Esta prueba del Dodge Challenger SRT Demon es especial. No porque se trate de un vehículo fuera de lo habitual, sino porque la voy a hacer en su hábitat natural, para lo que ha sido desarrollado: el 1/4 de milla. Para ello he viajado a Indianápolis, al ‘Lucas Oil Raceway‘, un circuito especialmente preparado para este tipo de competiciones.

prueba Dodge Challenger SRT Demon

Pero antes de comenzar a disfrutar hecho un vistazo a su exterior para apreciar los cambios respecto al (prueba) Dodge Challenger Hellcat. Uno de ellos los tiene su perfil: los pasos de rueda. Son mas robustos, sobredimensionados, que además de darle una presencia imponente, sirven para alojar neumáticos más anchos. Como el coche de la prueba tiene la configuración especial para ‘drag race‘, los neumáticos delanteros, que pueden llegar a levantarse del suelo unos 90 centímetros, son muy estrechos.

motor Dodge Challenger SRT Demon

No así los traseros, que tienen unas medias de 315/40 18. Éstos, que van montados en unas llantas forjadas, han sido fabricados especialmente para el coche, como muestra el logo del domino inscrito en ellos, para maximizar así la tracción en la pista. Tienen un compuesto especial extremadamente blando y menos rigidez lateral, por lo que la velocidad máxima está limitada a 263 km/h (164 mph) -puede alcanzar los 321 km/h (200 mph)-.

Como la trasera no ha cambiado nada, me desplazo a la parte delantera. El capó ha sufrido modificaciones de consideración, totalmente funcionales y no estéticas. Solo hay que ver su air grabber, de 291 centímetros cuadrados (45,2 pulgadas cuadradas) en color negro, cifra que le alza como la toma de aire más grande de la industria. Tiene la función típica de este elementos, refrigerar el propulsor, pero también trabaja para llevar aire al sistema de admisión. Se tiene que alimentar a este motor V8 de 6.2 y 840 CV con un 35% más de aire, por ello, al abrir el capó descubro que el filtro del aire está expuesto, como ocurre en los coches de competición.

PRUEBA: Dodge Viper SRT ACR 2016

Ten en cuenta que, como bien me ha comentado un ingeniero, el bloque necesita un gran volumen al recorrer el cuarto de milla al máximo de su potencia, una cantidad que gestionarían unos 800 pulmones. Por tanto, las parrillas, que tienen el mismo diseño que en el Hellcat, y el faro, que mediante un hueco manda este elemento directamente al sistema de admisión, también ponen su granito de arena. El otro cambio que adopta el coche de la prueba, el Dodge Challenger SRT Demon, se halla en la parte inferior del paragolpes: el splitter; es más robusto para mejorar la tracción de las ruedas del eje delantero.

prueba Dodge SRT Demon

Pero los ingenieros no solo han tenido que resolver este problema, también han tenido que encontrar una solución para refrigerarlo. Son 2.500 los grados centígrados que genera cada uno de los cilindros en su interior y 11 las toneladas de presión. Por ello, la cantidad de temperatura que alcanza al realizar el cuarto de milla es el equivalente a lo que generan 250 tostadoras juntas. De ahí la refrigeración especial del coche de la prueba, el Dodge Demon, que se encarga de reducir la temperatura en 10 grados, gracias a que trabaja con el aire acondicionado -de hecho, en el modo ‘Drag’, el sistema de climatización se dedica exclusivamente a enfriar el motor-.

easter egg Dodge Challenger SRT DemonUna vez pasado revista al exterior, toca el interior, que no cambia mucho respecto al Hellcat. El volante es el mismo, pero ahora viene tapizado en Alcantara. Los cinturones, que están personalizados con el logo del Demon, son de cinco puntos de anclaje, por lo que es una tarea más engorrosa ponérselos si lo comparo con uno de tres, pero ten en cuenta que son obligatorios si vas a competir. Los asientos también son los mismos, los firmados por SRT, solo que en el respaldo está impreso el demonio; son cómodos porque son mullidos, pero al mismo tiempo tienen mucho apoyo lateral. Además, las tomas de refrigeración esconden un easter egg; la palabra ‘Demon’ en ellas. Pero no es el único huevo de pascua, puesto que tanto el parabrisas como la luna trasera llevan impreso en pequeño un coche quemando rueda.

PRUEBA: Porsche 911 GT2 RS (991)

Es hora de encender el vehículo. Lo hago pulsando un botón. Aparece el logo del demonio en la pantalla del cuadro de instrumentos, un cuadro de instrumentos que es igual al del Hellcat, solo que las esferas son blancas. Ajusto el volante en altura y profundidad de forma eléctrica, al igual que los asientos; rápidamente encuentro una posición de conducción cómoda. Asimismo, y a pesar de la toma de refrigeración del capó, tengo buena visibilidad frontal.

cuadro instrumentos Dodge Challenger SRT Demon

El Dodge Demon ofrece al conductor diferentes modos de conducción, por lo que permite circular en un modo que no es el radical para hacer drag. Existe alguno más dócil para ciudad, aunque no tiene el mismo tarado que en el Challenger normal; tampoco en un Hellcat, aunque no me molesta. Eso sí, ten en cuenta que si lo compras para utilizarlo todos los días, espero que los viajes no sean muy largos.

logo Dodge Challenger SRT Demon
Logotipo del Dodge Challenger SRT Demon.

Se ha reducido la firmeza de la suspensión un 28% atrás y un 35% delante. Sí, es lo contrario a lo que estamos acostumbrados a ver en las versiones más deportivas, donde se endurece. Pero ten en cuenta que estos cambios se han realizado para tener la mejor transferencia de potencia en línea recta, y eso se nota en que se ha mejorado el agarre en un 11%.

Prueba del 1/4 de milla con el Dodge Challenger Demon

Para qué he venido a Indianápolis, pues para hacer la prueba del 1/4 de milla con el Dodge Demon. Para ello hay que realizar un proceso de dos etapas que no es fácil y necesita práctica.

burnout Dodge Challenger SRT Demon

  • Primera fase: realizar un burnout para calentar los neumáticos posteriores para darle la mejor tracción posible.
  1. Pulso SRT
  2. Modo ‘Drag’
  3. ‘Drag options’
  4. ‘Active Line Lock Control’
  5. Pulso ok
  6. Presiono el freno
  7. Lo llevo a 12.000 PSI (827.371 bares)
  8. Lo mantengo activado
  9. Suelto el freno
  10. Acelero con el botón pulsado
  11. Lo suelto y suelto el acelerador suavemente
  • Segunda fase: aceleración
  1. Presiono las dos levas
  2. Acelero
  3. Suelto la leva de la izquierda
  4. Suelto el freno
  5. Suelto la leva derecha y acelero

El 0 a 60 mph (0 a 96 km/h) lo realizo entre 2,3 y 2,5” y el cuarto de milla en 9.65” a una velocidad de 225 km/h (140 mph). Es impresionante. La sensación que tengo en el momento de la aceleración es como si mis órganos presionaran al asiento, pero, al mismo tiempo, que tú tienes el control de este ‘cohete’. Es difícil de describir y difícil de comparar con alguna otra experiencia. Y claro, por supuesto para detener a esta bestia se han instalado frenos Brembo de seis pistones delante y de cuatro atrás.

PRUEBA: Mercedes-AMG GT R

El precio base del Dodge SRT Demon en Estados Unidos es de 86.000 dólares. Pero recuerda que esa cifra puede aumentar debido a las múltiples opciones que tiene, como prescindir del asiento del copiloto, de la segunda fila, instalar una jaula de seguridad…

prueba Dodge Challenger SRT Demon
Algunos de los accesorios disponibles para el Dodge Challenger SRT Demon.
Ficha técnica Dodge Challenger SRT Demon
Motor Cilindrada 6.166 cc
Cilindros 8 en V
Potencia máxima 840 CV / 6.300 rpm
Par máximo 1.045 Nm / 4.500 rpm
Transmisión Caja de cambios Automática, ocho velocidades
Tracción Trasera
Suspensión Delantera Bilstein adaptativa
Trasera Bilstein adaptativa
Dimensiones Longitud 5.017 mm
Anchura 2.002 mm
Altura 1.458 mm
Distancia entre ejes 2.951 mm
Alimentación Tipo de alimentación sobrealimentado
Peso Peso 1.941 kg
Prestaciones Velocidad máxima 326 km/h
Aceleración 0-60 mph (0-96 km/h) 2,3″
Consumos Urbano 18,1 l/100 km
Extraurbano 10,7 l/100 km
Combinado 14,7 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 n.d.
Precio Precio final Desde 86.000 dólares (75.500 euros, aproximadamente)

Fuente: Univisión Autos

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.