Es un hecho que lenta y dolorosamente nos estamos despidiendo de los tres pedales si nos toca hablar de coches a los que difícilmente podremos acceder. Salvo el Hennessey Venom GT, quien encontró sucesor en el Venom F5, la gran mayoría de los exquisitos coches de élite se desplaza con transmisiones de doble embrague y levas al volante que superan al accionar del piloto más preciso con creces. No obstante, un pequeño grupo se resiste y todavía permite que sus compradores puedan tener el control total del coche. He aquí algunos superdeportivos modernos que aún con su elevado costo no olvidan lo “esencial”.

Los 5 mejores Ferrari con motor V8

Noble M600

De buenas a primeras, arrancamos con el más radical de la lista. De procedencia británica pero con mala leche estadounidense (el dueño de Noble: Peter Dyson es de allá) el M600 es una completa oda al purismo pues carece de asistencia tecnológica salvo un ridículo control de tracción cuyo botón está inspirado en un caza de las Fuerzas Aéreas del Reino Unido, hasta podemos atrevernos a compararlo con el McLaren F1 en su esencia. Propulsado por los 650 CV de un V8 Twin-Turbo de origen Yamaha compartido con los Volvo XC90 y S80, el superdeportivo británico es controlado por una caja manual de seis velocidades. Sin ningún tipo de asistencias, es quizá el último caudillo de los deportivos de raza pura.

Chevrolet Corvette C7

En cualquiera de sus variantes, partiendo del “humilde” Stingray hasta llegar al hipervitaminado ZR1, la generación vigente del deportivo por excelencia -o así lo creen muchos- de los Estados Unidos de América, todavía apuesta por una conducción purista merced a que a la par ofrezcan una versión con caja automática de ocho velocidades. Para los tres pedales apuestan a una de siete marchas y a partir de 80.000 en la moneda norteamericana, se puede saborear a uno de los pocos deportivos de raza pura en el mercado.

Las versiones de calle más desconocidas de coches de carreras

Aston Martin Vantage V12 S

Aunque la nueva generación se despidió de los tres pedales y cambió su diseño por una visible evocación al Vulcan, sumada a su sociedad con Mercedes-AMG como suministradora de sus motores V8 Biturbo, no cabe duda que en buen tiempo, se recordará al Aston Martin Vantage por ser de los pocos deportivos modernos que apostaron a una transmisión manual. No era el preferido de James Bond, pero sí de los entusiastas y, por obvias razones, de quienes pudiesen costearlo.

Porsche 911 R

Cuando en Stuttgart oyen las plegarias, la respuesta es siempre un sí, y con el 911 R, que engalana la portada de este artículo, no podía hacerse la excepción. Aunque se trate estrictamente de una edición limitada a 991 unidades y está basada sobre el GT3 aunque sin su potentado alerón trasero, el motor de 6 cilindros opuestos girando a 8.500 revoluciones por minuto no se describe de otra manera sino como un canto de cisne. El mercado de ocasión osaba con quintuplicar su valor comercial de al menos 200.000 euros y Porsche “acabó con el mal de raíz” al lanzar el 911 GT3 Touring Package.

Los mejores motores V12 de BMW

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.