Hay personajes que merecen tener su momento de fama. Philip T. Clark diseñó el Ford GBX en 1965 y probablemente este concept desconocido sea uno de los ‘pony car’ más bellos jamás creados por el hombre. Su historia personal es también fascinante a la par que desconocida, un talento joven que cambió la historia de Ford y de la historia del automóvil.

La carta de agradecimiento que Bonnie y Clyde escribieron a Henry Ford

Philip T. Clark era un joven que con apenas 26 años entró a liderar el departamento de proyectos especiales de Ford. En aquel momento se sacó de la manga un deportivo biplaza con motor central que podría no haber sido más que otro prototipo para captar la atención de la gente pero que finalmente se convertiría en un icono del automóvil. El Ford Mustang.

El primer prototipo no pasó de eso, pero sirvió de inspiración para diseñar el Ford Mustang, un coche que debía entrar primero por los ojos y vaya si lo hizo. Philip T. Clark tuvo un papel relevante en el diseño del icono americano y todos en Ford estaban encantados con él. J.J. Telnach, vicepresidente de diseño corporativo de Ford Motor Company afirmó: “Phil era uno de nuestros diseñadores más brillantes y fue parte del equipo de diseño del Ford Mustang desde 1962 hasta su lanzamiento. Tuvo una influencia considerable en el diseño del primer prototipo del Mustang, cuyo diseño final dirigió.”

Philip T. Clark: el padre del Ford GBX

Tras el éxito abrumador del Ford Mustang y la deriva que tuvo el Ford Mustang Concept que más tarde evolucionó en el también mítico Ford GT40, Clark fue enviado a Europa para intentar repetir la magia y mejorar las ventas allí. ¿Su tarea? Reproducir el éxito del Ford Mustang pero adaptándolo a los gustos americanos. Fue allí donde se sacó de la manga el precioso Ford GBX.

Bertone Mustang: un muscle car italiano único

Pocos han sido hablar de este prototipo, pero viendo la imagen que tienes sobre estas líneas, no hay duda que hablamos de uno de los coupé más elegantes de su tiempo. Líneas simples, bellas, elegantes, marcadas y con personalidad. El Ford GBX tenía unas líneas más dulces que el Mustang, más orientadas al gusto europeo. El Ford GBX fue el resultado del Proyecto Colt, que empezó en 1964 en el Centro de Investigación e Ingeniería de Ford en Dunton, Essex.

Ford Mustang Concept

Allí fue enviado Clark y desde 1964 a 1966 trabajó en un proyecto realmente ambicioso: el lanzamiento del Ford Capri, el Mustang europeo. Pero pocos saben que el germen del Ford Capri es este Ford GBX, una auténtica belleza con ruedas.

Clark siguió trabajando en Europa con el diseño del Ford Transit (historia) y el Ford Zephyr Zodiac. Un tipo con talento de sobras para haber seguido cambiando la historia del automóvil pero cuya vida fue desafortunadamente demasiado corta. Philip T. Clark fallecía en 1968 a causa de una insuficiencia renal a la edad de 32 años y Ford vio como uno de sus mejores talentos de diseño abandonaba este mundo pronto, demasiado pronto.

Ford Trimotor: el avión de Ford que casi nadie conoce

Su trabajo pasó desapercibido y hoy pocos conocen su obra, pero tras su magia con el lápiz y las herramientas de diseño, se quedan grandes mitos de la marca del óvalo, como el Ford Capri, el Ford Mustang y el Ford GT40. ¡Palabras mayores!

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.