Me he trasladado a California para realizar la prueba del Ford Mustang 2018, el restyling de la sexta generación del mítico modelo que solo en Europa ha logrado vender casi 30.000 unidades.

prueba Ford Mustang 2018

Lo primero que hago es situarme frente a él para comprobar que del exterior, la zona que más ha cambiado es la delantera: del pilar A hasta el inicio es totalmente nuevo. El capó adopta nuevas líneas de diseño, tipo Muscle Car, que le dan más carácter. Rodean una serie de tomas de refrigeración, que son novedad, con rejilla de panal de abeja y con cierta inclinación para impedir la entrada de agua en el sistema eléctrico. Sí, la de disminuir el calor generado por el motor 2.3 Ecoboost es una de sus funciones, pero la primordial es la de reducir la presión debajo del capó, porque la forma del del Mustang es diferente: invertido. De perfil, indudablemente porta el estilo fastback tradicional. Eso sí, sus líneas son más afiladas. Asimismo, cabe señalas que el catálogo se ha visto ampliado con 10 nuevos diseños de llantas -ahora suman doce-, dejando claro que la compañía quiere ofrecer al cliente más posibilidades de personalización, algo que está a la orden del día.

faros Ford Mustang 2018

La parte frontal también es de nuevo cuño, comenzando por los faros, el morro, que lo han bajado dos centímetros y medio; la parrilla, que también ha sido ampliada utilizando las mismas proporciones. Las luces antinieblas es otro elemento que han sufrido una modificación: ya no son redondas y sí horizontales, alargándose al extremo del vehículo y consiguiendo con ello una sensación de mayor anchura. Debajo encuentro unas nuevas tomas de refrigeración, que llevan el aire alrededor de la rueda. Otra novedad es que en la parte inferior del paragolpes se halla un spoiler totalmente funcional. Y es que el Ford Mustang 2018 de la prueba ha cambiado más de los que a primera vista parece.

PRUEBA: Ford Mustang 2015 2.3 EcoBoost 317 CV

Y de la zaga, además de unas nuevas líneas, bastante sutiles, destaca el spoiler, que es “eficientemente neutral” gracias a unos pequeños alerones verticales contrarrestan la excesiva carga aerodinámica que produce. Tampoco podían faltar sus característicos faros LED, el escape doble, cuádruple en el caso del GT; y el difusor, totalmente funcional y que dependiendo de la versión varía su forma.

Prueba del motor Ecoboost 2.3 290 CV Ford Mustang 2018

Abro el maletero y me encuentro lo mismo que en el Mustang anterior, una boca muy estrecha y 408 litros de capacidad de carga. Lo que no localizo es la rueda de repuesto, que ha sido sustituida por un kit reparapinchazos, con el que se consigue reducir unos kilogramos al conjunto.

Ford Mustang Bullitt 2018: novedad en el Salón de Detroit

Respecto al interior, lo primero que me llama la atención es su nuevo panel de instrumentos, que es totalmente digital. Esta compuesto por una pantalla LCD de 12” que simula tanto el velocímetro como el tacómetro, este último con un retraso respecto a uno analógico casi imperceptible. Asimismo, dependiendo del modo de conducción, el display varía. Respecto a los materiales empleados, cabe señalar que han mejorado ligeramente, son decentes.

Interior Ford Mustang 2018

Me intento acomodar en las plazas traseras, y como en el anterior… siguen siendo las de un Mustang: cómodas por su mullido y sus soportes laterales pero con un espacio muy limitado, adecuadas para un niño o adultos para viajes muy cortos.

Comienzo la prueba del Ford Mustang 2018

Ahora sí, pongo en marcha el motor y para ello pulso el botón situado en la consola central. No es necesario sacar la llave para tal fin. Por cierto, una llave que ha cambiado por completo, que es más grande, que mantiene el mustang y que tiene mejor apariencia.

Cuadro instrumentos digital Ford Mustang 2018

Está disponible un cambio manual de seis velocidades o uno automático de 10, que es el que hemos probado. Se trata la misma transmisión que monta el Ford F-150 Raptor, solo que adaptada para este vehículo. También en el ‘muscle car‘ hace un trabajo excelente en cualquier perfil de conducción, y es que tiene su propio cerebro.

PRUEBA: Ford Escort RS Cosworth

El coche de la prueba, el Ford Mustang EcoBoost 2018 se nota muy ligero -la versión Europea pierde caballos, pasa de 317 a 290 CV, para adaptarse a la normativa Euro 6.2 de emisiones-. Influyen los 474 Nm de par máximo. Lo que ha sido mejorado en todos los aspectos respecto al modelo de 2015 es su sonido.

Pero el factor que más me ha impresionado es la suspensión, que es independiente y ahora magnética. Se distingue de sus competidores por su precisión, puesto que el sistema ayuda a que se ajuste a las imperfecciones a una velocidad endiablada. Y por si eso fuese poco, se adapta al conductor interpretando el estado de éste al volante. Además de los sensores regulares, equipa cuatro más, uno en cada rueda. Estos se encargan de medir el recorrido de la suspensión para mantener el vehículo plano y que rinda mejor según el modo y en cada momento.

Prueba Ford Mustang 2018

Existen diferentes modos de conducción que varían la respuesta de la dirección, la suspensión, el cambio, los controles e incluso el sonido: ‘Normal’, ‘My Mode’, ‘Sport +’, ‘Track’, ‘Drag Strip’ y ‘Snow’. Este último es el adecuado para superar condiciones meteorológicas complicadas a pesar de no tener tracción a las cuatro ruedas, perfecto para abrir mercado en lugares como Canadá donde la gente no tendría el Mustang entre sus opciones de compra. Para la prueba del Ford Mustang 2018 selecciono el modo track, el más radical y el indicado para circuito. Lo primero que me llama la atención es la reacción de la transmisión: ¡qué rapidez! Además, el cambio de marchas lo realiza de forma muy suave. No interfiere en la transferencia de peso, que es mínima. La otra cosa que me sorprende es la suspensión. El coche no me brinda ningún balanceo. Vira plano. Y ese trabajo es conseguido gracias a la suspensión, pero también a los materiales que se han empleado, mejorando la rigidez torsional.

Burnout Ford Mustang 2018

De detener el vehículo se encargan unos frenos que hacen bastante bien su trabajo y que, además, me transmiten información. No tanto su dirección, de la cual me gustaría que fuese más comunicativa.

Ford Mustang Fastback ‘Eleanor’: un Mustang de película

La versión de la prueba, el Ford Mustang 2018 Ecoboost puede seguir el ritmo del GT, éste con un V8, porque así ha evolucionado: por la diferencia de peso, la suspensión independiente y la transmisión automática de 10 velocidades consigue esas milésimas que le sirven para alcanzar a un vehículo con una tecnología menos moderna.

Prueba Ford Mustang 2018 Ecoboost
Univisión Autos

Valoración
Puntuación final
Compartir
Artículo anteriorEl nuevo Gran Turismo ya está en desarrollo
Artículo siguienteSuperdeportivos con transmisión manual: ¡los héroes puristas que quedan!
Jaime Gabaldoni
Director en Univisión Autos. Nacido en Lima, Peru. Viviendo el sueño en Miami. Devoto de mi hijo y mi trabajo.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.