Si hace tan solo unas semanas me subí al nuevo Volkswagen Touareg 2018 (prueba), hoy he tenido la oportunidad de ponerme al volante de un primo lejano de otra marca y segmento diferente, pero con el que guarda algunas similitudes, preservando las distancias, claro está. Durante mi prueba del Audi Q8, el nuevo integrante de corte coupé y buque insignia de la gama Q de la firma de los cuatro aros, descubriré si a veces ser el último en llegar al mercado es para bien o si realmente supone una desventaja.

Aunque llega a un segmento aún poco explotado, donde se postula como un rival natural del BMW X6 (prueba) y el Mercedes GLE Coupé, el segmento de los E-SUV premium de corte coupé no ofrece un gran número de alternativas. Sin embargo, los dos grandes rivales de Audi tenían presencia hasta ahora, mientras que la marca de Ingolstadt se encontraba huérfana en este mercado.

Prueba Audi Q8

Ahora, con el nuevo Audi Q8, pretenden llegar a un gran número de potenciales compradores a base de un diseño que marca las pautas a seguir por la futura gama Q de la marca (donde ya hemos visto al renovado Audi Q3 2019 seguir estos pasos), con una versatilidad de primer nivel, con una carga tecnológica que sirve como escaparate para la marca, y con una conducción y manejo que acerca más los SUV y todocaminos a ese conductor amante de una berlina por confort y sensaciones al volante.

Diseño, la clave del nuevo Audi Q8

Cuando digo que el diseño es una de las claves del nuevo Audi A8 me refiero a dos aspectos fundamentales. Por un lado, la imagen difiere realmente poco de los dos prototipos que la marca nos mostró justo antes del modelo de producción, el Audi Q8 Concept revelado en Detroit en 2017 y el Audi Q8 sport concept presentado en Ginebra del año pasado; y por otro lado, porque marca las pautas a seguir por resto de modelos de la gama Q de todocaminos de Audi, un top-down en el que veremos como los modelos inferiores adoptan este nuevo lenguaje de diseño que gana en presencia, robustez y musculatura.

Prueba Audi Q8

Y es que el nuevo Q8 pasa a ser el buque insignia de la gama, desbancando en este caso al Audi Q7 (prueba), aunque no por tamaño. De hecho, el nuevo integrante mide 4,99 metros de largo, 2 metros de ancho y 1,71 metros de alto, es decir, 66 mm más corto, 27 mm más ancho y 38 mm más bajo que el Q7, mientras que ambos comparten la misma plataforma, por lo que la distancia entre ejes es similar, 3 metros. Otra de las diferencias principales entre ambos modelos es que el Q8 no ofrece una tercera fila de asientos con dos plazas adicionales.

PRUEBA: Tesla Model X P100D

Sin embargo, si lo analizamos detenidamente, el Audi Q8 que he probado entra por los ojos. Está destinado a un público exigente y fiel amante de los Audi, por lo que los diseñadores se han inspirado en uno de los modelos más emblemáticos de la compañía, el Audi Quattro. Los voladizos cortos dan paso a fuertes contornos y superficies atléticas, unos signos que ya vimos en la nueva generación del Audi A8 presentado el año pasado. La parrilla Singleframe con sus nuevas formas es una de las claves de la imagen del Q8, con un diseño octogonal y claramente marcado, la cual puede estar terminada en color carrocería, en aluminio o en negro brillante dependiendo del paquete opcional seleccionado, se conecta en sus extremos a unos faros de LED de serie, mientras que en la parte inferior encontramos unas marcadas entradas de aire y un splitter de aluminio que remarca su lado off-road.

Prueba Audi Q8

La vista lateral revela importantes novedades para Audi. Y es que la marca es nueva en esto de los SUV de estilo coupé, pero ha sabido reinventar un segmento en el que los ocupantes de las plazas traseras eran los más damnificados. Para ello, ha conservado la caída del techo, pero no la ha marcado tanto como sus rivales, lo que confiere al interior una mayor altura al techo, especialmente en los pasajeros de atrás. También se aprecia un alerón superior, grandes pilares D, puertas sin marco para las ventanas y la clave de su imagen musculosa y poderosa, los denominados blisters quattro, marcadas superficies sobre los cuatro pasos de rueda que le permiten aumentar el ancho del vehículo, externalizar el sistema de tracción total quattro y rendir tributo al mítico Audi Quattro, del que adopta este rasgo visual.

Inspirado por el siempre mítico Audi Quattro, el Q8 adopta varios rasgos de diseño

Por último, la zaga está protagonizada, sin lugar a dudas, por el cuadro óptico de una sola pieza. Unido en el centro por una fina banda de LED, el fondo del mismo está acompañado del negro brillante como en el ya mencionado Audi Quattro. Un difusor en aluminio con salidas de aire en sus extremos, el alerón superior, y sus marcadas líneas de estilo ponen el broche final al modelo.

Prueba Audi Q8

Los pasos de rueda pueden estar acompañados por un completo juego de llantas de aleación en medidas de entre 19 y 22 pulgadas, mientras que la carrocería ofrece una amplia paleta de colores compuesta por 12 variantes y dos acabados especiales, el color Naranja Dragón y el Azul Galaxia. Los clientes también pueden elegir entre tres paquetes opcionales, denominados Tech, Black line y S line, los cuales añaden elementos visuales, además de equipamiento específico.

El Audi A8, la inspiración del interior del nuevo Q8

El interior del nuevo Audi Q8 cuenta con lo último de la marca, tanto en diseño como en carga tecnológica. Audi ha dispuesto el sistema MMI touch response de doble pantalla y el Audi virtual cockpit de serie como el centro del habitáculo, permitiendo reducir el número de botones físicos al mínimo e integrando la mayor parte de las funciones y comandos en las pantallas. Éstas se pueden gestionar a través del control por voz, de las propias pantallas o del volante multifunción.

Prueba Audi Q8

Hablemos en primer lugar del sistema MMI touch response. La pantalla superior de 10,1 pulgadas controla los sistemas de navegación e infoentretenimiento, mientras que la inferior, de 8,6 pulgadas, permite manejar el climatizador y determinadas funciones de confort y entrada de texto. Ambas responden a las instrucciones táctiles de los ocupantes con un click acústico y háptico de confirmación, mientras que la pantalla inferior detecta letras escritas una encima de la otra y confirma operaciones con un feedback acústico.

El MMI Navegación plus con el módulo de transferencia de datos Audi connect y conexión Wi-Fi además de comunicación LTE Advanced, es parte del equipamiento de serie. A nivel de sonido, el Q8 ofrece un sistema Audi Sound de fábrica con 10 altavoces, mientras que opcionalmente se puede optar por un equipo Bang&Olufsen Advanced de 23 altavoces con 23 canales y 1.920 vatios de potencia.

Prueba Audi Q8

Cabe mencionar también que el sistema Audi virtual cockpit con pantalla de 12,3 pulgadas es parte del equipamiento de serie en todos los niveles del Q8 e integra todas las funciones de navegación e infoentretenimiento del vehículo, como ya descubriéramos en otros test con el Q7, el Audi TT (prueba) o el Audi A4 (prueba), entre otros. La información visualizada en la pantalla se complementa también con un head-up display que mide 217×84 mm y se proyecta sobre el cristal.

PRUEBA: Audi RS4 Avant 2018 2.9 TFSI 450 CV quattro tiptronic

Remitiéndome al apartado anterior, las medidas del Audi Q8 que he estado probando y su diseño en caída facilitan que los ocupantes de las plazas traseras puedan disfrutar de un espacio suficiente tanto para las piernas como para la cabeza y los hombros. Las plazas delanteras se asemejan más al salón de casa, con asientos con función masaje y una completa climatización, la cual se complementa con el climatizador de cuatro zonas, mientras que dispone de un maletero de 605 litros ampliables hasta los 1.755 al abatir los asientos posteriores. Por último, los materiales empleados en el habitáculo están al nivel de un fabricante premium como Audi, con multitud de opciones de tapicería y personalización siempre complementados por el servicio Audi exclusive para los clientes más exigentes.

Asistencia a la conducción: hasta 39 sistemas

En el camino hacia la máxima automatización, el Audi Q8 ha sido equipado con hasta 39 sistemas de seguridad y asistencia a la conducción. Toda esta completa batería tecnológica está gestionada a través del escáner láser y el controlador central zFAS, un ordenador del tamaño de una Tablet situada bajo el asiento del conductor. Los datos son recibidos a través de cinco sensores de radar, seis cámaras, doce sensores ultrasónicos y un escáner láser. Éste último va montado en la parte izquierda de la parrilla y cubre una distancia de 80 metros en un ángulo de apertura de 145 grados.

Prueba Audi Q8

Entre los asistentes a la conducción activos y pasivos y los diferentes sistemas de seguridad del nuevo Audi Q8, los cuales están complementados por la construcción Audi Space Frame multimaterial que combina componentes para mantener la rigidez estructural y aeroacústica, destacan los siguientes (muchos de los cuales forman parte de paquetes de equipamiento opcional y otros integran asistentes predeterminados para su correcto funcionamiento):

  • Control de crucero adaptativo
  • Asistente para atascos
  • Asistente para el cambio involuntario de carril
  • Asistente de eficiencia
  • Asistente de emergencia
  • Audi pre sense con frenada de emergencia
  • Asistente de giro
  • Asistente anticolisión
  • Reconocimiento de señales de tráfico mediante cámaras
  • Asistente de cruce
  • Asistente para el tráfico cruzado
  • Asistente de maniobras de aparcamiento con asistente de bordillos
  • Asistente de aparcamiento remoto
  • Asistente de remolque
  • Asistente de visión nocturna

Dos motores diésel y uno de gasolina

El Audi Q8 estará disponible con hasta tres motores inicialmente. Sin embargo, desde su lanzamiento al mercado, el cual ya se ha producido, tan solo se ofrecerá con el motor 50 TDI, un V6 de 3.0 litros turbodiésel de 286 CV y 600 Nm de par. Durante el primer semestre de 2019 la gama será ampliada con el 45 TDI de 231 CV y el 55 TFSI, un 3.0 V6 de gasolina con 340 CV. Todos los propulsores están asociados a un cambio Tiptronic de 8 velocidades y a un sistema de tracción quattro como única opción.

Prueba Audi Q8

Sin embargo, dentro de la gama de motores del Q8 existe una importante novedad. Se denomina Mild Hybrid, una microhibridación de serie en todos los propulsores antes mencionados que está compuesta por un alternador BAS (Belt Alternator Starter) de 48 voltios conectado al cigüeñal y una batería de iones de litio ubicada bajo el compartimento de carga. Este sistema cumple tres funciones principales: actúa como motor eléctrico que envía hasta 60 Nm de par, apoya al sistema start-stop actuando como motor de arranque y se convierte en un alternador capaz de recuperar hasta 12 kW de potencia para alimentar la batería en las fases de deceleración.

PRUEBA: Range Rover Velar

Este complejo sistema basado en el de un vehículo híbrido tradicional ha permitido que el Audi Q8 obtenga la etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico. Una de sus principales particularidades es la de desconectar el motor y poner en punto muerto la caja de cambios a velocidades de entre 55 y 160 km/h para aprovechar las inercias a velocidades sostenidas, el denominado ‘modo vela’. El BAS también se encarga de encender el motor de forma rápida y casi imperceptible, mientras que el sistema start-stop comienza a actual a velocidades inferiores a 22 km/h. Según datos extraídos por el nuevo ciclo WLTP, el Q8 es capaz de ahorrar hasta 0,7 litros de consumo por cada 100 km gracias a este sistema de microhibridación.

Prueba Audi Q8

Pero en el motor no es en lo único en lo que ha innovado Audi, ya que ha equipado a su nuevo buque insignia de la gama Q con diferentes avances, como una suspensión progresiva de serie o neumática adaptativa opcional con regulación de dureza que puede variar su altura en hasta 90 mm dependiendo de los modos de conducción seleccionados en el Audi drive select, el eje trasero direccional mecánico que gira en sentido contrario a las ruedas delanteras a velocidades inferiores a 60 km/h y en el mismo sentido a velocidades superiores en hasta 5 grados, lo que permite tener un mejor control sobre el vehículo en zonas de curvas reviradas.

Tecnología Mild Hybrid, responsable de la etiqueta ECO de la DGT

El Audi drive select integra siete perfiles de conducción -comfort, auto, dynamic, individual, efficiency, allroad y offroad- que interfieren directamente sobre la gestión del motor, la transmisión, la dirección, el aire acondicionado, la suspensión o la tracción total. Para una conducción offroad, Audi ha dispuesto de una altura libre al suelo de 254 mm con la suspensión adaptativa (neumática) e integra elementos como el control de descensos para pendientes que superen el 6%.

Prueba Audi Q8

Audi Q8: precios y edición especial limitada

El nuevo Audi Q8 está a la venta desde el pasado mes de julio en España. Los precios oficiales, con el motor 50 TDI (el único con el que de momento está disponible), parten de los 84.840 euros. Además, la compañía alemana ha creado una edición especial limitada como oferta de lanzamiento. El Audi Q8 First Edition está disponible en una producción limitada a solo 80 unidades, equipa una serie de elementos específicos de serie, como el paquete Black line y las llantas de 22 pulgadas, y está disponible con colores Gris Daytona, Blanco Glaciar y Naranja Dragón.

Prueba Audi Q8 50 TDI quattro Tiptronic

Tras conocer todos los detalles, es el momento de iniciar la prueba del Audi Q8 50 TDI quattro Tiptronic. Como te decía más arriba, es un SUV que entra por los ojos, con una propuesta de diseño robusto, gran presencia y musculo que, además, ha sabido mantenerse fiel al prototipo presentado el año pasado y que permitió que se creara una gran expectación en torno al modelo. Sus cotas le hacen ser un SUV de gran tamaño con un amplio espacio interior utilizable por cinco pasajeros de forma cómoda y confortable. Destaca la altura libre al techo de las plazas traseras, pese a la caída del techo, apreciando que los pilares D muestran algo de redondez en sus formas para integrar un techo que no tiene tanta caída en el interior. Además, la unidad de pruebas contaba con techo panorámico practicable que otorgaba algún milímetro extra.

Prueba Audi Q8 50 TDI quattro Tiptronic

Una perfecta combinación de materiales de gran calidad y plantel tecnológico en un habitáculo cómodo, insonorizado y avanzado. La carga tecnológica se hace patente desde el primer momento que abres la puerta, sin marco, un detalle que en Audi justifican como de continuidad de la estética coupé. Al cerrarla, un sutil sistema termina de bloquear la puerta en su sitio, evitando molestos portazos. Todo en el habitáculo ha sido cuidado al detalle, desde los materiales, con cueros y Alcantara para la tapicería, hasta la calidad de los materiales de la consola central, donde los pocos interruptores que quedan se muestran agradables al tacto y la vista.

PRUEBA: Audi Q5 2017

Navegar por las diferentes pantallas del sistema de infoentretenimiento es muy sencillo, aunque reconozco que al principio cuesta hacerse de nuevo a la intensidad con la que debes seleccionar los diferentes parámetros, ya que estamos acostumbrados a una máxima sensibilidad del sistema. Pero en este caso, si no presionamos con determinada intensidad, la respuesta háptica y sonora no se hace efectiva. Al margen de este detalle, los gráficos y la resolución de las imágenes es de primer nivel, con una navegación intuitiva por los diversos menús. Y, ¿qué decir del Audi virtual cockpit? Un acierto que sea parte del equipamiento de serie, ya que es uno de los mejores sistemas disponibles en Audi, por lo que para mi se ha vuelto un indispensable en cualquier coche que salga por las puertas de un concesionario de la marca.

Prueba Audi Q8 50 TDI quattro Tiptronic

Vamos a recorrer los primeros kilómetros de la prueba del Audi Q8 50 TDI quattro Tiptronic. En estos primeros compases aún me encuentro en ciudad, por lo que poca información podemos extraer más allá del nivel de insonorización del habitáculo, donde apenas accede el sonido del potente motor V6 TDI; y de la siempre suavidad del cambio automático que se suma al eje direccional trasero para que los cambios de carril sean más precisos y directos. Por suerte, pronto salimos a carretera abierta y puedo comprobar de lo que es capaz el nuevo SUV de Audi en un territorio que le es mucho más acorde por prestaciones y tamaño.

El Q8 muestra un gran agarre y aplomo en el paso por curva, incluso en carreteras extremadamente retorcidas

Los kilómetros pasan de forma casi imperceptible en una atmósfera tecnológica donde notas como todos los asistentes están alerta para que ningún obstáculo o inconveniente pueda poner la nota amarga a tu viaje. Pese a sus dimensiones, el Q8 muestra un gran agarre y aplomo en el paso por curva, incluso en carreteras extremadamente retorcidas, resultado de un chasis específicamente puesto a punto y una suspensión adaptativa capaz de rebajar la altura de la carrocería en 40 mm cuando seleccionamos el modo dynamic. El eje trasero direccional que en ciudad facilitaba los cambios de carril, en carreteras donde vamos a más de 60 km/h, contribuye a mejorar el guiado del coche y su estabilidad, reduciendo balanceos típicos en vehículos con tanta altura.

Prueba Audi Q8 50 TDI quattro Tiptronic

El nuevo miembro de la gama Q hace que conducir sea mucho más fácil y placentero, pasando de un confortable buque devora kilómetros a un efectivo todocamino en pistas con superficies irregulares. Durante la prueba del Audi Q8 pude recorrer algunos kilómetros por pistas de tierra donde comprobamos las cualidades off-road del sistema de tracción total quattro y su suspensión neumática una vez la elevamos 50 mm para proteger los bajos. De este pequeño test extraigo que, aunque no es el cometido para el que Audi lo ha diseñado, el Q8 es capaz de adaptarse a las diferentes situaciones, superficies y terrenos con precisión guiada y que, los diferentes sistemas de los que hace gala son parte de un conjunto más grande donde la máquina complementa a las cualidades del hombre al volante.

El nuevo Audi Q8 llega años después de que lo hagan sus competidores de Mercedes y BMW, pero lo hace por la puerta grande como un producto especialmente creado para “mantener la esencia de la gama Q, pero añadiendo ese extra de deportividad que buscan nuestros clientes”, como señalaba un responsable de Audi durante la presentación a prensa. El Q8 es perfecto para aquel conductor que ve en el Q7 un exceso de tamaño, pero que no está dispuesto a renunciar a sus avances técnicos, su conducción y su capacidad tanto de carga como de respuesta ante cualquier superficie. El nuevo SUV de Audi hace que tener un todocamino sea más atrevido, rompiendo moldes y falsos mitos sobre estos vehículos, llegando para cautivar a ese tradicional comprador de berlinas demandante de estilo, sensaciones al volante y calidad premium.

Prueba Audi Q8 50 TDI quattro Tiptronic

Ficha técnica Audi Q8 50 TDI quattro Tiptronic
 Motor Cilindrada 2.967 cc
Cilindros 6 en V
Potencia Máxima 286 CV / 3.500-4.000 rpm
Par Máximo 600 Nm / 2.250-3.250 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automático, 8 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra Estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.986 mm
Anchura 1.995 mm
Altura 1.705 mm
Distancia entre Ejes 2.995 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa por conducto común / Turbo geometría variable / Intercooler
Peso Peso 2.145 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 245 km/h
Aceleración 0-100 km/h 6,3 seg
Consumos Urbano 7,0-7,3 l/100 km
Extraurbano 6,4-6,5 l/100 km
Combinado 6,6-6,8 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 172-178 g/km (Euro 6)
Precio Precio final Desde 84.840 euros
Valoración
Audi Q8
Compartir
Artículo anteriorFord GT90 Concept: “el superdeportivo más poderoso del mundo”… de los 90
Artículo siguientePRUEBA: Hyundai Tucson 2019 48V Mild Hybrid
Aficionado a la gasolina, las curvas y todas las sensaciones que un volante puede transmitir. Publicitario convertido en redactor del motor. Aprendiendo cada día un poco más sobre este mundillo.

1 Comentario

  1. ¡Me encanta el diseño del nuevo Audi Q8!
    Pensaba que sería poco más que el Audi Q7, pero me ha sorprendido muy gratamente

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.