Hoy en día puede que no, pero hace no tanto tiempo el precio a pagar para participar en bastantes competiciones del mundo del motor era crear una serie especial de homologación para calle, cuya tirada variaba según el campeonato, que justificara la existencia del modelo de carreras como un derivado del mundo de la producción. El resultado fue una época dorada en la que era posible encontrar por la calle (con mucha suerte) versiones descafeinadas de los reyes del motor. Estas son las versiones de calle más desconocidas de coches de carreras.

Los coches de calle del Grupo B

Y es que si nos ponemos a repasar, seguramente los míticos modelos del Grupo B vengan a la cabeza rápidamente, no obstante es una categoría convertida en leyenda e idolatrada por casi cualquier aficionado al motor. Pero hoy lo que queremos es recordar otros no tan populares pero que, ganaran o no en sus variantes de competición, fueron igual de espectaculares.

Mitsubishi Pajero Evolution

El ‘PajEvo’, mote que por aquí no aplicamos ya que para nosotros es el Montero, se fabricó entre los años 97 y 99 para que el modelo participara en la categoría T2 del Dakar. Se trataba de la mejor versión posible del todoterreno, con un motor 3.5 V6 de 276 CV de potencia, nuevos diferenciales y una suspensión con una configuración específica. Por no mencionar las molonas aletas traseras. Y todo ello supuso un éxito sin precedentes, ganando la prueba e incluso quedando por delante de los modelos de la categoría T3, teóricamente mejores.

Las versiones de calle más desconocidas de coches de carreras Mitsubishi Pajero Evolution

BMW M3 GTR Strassenversion

Cuenta en su currículum con varias medallas, tales como ser el primer BMW con motor V8 o el modelo más radical que, hasta aquel día, había fabricado la marca. Fabricado para participar en la American Le Mans Series, tenía que producirse una tirada de calle de 10 unidades por normativa, y vaya si lo hicieron: prácticamente una versión matriculable del coche de competición, pesaba 1.350 kilos, su motor 4.0 V8 entregaba 450 CV, suspensión dura y rebajada, chasis más rígido, kit de carrocería específico… una joya por la que en su día había que pagar cuarto de millón de euros.

Subaru Impreza 22B STI

Un homenaje de la marca al modelo con el que Colin McRae dominó el mundial de rallyes en los 90 en formato de coche de calle: carrocería de dos puertas, color azul, llantas doradas, motor 2.2 bóxer turbo de 280 CV y tracción integral. Solo se fabricaron 424 que, lógicamente, volaron vendiéndose en apenas media hora.

Las versiones de calle más desconocidas de coches de carreras Subaru Impreza 22B STI

El Subaru Impreza WRC de 1997 de Colin McRae sigue en venta

Dauer 962 Le Mans

Como muchos otros en esta lista, nació con el campeonato de la categoría GT1 en mente y fue el hermano de calle del Porsche 962. Su diseño estaba directamente sacado de competición y contaba con materiales con kevlar y carbono que rebajaban su peso hasta los 1.080 kilos. Su motor bóxer 3.0 turbo entregaba 730 CV de potencia y devoraba el 0-100 en 2,8 segundos. Sufrió modificaciones respecto a la variante de carreras, como un segundo asiento o la tapicería de cuero.

Las versiones de calle más desconocidas de coches de carreras Dauer 962 Le Mans 1

Plymouth Road Runner Superbird

La NASCAR tenía unos requisitos de homologación más estrictos, como muestran los 1.920 Superbird que se fabricaron. Hermano mestizo del Charger Daytona, es fácilmente reconocible por su enorme alerón y por su afilado morro. Los clientes tuvieron ocasión de elegir entre tres motores HEMI V8, dos “pequeños” de hasta 390 CV y el denominado ‘Elephant’ que ascendía hasta los 425 CV.

Toyota GT-One

Se desarrolló para correr el Le Mans en la categoría GT1, pero impactó por un diseño peculiar que recordaba a categorías superiores, a algunos de cuyos integrantes incluso llegó a superar. Gran parte de la responsabilidad de esto recae en su motor, un bloque 3.6 V8 sobrealimentado por dos turbos Garrett que desarrollaba 600 CV y 350 Nm de par máximo.

Las versiones de calle más desconocidas de coches de carreras Toyota GT-One

Fernando Alonso finaliza su primer test con el Toyota TS050 Hybrid de cara a Le Mans

Nissan R390 GT1

Como muchos coetáneos, nació para homologar una versión que triunfara en Le Mans. Tiene el nombre de Nissan, pero en realidad fue desarrollado por TWR. Con fibra de carbono por doquier y una silueta baja hasta el extremo, montaba el motor VRH35L de 350 CV que en competición alcanzaba los 650 CV de potencia.

Las versiones de calle más desconocidas de coches de carreras Nissan R390 GT1

Volkswagen Race Touareg 3 Qatar Concept

Espoleada por la victoria de Al-Attiyah en el Dakar de aquel año, Volkswagen presentó en el Salón de Qatar un prototipo derivado del modelo de competición. Respetaba la imagen y la mecánica de este (un motor 2.5 TDI de 310 CV), pero añadía muchos elementos que lo civilizaban, como un interior totalmente rediseñado, asientos Recaro o las llantas BBS doradas de 16 pulgadas.

Nissan Skyline R33 LM

Nunca lo verás en vivo: solo existe uno y está guardado bajo llave. El único R33 LM de calle, necesario para participar en la categoría GT1 de Le Mans. Prácticamente idéntico al de competición salvo por la ausencia de pinturas de guerra, tenía un peso rebajado hasta los 1.150 kilos, en gran parte gracias la sustitución de la tracción integral por una trasera, y empleaba el motor RB26DETT, que para calle se capó a 300 CV (el de circuito llegó a entregar 600 CV).

Las versiones de calle más desconocidas de coches de carreras Nissan Skyline R33 LM

Honda NSX-R GT

Para muchos el nuevo NSX no está a la altura del original, pero es que no es fácil cuando hablamos de un mito. Y si ya el modelo “normal” era un escándalo, la rareza que supuso el NSX-R GT, todavía más. Se fabricaron 5 unidades para cumplir el requisito de homologación del Super GT y no se tiene claro que modificaciones tenía la parte mecánica más allá del esnórquel trasero que refrigeraba su motor V6. Un unicornio literal.

Las versiones de calle más desconocidas de coches de carreras Honda NSX-R GT

Hallan un Honda NSX abandonado en un bosque en Rusia

Maserati MC12

Creado para participar en la categoría GT1, se le conoce como el “Ferrari bastardo” porque emplea el chasis del Ferrari Enzo. Se necesitaban 25 unidades para la homologación, pero se acabaron produciendo 60, 12 de ellas en versión Corsa. Pesaba 1.150 kilos y su motor 6.0 V12 atmosférico entregaba 632 CV (755 CV para el Corsa) para lanzarle de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.