En 2004, Mercedes irrumpía en el segmento de los grandes sedanes con un nuevo concepto de berlina de corte deportivo. Sus líneas ya denotaban un carácter especial sin renunciar al estilo propio de los vehículos de su clase. En 2010 llegaba el sucesor, con un éxito algo más modesto, y ya en 2018 ha debutado la tercera generación dispuesta a cambiar el guión de los últimos años. Su nueva imagen lo sitúa como abanderado de la siguiente generación de modelos de la marca, un título que le ayudará a reivindicarse frente a su competencia más directa. Esta ha sido mi prueba del Mercedes CLS 350d 4MATIC.

PRUEBA: Mercedes Clase E 220 d Estate All Terrain

Revelado a principios del año pasado, el nuevo Mercedes CLS 2018 tiene la difícil tarea de reinventar, una vez más, al fabricante alemán. Y es que, junto al Mercedes Clase A 2018 (prueba), el CLS presenta la nueva firma de diseño tanto exterior como interior de la marca, aunque preservando parte de los atributos que simbolizan al modelo desde hace más de una década.

El nuevo lenguaje de diseño de Mercedes debuta en el CLS

En 2010, Mercedes-Benz logró reinventarse con un diseño que ha permitido rejuvenecer a la marca considerablemente. Atrás quedaron su estilo clásico y excesivamente conservador para dar paso a una imagen más elegante y deportiva, unas formas que han cautivado a multitud de nuevos compradores y que se ha reflejado en un repunte en las ventas. Sin embargo, este pasado 2018 la firma con sede en Stuttgart ha decidido obrar de nuevo el milagro e introducir un lenguaje de diseño aún más radical, deportivo y estilizado que promete llamar aún más la atención.

Una imagen imponente. El futuro de Mercedes ya está escrito

Y lo logra, aunque lo hace en vivo. Las fotos no hacían justicia a la imponente imagen del Mercedes CLS cuando lo vi por primera vez. Sus nuevos faros, que recuerdan a los ojos de un escualo nadando amenazante hacia su presa, la gran parrilla de diamante y sus angulosas formas en el parachoques delantero dan paso a un capó enorme, una luna delantera inclinada y a la clave de su imagen, el techo con caída al estilo coupé que se funde a través de una amplia ventana posterior con la tapa del maletero. En la zaga también encontramos el cuadro óptico inspirado por el de los Mercedes Clase S Coupé y Clase S Cabrio, aunque de nueva talla.

Detalle faro Prueba Mercedes CLS 350d 4MATIC 2018

Referente tecnológico de Mercedes

Esta nueva imagen continúa en el interior, un habitáculo protagonizado por la doble pantalla de 12,3 pulgadas, el sistema de iluminación ambiental que armoniza una atmósfera repleta de materiales premium con cuero, madera, acentos metálicos y costuras visibles, y el nuevo volante, con radios más anchos que acomodan unos controles táctiles para gestionar en su totalidad la infinidad de menús y funciones del sistema de infoentretenimiento.

También son nuevos en la gama CLS las motorizaciones, potentes propulsores de seis cilindros en línea que están disponibles desde su lanzamiento. El bloque de gasolina es el CLS 450 4MATIC, con 367 CV y 500 Nm, acompañado de un sistema de microhibridación con un motor eléctrico que añade otros 22 CV y 250 Nm de par temporalmente mediante la función EQ Boost. La unidad diésel, el CLS 350d 4MATIC, es un 3.0 litros de seis cilindros en línea con 286 CV y 600 Nm de par. No ofrece la función de hibridación suave, pero mejora en un 10% su eficiencia de combustible con respecto a su predecesor. Ambos están asociados a un cambio automático 9G-TRONIC de nueve velocidades y a un sistema de tracción total 4MATIC.

Interior Prueba Mercedes CLS 350d 4MATIC 2018

Prueba Mercedes CLS 350d 4MATIC

Abro la puerta (sin marco en la ventana) del Mercedes CLS 350d 4MATIC de mi prueba y analizo con detenimiento cómo han evolucionado los sobrios interiores de Mercedes hasta llegar a este auténtico escaparate tecnológico. Dos pantallas hermanadas, el nuevo volante, las superficies, los materiales, ese olor premium tan característico… Todo en el CLS es lo último que ha desarrollado Mercedes para su siguiente generación de vehículos. Es necesario imperativo dar un paso atrás y contemplar su magestuosa línea coupé, sus casi cinco metros de elegancia, dinamismo y carácter germano asentado sobre llantas de aleación AMG de 20 pulgadas.

PRUEBA: Audi A8 50 TDI quattro tiptronic

El hermetismo en el habitáculo se hace evidente nada más cerrar la puerta. Quiero que todos los sistemas se activen para descubrir qué es lo que va a ofrecernos la marca de la estrella en el futuro próximo. Tras pisar el pedal del freno y presionar un botón parpadeante donde se puede leer “START ENGINE”, el propulsor de seis cilindros en línea cobra vida con un suave repiqueteo que me recuerda que, bajo el capó, se encuentra un poderoso motor turbodiésel de 3.0 litros con 286 CV y 600 Nm de par, suficientes para impulsar las casi dos toneladas de peso del CLS.

Frontal dinámica Prueba Mercedes CLS 350d 4MATIC 2018

Salir a carretera para realizar la prueba del Mercedes CLS 350d 4MATIC es lo más parecido a disfrutar de un cómodo viaje en los asientos de primera clase de una aerolínea, una sensación a la que puede contribuir la suspensión neumática opcional. Pese a que los coches diésel no disfrutan de su mejor momento actualmente, el motor del CLS lo convierte en un crucero confortable con el que recorrer largas distancias sin importar los consumos, la sonoridad ni la entrega de potencia.

El comportamiento dinámico del CLS 350d 4MATIC se puede gestionar a través de los diferentes modos de conducción disponibles, los cuales afectan tanto a la entrega de potencia, la reacción del acelerador y la dureza de la dirección, como al comportamiento de la transmisión automática 9G-TRONIC de nueve velocidades y al tacto y la dureza de la suspensión. No es un coche especialmente diseñado para circular rápido por una carretera revirada, donde acusa sus casi cinco metros de longitud y sus dos toneladas de peso, pero ofrece un desempeño óptimo si atendemos a sus limitaciones naturales.

Trasera estática Prueba Mercedes CLS 350d 4MATIC 2018

La caja de cambios, pese a ser un convertidor de par, ha sido optimizada para reducir los tiempos de cambio entre marchas y mejorar las sensaciones. Esto supone que a la hora de exigir potencia extra (por ejemplo en un adelantamiento), la transmisión sea capaz de reducir de marcha lo más rápido posible para situarse en el punto óptimo del régimen de revoluciones del motor, obteniendo el máximo impulso disponible. Esto, a su vez, se ve alterado en función del modo de conducción seleccionado.

Destaca la suavidad y precisión de la caja de cambios 9G-TRONIC

A pesar de su tamaño, sus prestaciones y su peso, la prueba del Mercedes CLS 350d 4MATIC se ha saldado con un consumo medio tras más de un millar de kilómetros entre los 6,0 y 6,3 litros a los 100 km. Estas cifras podrían ser incluso mejores si esta variante del CLS estuviera equipada con un sistema de hibridación suave que asistiera al motor en aceleraciones, como si lo está, por ejemplo, la variante de gasolina y el Mercedes-AMG CLS 53, así como algunos de sus rivales directos, como el nuevo Audi A6.

Dos pantallas para controlarlo todo

En una época altamente tecnológica, Mercedes se ha convertido en uno de los referentes del sector automotriz. Sus últimos modelos, incluyendo el Mercedes CLS 350d 4MATIC, están dotados de dos pantallas contiguas de 12,3 pulgadas que integran todos los comandos y funciones del vehículo. La pantalla que reemplaza al cuadro de instrumentos analógico es totalmente personalizable, donde podemos elegir entre diferentes visualizaciones para el cuentarrevoluciones y el velocímetro, así como el ordenador de a bordo y la navegación.

PRUEBA: BMW 840d Coupé xDrive

Mientras tanto, la pantalla de la consola central integra la configuración del vehículo, el navegador, el sistema multimedia, la climatización, los ajustes de los asientos… Se convierte en la unidad central de gestión de todas las funciones del vehículo, compartiendo muchas de las visualizaciones con el cuadro de instrumentos digital en un intento por reducir las distracciones del conductor. Además, los pasajeros de las plazas delanteras pueden gestionar todas estas funciones mediante el control central ubicado en la consola o a través de los mandos en el volante, con botones clásicos y táctiles.

Pantalla Prueba Mercedes CLS 350d 4MATIC 2018

La adaptación a un sistema de esta magnitud requiere de algo de tiempo, siendo francos. No resulta sencillo al principio recordar dónde se encuentran algunos ajustes, mientras que en determinadas acciones, el sistema acusa cierto retardo, aunque no se convierte en algo recurrente al largo plazo. Pasado un tiempo de aprendizaje obligatorio, comprensible dado que se han reunido todas las funciones del vehículo en dos pantallas para reducir el número de interruptores (imagina todo ello con su respectivo botón en la consola central), el sistema de infoentretenimiento del Mercedes CLS 350d 4MATIC se vuelve uno de los más completos y avanzados del mercado.

Aunque en los últimos tiempos han surgido nuevas alternativas (SUV) capaces de hacer sombra a las clásicas berlinas, éstas aún ofrecen un grado de confort, exclusividad y refinamiento mayor que el de sus rivales. Estos atributos se reúnen en perfecto equilibrio en el CLS, un modelo a la altura del Mercedes Clase E (prueba), pero incluyendo los últimos avances del fabricante alemán.

Frontal estática Prueba Mercedes CLS 350d 4MATIC 2018

El Mercedes CLS 350d 4MATIC rompe una lanza en favor de los sedanes, una llamada a la razón, un recordatorio de que hubo una época en la que las berlinas aspiracionales eran el sueño de muchos. El futuro inmediato de Mercedes está asegurado con el nuevo CLS.

A destacar A mejorar
Consumos Peso
Equipamiento tecnológico Fluidez sistema multimedia
Comportamiento y comodidad Visibilidad ventana trasera
Ficha técnica Mercedes CLS 350d 4MATIC
Motor Cilindrada 2.925 cc
Cilindros 6 en línea
Potencia Máxima 286 CV / 4.600 rpm
Par Máximo 600 Nm / 1.200-3.200 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automático, 9 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra Estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra Estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.988 mm
Anchura 1.890 mm
Altura 1.435 mm
Distancia entre Ejes 2.939 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa por conducto común / Turbo / Intercooler
Peso Peso 1.935 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 km/h 5,7 seg
Consumos Urbano 6,7 l/100 km
Extraurbano 4,9 l/100 km
Combinado 5,6 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 148 g/km (Euro 6)
Precio Precio final Desde 77.500 euros

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.