Te aseguro que no es nada fácil para un petrolhead como yo, aficionado a los rallyes de toda la vida, mantener las formas cuando un colega te dice que te ha apuntado para conocer de primera mano las instalaciones de M-Sport. ¿No te suena de nada? Ya te vale. Toma asiento, anda.

Aunque te pueda parecer imposible, en el Mundial de Rallyes siempre ha habido hueco para pequeños preparadores que, a pesar de contar con un presupuesto más modesto que las grandes marcas —como la alemana Volkswagen y su Polo WRC—, han jugado un papel muy importante a la hora de allanarle el camino hacia el éxito a las jóvenes promesas del deporte. Con esa idea —y alguna otra más en la cabeza, claro— decidió Malcolm Wilson fundar a finales de los 90 su propio equipo, bautizado como M-Sport.

No fue hasta el año 2006 en que la estructura británica dio el paso y se lanzó a establecerse como un equipo oficial —luciendo los míticos colores de Stobart—, contando con unos cuantos jóvenes talentos como Matthew Wilson, Pieter Tsjoen, Kosti Katajamäki, Luis Pérez-Companc y un chaval que, quizá, te suene de algo: Jari-Matti Latvala. Tras varios años de éxito, en 2012 Ford anunció su retirada oficial del WRC… y M-Sport confirmó su intención de seguir evolucionando sus Fiesta —prueba del modelo ST 2018— como si de una escudería oficial de la marca se tratase. Eso sí, la compañía de Detroit siempre mantuvo el contacto y apoyó a M-Sport, aunque solo en el área técnica -claro ejemplo de ello fueron los proyectos conjuntos que se llevaron a cabo, como las actividades con Ken Block y, especialmente, las desarrolladas en el rallycross. Fue en 2018 cuando llegó la noticia que todos esperábamos: Ford regresaba al WRC de forma oficial, y lo hacía bajo el nombre M-Sport Ford World Rally Team.

La casa del bueno de Malcolm

¿Recuerdas el paseo que pude darme de copiloto en un Ford Fiesta WRC? Pues unas horas antes tuve la oportunidad de recorrer cada rincón de las instalaciones que posee M-Sport desde su fundación, en 1998, en pleno corazón de Inglaterra. Wilson eligió una pequeña villa en Dovenby (a unos cuatro kilómetros de Cockermouth) erigida originalmente en el siglo XII y que, en los últimos años, había servido como clínica para enfermos mentales. ¿No ves la conexión? Teniendo en cuenta la función que empezaría a cumplir a partir de ese momento y los plomos que hay que tener fundidos para llevar los coches como los llevan los pilotos del Mundial, yo sí.

Comenzamos la visita en la sala principal admirando los cientos —y lo digo literalmente— de trofeos que llenan las amplias estanterías de la estancia. “Tiene que haber colado alguno de cuando su hijo quedó octavo en la olimpiada matemática del colegio”, pienso. Pero no: todos y cada uno de ellos son recuerdos de su exitoso paso por citas de toda índole alrededor del mundo. Antes de seguir con el paseo, preciso ir al aseo un momento. Que se convierte en unos 10 minutos por culpa de un pasillo decorado con fotos de Malcolm pilotando artefactos de toda clase, casi siempre con el óvalo azul en su capó. Y mi mujer buscando ideas para decorar la casa en un catálogo de Ikea…

La siguiente parada de la ruta es el pequeño museo al que han dado forma en una recogida casa típicamente inglesa: allí nos esperarían una unidad del Fiesta WRC con el que Hirvonen se aupó a la tercera plaza en Suecia 2013, otra del Focus WRC que terminó en idéntica posición también a sus mandos en el de Gales de 2010 y, como no podría ser de otro modo, dos auténticos clásicos. Y te estoy hablando de un Escort MkII con el que Malcolm sigue tomando la salida en algunas pruebas y un verdadero unicornio con forma de coche: el Escort RS1700T con el que la firma planeaba asaltar la máxima categoría del Mundial hasta que un tal Ford RS200 apareció en escena. Oh, sí.

Como puedes ver en las imágenes, no hay centímetro cuadrado de pared que no esté cubierto de recuerdos y trastos que cualquier aficionado mataría por tener en casa: desde gorras firmadas por todo quisque a monos, trofeos e incluso algunas piezas de los artefactos con los que han acudido a tantas pruebas mundialistas a lo largo de sus más de 20 años de historia.

Tras un buen rato de charla con nuestra guía particular llegó el momento de volver al hall principal, no sin antes pasar por una pequeña habitación donde descansa el Ford Focus WRC con el que Sir Colin McRae —te concedo unos segundos para que hagas la pertinente reverencia— se alzó con la victoria en el Safari de 1999. Te mentiría si te dijera que no me emocioné al verlo. Colin, amigo: te echamos muchísimo de menos.

La unidad de neonatos

Antes de pasar a la nueva pista de pruebas en la que pude disfrutar dando unas vueltas con un Ford Mustang Bullitt —prueba— y acompañando a Sebastian Priaulx en un Ford GT, llegaba el plato fuerte: un breve vistazo a las instalaciones en las que preparan todos los vehículos de competición de M-Sport.

La cadena cuenta con espacios diferenciados de toda clase que incluyen el mecanizado de piezas, el montaje de motores —se necesita una semana para montar a mano el corazón de un Fiesta WRC— y el poner todas las piezas en su sitio para tener los coches listos para competir. Durante nuestra visita pudimos contar hasta seis Fiestas de distintas categorías, un Focus RS 2017 —prueba— ‘muleto’, dos Bentley Continental GT3 que compiten en las ya célebres Blancpain GT Series y cuatro unidades del Jaguar I-Pace para el eTrophy —que acompaña a la Fórmula E allá donde va ésta—. Pocas fotos pudimos hacer ahí dentro, por razones lógicas… pero aquello parecía un maldito quirófano. Dicen que el diablo está en los detalles. Por allí debe estar como Pedro por su casa…

Terminamos la visita en la misma sala donde la comenzamos esperando nuestro turno para saltar a una pista anegada de agua con un Mustang Bullitt. De propulsión. Con 460 CV bajo el pedal derecho. ¿Quieres que te cuente cómo fue? No dejes de visitarnos. ¡En breve tendrás todo por aquí!

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.