Los mejores motores V12 de BMW

Mejores motores V12 de BMW

En esta época de downsizing, dominada por motores pequeños, ‘apretados’ y con turbo, encontrar un modelo que bajo el capó albergue un mastodóntico y glorioso bloque V12 es algo cada vez más difícil. A pesar de ello, hay excepciones, elegidos que se mantienen fieles a su esencia aunque muchos la consideren cosa de otra época. Uno de ellos en la Serie 7, siempre fiel a esta mecánica y que ha dejado los mejores V12 de BMW de la historia.

La gran berlina no comenzó su andadura con uno de estos, pero solo hubo que esperar a su segunda generación (E32) que vio la luz en 1987 (hace 30 años ya), para que montase el primer V12 de la historia de la marca. De hecho, fue bastante particular porque el 750i lo que hacía era montar dos bloques M60 de los que utilizaba el 323i de la época pero unidos. Conformaban un propulsor de cinco litros que entregaba 300 CV de potencia para acelerar de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos.

Desde entonces ha sido tradición que cada Serie 7 fuera acompañado de un V12. La tercera generación (E38) se estrenó en 1994 y montaba una evolución del motor, denominada como M73, y que conseguía elevar su cilindrada hasta los 5,3 litros y su potencia hasta los 326 CV. La mejora redundaba en unas mayores prestaciones, pasando de 0 a 100 km/h en 6,6 segundos, lo que suponía una mejora de ocho décimas respecto a su predecesor.

Los 5 mejores Ferrari con motor V8

Con el cambio de siglo, en 2003 tuvo lugar la cuarta venida del modelo, con la versión de motor V12 pasando a denominarse 760i e incorporando importantes novedades. El propulsor estrenó inyección directa de combustible y sistema de apertura de válvulas. Llegó a los 6,0 litros y sufrió un contundente incremento de potencia hasta los 445 CV. Lógicamente recortó de manera considerable el tiempo el 0-100 el modelo previo: 5,5 segundos.

Casi más importante fue el cambio que se produjo en el V12 de la quinta generación: llegó el turbo, acompañado de un gran aumento de potencia que alcanzó los 544 CV. Todo ello sirvió para arañarle casi un segundo al crono (0-100 km/h en 4,6 segundos).

BMW M760Li xDrive: en Ginebra con motor V12 de 610 CV

Y de esta manera llegamos al presente, en el que la evolución tecnológica ha dado lugar al Serie 7 más potente de la historia, el BMW M760Li xDrive. Su V12 cubica 6,6 litros, monta un turbocompresor y desarrolla 610 CV y 800 Nm de par máximo. Lo gestiona una caja de cambios automática de ocho velocidades que manda la fuerza a las cuatro ruedas (aunque se prioriza el eje trasero) para devorar el sprint de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos. Además, con el paquete opcional M Driver se desbloquea su velocidad máxima hasta los 305 km/h.

Como bonus tracks, tres modelos que seguramente desconocías. La evolución del M70, el V12 de la segunda generación del Serie 7, dio como resultado el S70, un motor de competición con el que la marca ganó las 24 Horas de Le Mans de 1999. Además, también fue el origen del bloque que utilizaría el McLaren F1, que acabaría teniendo 6,1 litros de cilindrada y entregando una potencia de 630 CV. Y por último, el BMW X5 Le Mans, la variante más salvaje del SUV con un motor V12 de 700 CV.

Motor V12 BMW

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here