Vivimos en la era de los hiperdeportivos, máquinas con cifras de potencia y prestaciones de infarto que han hecho realidad algo que hace un par de décadas solo parecía un sueño. Pero esos sueños, aunque no se materializaran en su día en forma de modelos de producción, si que dieron lugar a prototipos completamente funcionales que eran unos adelantados a su tiempo. El Ford GT90 Concept es un claro ejemplo de ello.

Eckerts Rod & Custom Mach Forty, mitad Mustang mitad Ford GT

Presentado en el Salón del automóvil de Detroit bajo el ostentoso título de “el superdeportivo más poderoso del mundo”, lo cierto es que era un modelo que captaba la atención de todo el que pasaba por delante.

El principal motivo era su estética, muy futurista y llena de ángulos y formas afiladas, pero que a la par también tenía muchos detalles de corte retro, que se inspiraban en el Ford GT40 y que más adelante también estaría representados en el Ford GT de 2005. El diseño de las llantas o la forma del capó resultan de lo más familiar, e incluso la forma del paragolpes trasero también, aunque la zaga era lo más peculiar de todo.

Con una caída del techo directamente desde la cabina, en el centro se encontraba una estructura triangular que en realidad alojaba a los cuatro tubos de escape que salían del motor, un V12 turboalimentado por partida cuádruple. El bloque, de 6,0 litros de cilindrada, desarrollaba una potencia de 720 CV y afirmaba tener una velocidad máxima de 402 km/h.

A subasta uno de los tres Ford GT40 ‘ganadores’ de Le Mans en 1966

Ford tardó relativamente poco en fabricarlo, apenas unos seis meses, ya que el propulsor estaba desarrollado y otros elementos como la suspensión o la caja de cambios manual de cinco relaciones eran del Jaguar XJ220.

El Ford GT90 Concept incluso sirvió para inspirar alguno de los Ford Mustang, como demuestra este boceto:

Para terminar, este era el increíble sonido del Ford GT90:

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.