones de CO2 n.d.
Precio Precio oficial Desde 56.400 euros

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.