Revelado durante el pasado Salón de Frankfurt 2017 celebrado en septiembre, el restyling que ha sufrido el SUV-B de la firma del óvalo azul me ha traído hasta las costas del Atlántico portugués para conocer de primera mano todas sus novedades. Durante mi prueba con el Ford EcoSport 2018 ST-Line he podido averiguar de qué pasta está hecho el que es considerado como ‘la alternativa’ al resto de opciones que colman un mercado repleto que han visto como, durante este año, la oferta se ha visto incrementada de forma considerable.

Imposible no mirarlo y fijarse en todo lo que ha cambiado el nuevo Ford EcoSport con respecto a su predecesor, el cual llegó al mercado en 2014 como un producto global fabricado en la India y exportado al resto de países. Este significativo lavado de cara le permite recortar distancias con sus hermanos de filas, el Ford Kuga, que se actualizó el año pasado, y el recién llegado al mercado europeo, el Ford Edge. Además, el lanzamiento del nuevo Ford Fiesta (prueba) le permite adaptar su interior por completo.

Prueba Ford EcoSport 2018 ST-Line

Con más de 2.300 nuevos componentes, es en el frontal donde encontramos ahora muchas de estas novedades, como unos faros más grandes con luces diurnas de tipo LED de serie en toda la gama e iluminación que puede ser xenón de forma opcional. Adopta una parrilla prominente, faros antiniebla e intermitentes en un mismo grupo y un parachoques totalmente nuevo con forma de ‘X’, así como una inserción protectora en la parte inferior del bajo y un capó totalmente nuevo. También tienes que saber que el EcoSport 2018 ST-Line es ahora 10 cm más largo que el modelo anterior y su altura se sitúa 10 cm por encima de la media del segmento.

PRUEBA: Mazda CX-3 Senses Edition

Aunque en la parte posterior y lateral los cambios no son tan significativos, encontramos menos molduras de plástico protector y la famosa rueda de repuesto que puede ser instalada en el maletero de forma opcional. Además, como novedad en la gama, el acabado ST-Line se suma a los niveles Trend, Trend+ y Titanium para ofrecer el aspecto más deportivo. Un nutrido surtido de llantas de entre 16 y 18 pulgadas, molduras en color carrocería, un spoiler trasero, añadidos en el parachoques delantero y trasero, placas de identificación en las aletas y el portón trasero, y la mayor personalización posible con cuatro colores para el techo (de serie en ST-Line y opcional en Titanium) que permiten ofrecer hasta 17 combinaciones diferentes.

Prueba Ford EcoSport 2018 ST-Line

Pero es en el interior donde más ha cambiado el Ford EcoSport y la llegada de la nueva generación del Ford Fiesta le ha ayudado en esta transición en la que deja atrás un habitáculo menos refinado para dar paso a una cabina de mayor calidad. Todo es completamente nuevo, desde el cuadro de instrumentos hasta el la consola central, la cual está coronada por una pantalla para el sistema de infoentretenimiento de Ford en tamaños de 8, 6,5 y 4,2 pulgadas. Las nuevas tomas de ventilación, el climatizador, los acabados, la insonorización del habitáculo, el sistema de sonido B&O Play y las soluciones de conectividad SYNC 3, con compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay, lo cual hacen del nuevo EcoSport un duro rival para los Hyundai Kona (prueba), Opel Crossland X (prueba) y Citroën C3 Aircross.

Otra de las novedades del EcoSport 2018 la encontramos en el apartado de motorizaciones, transmisiones y sistemas de tracción. La gama de propulsores estará compuesta por tres unidades de gasolina y otras dos diésel. En el caso de los primeros, todo el protagonismo se lo lleva el famoso motor tricilíndrico 1.0 EcoBoost (ganador de nuevo del premio al mejor motor del año 2017) con potencias de 125 y 140 CV, así como una versión de 100 CV que llegará en 2018, mientras que los de gasoleo son un único bloque 1.5 diésel que, en la versión TDCi ofrece 100 CV y en la nueva denominación EcoBlue entrega 125 CV y 300 Nm de par. Este último motor, que llegará antes del verano a los concesionarios, es una evolución del 1.5 TDCi que incorpora novedades como la recirculación de gases de escape de baja presión combinada con refrigeración con carga de aire y agua, un colector de admisión integrado, turbo de baja inercia y un sistema de inyección de combustible de alta presión.

Prueba Ford EcoSport 2018 ST-Line

Este nuevo bloque motor ofrece como única opción una caja de cambios manual de baja fricción y seis relaciones, mientras que ésta puede canalizar la potencia al tren delantero o a un sistema de Tracción Total Inteligente que ya equipan otros modelos de la marca como el Ford S-Max, el cual puede ajustar el reparto de par hasta un 50/50 entre las ruedas traseras y delanteras en menos de 20 milisegundos. Mientras tanto, el motor 1.0 EcoBoost de 125 CV puede ser acompañado también de una caja de cambios automática de seis velocidades.

Los accesorios son un apartado importante dentro de la oferta que el Ford EcoSport ST-Line dispone para los compradores, donde encontramos un soporte para hasta tres bicicletas, una baca en el techo, un baúl, alfombrillas de goma y un maletero con doble fondo. En el caso de su configuración a plena carga, el volumen es de 356 litros, mientras que con el doble fondo se reduce hasta los 334 litros y, una vez abatidos los asientos traseros, la capacidad es de 1.238 litros. Las plazas traseras, por su parte, ofrecen una amplia altura libre hasta el techo, pero el destinado para las piernas es más limitado.

Prueba Ford EcoSport 2018 ST-Line

El SUV-B de Ford ahora ha sido diseñado y fabricado en exclusiva para el mercado europeo, por lo que se experimentan mejoras en la amortiguación, la dirección, el eje trasero, la configuración del ESP y los sistemas de seguridad y asistencia a la conducción. En este último apartado encontramos tecnologías como el control de velocidad de crucero con limitador, cámara de visión trasera, sensor de lluvia y luces, sistema de información de punto ciego, nueve airbags y un novedoso control de estabilidad antivuelco de serie que ajusta el par y el freno motor para ayudar al conductor a mantener el control en el paso por curva y mejorar la estabilidad, el aplomo y un centro de gravedad más bajo.

PRUEBA: SsangYong Korando 2017

El nuevo Ford EcoSport 2018 ya admite pedidos en los concesionarios, con las primeras unidades previstas para su llegada en enero del próximo año, a excepción de las motorizaciones 1.5 EcoBlue y 1.0 EcoBoost de 100 CV que lo harán a mediados de 2018. En cuanto a precios, Ford ha dispuesto una campaña de promoción aplicable a nuevos pedidos entre el 11 de diciembre y el 28 de febrero para una versión especial de lanzamiento con el acabado Titanium o ST Line y el motor EcoBoost 1.0 de 125 CV, con un amplio rango de equipamiento de serie, desde 15.900 euros.

Prueba Ford EcoSport 2018 ST-Line 1.5 EcoBlue 125 CV

Durante mi prueba del Ford EcoSport ST-Line he tenido la posibilidad de testar el nuevo motor 1.5 EcoBlue de 125 CV antes de que llegue al mercado a mediados del próximo año. El propulsor es una evolución mejorada de la anterior unidad de 1.5 litros que se adapta para ofrecer unos niveles de consumo y emisiones más bajos que nunca. Está disponible tanto con tracción delantera como con un sistema de tracción total que hace su debut en el modelo, así como con la caja de cambios manual de seis velocidades como única opción.

Prueba Ford EcoSport 2018 ST-Line

Arranco el motor de la opción diseñada para aquellos conductores que vayan a hacer bastantes kilómetros anualmente. El nuevo bloque se muestra suave, aunque algo más ruidoso en frío. Inicio la marcha y pronto comprendo por qué es la elección más eficiente de la gama. La relación entre marchas es muy larga y obliga a subir de vueltas de manera considerada para evitar que la caída al realizar un cambio se sitúe por debajo de las 1.500 rpm, donde se muestra más perezoso. Por encima de ellas, el motor mueve de forma contundente los más de 1.200 kilogramos del EcoSport, con aceleraciones progresivas que invitan a estirar las marchas.

La mejora de la calidad en el habitáculo es abismal, materiales mejor terminados, plásticos blandos y una reducción de los ruidos y vibraciones. Pese a que la habitabilidad en las plazas traseras es muy buena, con suficiente anchura y altura al techo, el asiento del acompañante no cuenta con regulación en altura y eso hace parecer que vas sentado excesivamente alto en su posición estándar. Por otro lado, el espacio de las plazas traseras no es el mejor del segmento y el maletero no es muy grande. Pese a ello, cuenta con la originalidad de un portón trasero de apertura lateral con bisagras en el lado izquierdo, y la rueda de repuesto puede ser instalada en el portón, como los todoterreno clásicos.

El habitáculo mejora en calidad y acabados con respecto a su predecesor

Dinámicamente, la suspensión absorbe mejor las irregularidades de la carretera y el paso por curva es estable, casi sin balanceos desagradables pese a su altura de 1.713 mm contando las barras longitudinales del techo (recuerda que es 10 cm más alto que la media del segmento), algo que debemos agradecer a la suspensión optimizada y al control de estabilidad antivuelco. Pese a que presenta una frenada contundente, debes tener en cuenta que el eje trasero sigue ofreciendo un sistema de frenos de tambor, el cual no puede ser de disco con ninguna motorización ni acabado.

Prueba Ford EcoSport 2018 ST-Line

En mi prueba con el Ford EcoSport 2018 me percato rápidamente del esfuerzo que han hecho los responsables de la marca para actualizar el SUV-B y acortar distancia con sus hermanos mayores, el Kuga y el Edge. Mejora en casi todos los aspectos para que, salvo algunos detalles, puedas contar con un auténtico todocamino con una gran altura libre al suelo y ahora con sistemas de tracción 4×4 y 4×2 que te puede acompañar en tus excursiones de fin de semana. Sin embargo, esta primera toma de contacto me dice que el motor 1.5 EcoBlue no es la elección perfecta para el nuevo EcoSport, y la razón es que con el motor EcoBoost de gasolina, las cosas cambian radicalmente, y te cuento el porqué.

Prueba Ford EcoSport 2018 ST-Line 1.0 EcoBoost 140 CV

Me bajo del EcoSport 1.5 EcoBlue de 125 CV y me subo al 1.0 EcoBoost de 140 CV. Aunque a priori no hay cambios destacados, a excepción de la motorización, no contamos con el sistema de tracción total inteligente que Ford limita a la versión diésel tope de gama. Sin embargo, no lo echo de menos cuando emprendo la marcha. Arranco el motor y el sonido es incluso más bajo pese a tratarse de un bloque tricilíndrico. A ralentí apenas es perceptible que está en marcha y en movimiento es tan suave y progresivo que me recuerda a los diésel de antaño, obviamente no por la tosquedad o el ruido de éstos, sino por la potencia en casi todo el rango de vueltas.

Prueba Ford EcoSport 2018 ST-Line

En el EcoSport EcoBoost, las cosas son totalmente diferentes. No tienes que alargar cada marcha, no tienes porqué pasar de cierto rango de vueltas para sentir algo de vida y energía cuando cambies de relación, sino todo lo contrario. Es muy sencillo conducirlo, no tienes que jugar con el embrague para evitar que se cale en pendientes, ni estar constantemente bajando de marcha para tener potencia. Aunque solo tiene 180 Nm de par motor, éste está disponible desde solo 1.500 rpm (en el EcoBoost de 125 CV tienes sus 170 Nm de par desde solo 1.400 rpm) y permite una aceleración progresiva hasta las 5.000 rpm sin notar que desfallezca por el camino.

Los consumos no son mucho más altos que en la versión diésel, pero el comportamiento, tanto dinámico como en respuesta del propulsor es radicalmente diferente. Como contrapartida, al ser una unidad algo más ligera en peso por no contar con, por ejemplo, el sistema de tracción total inteligente y todos los componentes para hacerlo funcionar, la suspensión se muestra algo más rebotona, en especial en el eje trasero.

Ficha técnica Ford EcoSport ST-Line 1.0 EcoBoost 140 CV
Motor Cilindrada 998 cc
Cilindros 3 en línea
Potencia Máxima 140 CV / 6.000 rpm
Par Máximo 180 Nm / 1.500-5.000 rpm
Transmisión Caja de Cambios Manual, 6 velocidades
Tracción Delantera
Suspensión Delantera Tipo McPherson / Resorte Helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Eje torsional con control direccional / Resorte Helicoidal
Dimensiones Longitud 4.096 mm
Anchura 1.765 mm
Altura 1.713 mm
Distancia entre Ejes 2.519 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa, Turbo, Intercooler
Peso Peso 1.280 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 188 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 11,8 seg
Consumos Urbano 6,2 l/100 km
Extraurbano 4,6 l/100 km
Combinado 5,2 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 119 g/km
Precio Precio Oficial 23.500 euros

 

2 Comentarios

  1. Por qué no hacen Vds. una comparativa entre el ecobost de gasolina 125 y 140 CV.
    Quienes estamos pensando en comprar nos interesa su opinión.
    Es efectivamente mejor el 140 CV que el 125?
    Cuál de los dos motores ofrece mayor durabilidad y mejor garantía y rendimiento?
    Hay una notable diferencia en carretera entre ambos motores???
    Gracias.

  2. Hola Mariano,

    es una buena propuesta para una comparativa. La tendremos en cuenta para el futuro. De todos modos, te invito a que leas nuestra prueba con el nuevo Ford Fiesta que porta este motor para que te puedas hacer una idea. Al final es poca la diferencia en términos de potencia, rendimiento y consumos, ya que es el mismo bloque tricilíndrico turbo de 1.0 litro.

    Un saludo!

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here