Estados Unidos se encuentra sumida en una situación de tensión social provocada por la muerte de George Floyd a manos de las fuerzas policiales de Minneapolis el pasado 25 de mayo. Ha derivado en revueltas y disturbios en muchas ciudades del país y, como suele suceder en estos casos, muchos están aprovechando para llevar a cabo actividades poco lícitas que poco o nada tienen que ver con la protesta inicial, como es el caso del robo de 50 coches de un concesionario de San Leandro, situado en Alameda County en California.

Dodge Charger SRT Hellcat Widebody: extra de anchura y músculo

Se trata de una de las localidades más afectadas por las revueltas y ayer lunes, el dueño del concesionario de Dodge, Carlos Hidalgo, lo vio venir. Desde su local vio como los protestantes saqueaban una tienda de Nike situada al otro lado de la carretera y, al terminar, como se dirigían hacia su negocio. Intentando anticiparse, pidió a sus empleados que colocaran algunos de los vehículos para bloquear la salida, esperando así evitar el robo, y que luego salieran de la escena. Sin embargo, de poco sirvió.

Como se puede ver en los vídeos subidos a las redes sociales, los asaltantes consiguieron su objetivo. En declaraciones a CBS, el propio Hidalgo apunta que consiguieron acceso al lugar donde estaban guardadas las llaves de los automóviles y luego hicieron saltar las alarmas para guiarse hasta cada uno de los coches.

“Ahora mismo creemos que [se llevaron] unos 50 [coches]. Tenemos localizadores en ellos, así que estamos viendo cuáles están todavía por ahí. Están corriendo por todas partes”, explica Hidalgo.

robo concesionario san leandro

El botín con el que se hicieron es cuantioso, puesto que entre ese medio centenar de automóviles se encontraban al menos un par de Hellcat (un Charger y un Challenger), así como otros modelos valorados en importantes sumas. Además, el montante económico también es mayor debido a los numerosos destrozos provocados, entre los que están los daños recibidos por el coche que los empleados colocaron para bloquear la salida, que fue embestido, o la cristalera que directamente atravesó uno de los participantes con uno de los vehículos que estaban en exposición.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.