Corría el año 1968 cuando se estrenó la película Bullitt. En ella, Steve McQueen, a bordo de un Ford Mustang GT Fastback verde, perseguía durante 12 minutos un Dodge Charger RT por todo San Francisco. Cinco décadas después podemos realizar la prueba del Ford Mustang Bullitt 2018, la versión que rinde homenaje a ese añorado modelo, en la misma ciudad californiana donde se rodó el largometraje.

Lo primero que me llama la atención es su espectacular color verde, denominado ‘Highland Green’. También está disponible en el negro ‘Shadow Black’ -y solo una unidad fue creada en azul con motivo de una subasta benéfica-, pero el de esta prueba es el correcto, puesto que el del vehículo del largometraje era este mismo.

Ford Mustang Bullitt 1968 y 2018
El Ford Mustang Bullitt de 1968 posa junto con el Bullitt de 2018.

Pero no es el único homenaje que la compañía estadounidense ha realizado en esta edición limitada -aún se desconoce a cuántas unidades- que pasará a la historia del Ford Mustang. Los extractores funcionales del capó y la parrilla oscura, más limpia, sin logotipos de ningún tipo y con el borde en cromo; son de nueva factura. Adopta la textura de panal de abeja, algo de lo que carecía el original, pero es algo que no me molesta.

PRUEBA: Ford Focus RS 2017

Ahí no quedan los detalles, porque las espectaculares llantas son de cinco radios, están bañadas en color negro y su exterior porta el color aluminio ¿Te suena su diseño? Obviamente, 19 pulgadas no es la medida del coche clásico. Tampoco los Michelin Pilot Sport con medias 255/40/19 en el eje delantero y 275/40/19 en el trasero. No pasa desapercibido el marco en cromo que envuelve las ventanillas, aunque hecho en falta el tratamiento del original en las lunas laterales posteriores, algo que muchos clientes están pidiendo y que resultaría parecido al del Ford Mustang Iacocca Silver 45th Anniversary Edition.

prueba Ford Mustang Bullitt 2018

Según me han comentado en Ford, la luna posterior tiene las mismas dimensiones que el Mustang Fastback del 68. Asimismo, la zaga equipa una placa con el nombre Bullitt, sustituyendo al ‘pony‘ o a las letras GT, dependiendo de la versión. Los escapes también han sido modificados, siendo únicos en la gama: han intentado ocultarlos al máximo… No así el sonido, porque ¡cómo suena! Lo que ha incorporado sin seguir el guión son las pinzas en color rojo, algo que le da mayor deportividad al conjunto.

pomo cambio Ford Mustang Bullitt 2018En el interior también hay diferencias respecto al Ford Mustang 2018 (prueba). La más importante es el pomo del cambio, que simula una bola de billar, como la unidad que conducía Steve McQueen en el largometraje. Por cierto, un cambio manual de seis velocidades, única opción, una apuesta valiente de la compañía que aplaudo ya que guarda la esencia del clásico. Otro cambio lo recibe el cuadro de instrumentos, que es digital y en el que al dar el contacto aparece la silueta del Ford Mustang Bullitt 2018 que estamos probando -por defecto, en el modo normal, tenemos el indicador de las fuerzas G-. Existen otros dos elementos que varían: la placa del salpicadero con el número de unidad y, por último, la tapicería de los asientos firmados por Recaro, los más deportivos, y de otros elementos, que tienen costuras en color verde. Lo mismo que el volante, forrado en cuero y sin forma achatada en su parte inferior.

PRUEBA: Ford Mustang 2015 2.3 EcoBoost 317 CV

Enciendo el motor, el único disponible: el V8 Coyote, 5.0, atmosférico, con 480 CV (460 en Europa) y un par de 569 Nm (529 Nm). Es el único bloque disponible; ha sido mejorado gracias al sistema de admisión del Shelby Mustang GT350. También la misma barra de torretas, aunque con la chapa Bullitt.

El motor es más potente, y gracias a la suspensión neumática, que es opcional, su maniobrabilidad es sorprendente. A ello se suma la adherencia de sus neumáticos Michelin Pilot Sport 4S.

prueba nuevo Ford Mustang Bullitt

Lo importante del Mustang de la prueba, el Bullitt 2018, es la sensación que ofrece, la experiencia de conducción, sin olvidar la imagen, por su puesto. Y es que su motor se disfruta a altas vueltas, cortando a 7.400 rpm. Además, el conductor cuenta con el sistema Rev Mach, que hace el punta tacón él solo, y con diferentes modos de conducción: Normal, personalizado, Track, para condiciones meteorológicas adversas; y Drag Strip, para el cuarto de milla. Todo ello le acompaña su sonido… ¡Uff, es que suena tan bien!

prueba Ford Mustang Bullitt 2018

Ficha técnica Ford Mustang Bullitt 2018
MotorCilindrada4.951 cc
Cilindros8 en V
Potencia máxima480 CV / 7.000 rpm (460 CV en Europa)
Par máximo569 Nm / 4.600 rpm (529 Nm en Europa)
TransmisiónCaja de cambiosManual, 6 velocidades
TracciónTrasera
SuspensiónDelanteraTipo McPherson / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
TraseraParalelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
DimensionesLongitud4.788 mm
Anchura1.915 mm
Altura1.379 mm
Distancia entre ejes2.720 mm
AlimentaciónTipo de alimentaciónInyección mixta directa/indirecta. Admisión Variable
PesoPeso1.681 kg
PrestacionesVelocidad máxima261 km/h
Aceleración 0-100 km/h4,6 seg
ConsumosUrbano18,6 l/100 km
Extraurbano8,8 l/100 km
Combinado12,4 l/100 km
EmisionesEmisión CO2277 g/km
PrecioPrecio final55.550 euros

Fuente: Univisión Autos

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.