Mentiría si dijera que he realizado con desgana esta prueba del Audi A7 Sportback 50 TDI quattro tiptronic… Y no precisamente porque las berlinas alemanas sean irresistibles para mí. Mi idea al ponerme tras los mandos de la actualización de uno de los grandes rivales del (prueba) Mercedes CLS 2018 era la de comprobar cuánto tiene de cierto aquel refrán que asegura que “el aprendiz de todo jamás llega a maestro de nada”. ¿Y esa cara? Ah, que no has entendido nada. Permíteme explicarme.

prueba Audi A7 Sportback 50 TDI quattro tiptronic

A pesar de que pudiera parecer imposible hace sólo unas décadas, lo cierto es que el público ha terminado acostumbrándose muy mal a la enorme cintura de los fabricantes a la hora de colmar todas sus necesidades… por muy incompatibles que éstas parezcan entre sí. Encontrar modelos destinados a un nicho concreto es cada día más difícil y no hay quien no desee jugar la baza de la polivalencia. Con mayor o menor acierto en función del caso.

PRUEBA: BMW 840d Coupé xDrive

¿Puede una berlina confortable para viajar tener el comportamiento de un deportivo a la hora de negociar curvas? ¿Puede ofrecer una habitabilidad suficiente para cuatro pasajeros sin renunciar a una silueta marcadamente atlética? ¿Y arrojar unas cifras de consumo razonables sin que para conseguirlas se vean afectadas en buena medida sus prestaciones? Todo eso y algo más promete Audi con su nuevo A7 Sportback. Y quiero encargarme de comprobarlo.

Una imagen que vale más que mil palabras

Por muy fanático que seas de cualquier marca de coches rival de la afincada en Ingolstadt, resulta innegable el enorme acierto que han logrado al actualizar las líneas del protagonista de esta prueba del Audi A7 Sportback 50 TDI quattro tiptronic: no sólo disfrazan muy bien los casi cinco —sí, cinco— metros que mide su elegante carrocería de cinco puertas, no. También confieren al conjunto de una presencia brutal sin renunciar a una ligereza al ojo envidiable.

interior Audi A7 Sportback 50 TDI quattro tiptronic

¿Te ha gustado lo que has visto? No me extraña… pero no empieces a aplaudir todavía: todo alarde estético suele tener su contrapartida y, en este caso, la caída tan acusada del techo del hermano pequeño del (prueba) Audi A8 2018 se traduce en una habitabilidad para los pasajeros de la segunda fila de asientos algo más angosta de lo deseable en cuanto a su altura, lo cual es una auténtica lástima teniendo en cuenta que en las cotas concernientes al espacio para hombros y piernas aprueba con muy buena nota.

PRUEBA: BMW M5 2018 F90

Si te gusta mucho viajar o tienes pequeños en casa es más que probable que te preguntes qué tal es su maletero… y en este particular no puedo hacer más que darle la enhorabuena al sello de los cuatro aros: durante los días que estuve haciendo la prueba del Audi A7 Sportback 2018 no tuve ningún problema para cargar con todos los accesorios que necesita cualquier padre primerizo —es decir, todos— a la hora de ir por ahí junto a la familia. 535 litros son una cifra muy buena. Y si se une a una boca de acceso enorme gracias al portón que sella su espacio de carga se convierte en una auténtica orgía espacial para los adictos a comprar en IKEA.

prueba Audi A7 Sportback 50 TDI quattro tiptronic

Como no podría ser de otro modo, en su interior todo destila una gran calidad con un ajuste de materiales excelente que, eso sí, no ha hecho que se me olvide por qué no me gustan los controles táctiles: a pesar de que los paneles de la climatización y el sistema multimedia ofrecen una buena respuesta a las órdenes dadas —aunque este último quizá no es tan rápido como podría ser deseable—, la ausencia de referencias físicas al tacto hacen algo más difícil de lo que me gustaría ajustar las cosas a mi gusto sin hacerme prestar algo menos de atención a la carretera. No es que se merezca un suspenso. Pero podría mejorarse.

Prueba del Audi A7 Sportback 2018: ¡en marcha!

Una vez analizado el aspecto y la habitabilidad de la berlina germana llega el momento de poner en marcha su corazón que, tal y como habrás imaginado al ver las fotografías, corresponde al escalón más alto entre las versiones diésel: ha sido bautizado como 50 TDI —si no entiendes qué significa dale las gracias al cambio de nomenclatura de los modelos Audi— y, en resumen, se trata de un bloque V6 de tres litros con 286 CV y 620 Nm de par máximo. ¿Se te antojan escasos? Sirven para hacerle alcanzar los 100 km/h en 5,7 segundos con una punta de 250 conformándose con un consumo de 5,6 litros según el catálogo. Que en realidad llegan a los casi siete en condiciones de uso normales.

prueba Audi A7 Sportback 50 TDI quattro tiptronic

A la hora de mover el conjunto el propulsor de esta prueba del Audi A7 Sportback 50 TDI quattro tiptronic cumple con creces pese a estar asociado a una caja de cambios por convertidor de par que, en ocasiones, no parece estar a la altura de las circunstancias: en conducción deportiva no ofrece la rapidez necesaria para afrontar las curvas con decisión y en algunas situaciones de adelantamiento a ritmos suaves me he encontrado con una respuesta algo tosca y lenta. No es algo que haga perder demasiados puntos a su apartado dinámico, pero me ha sorprendido ingratamente.

Si te estás planteando la compra de este Audi con el objetivo de deshacer sus neumáticos cada fin de semana en tu puerto de montaña favorito, debo decirte que estás preocupantemente mal encaminado —o encaminada, claro—: aun ofreciendo un tacto de conducción relativamente ágil, las cerca de dos toneladas que marca la aguja de la báscula se dejan notar en las curvas de radio cambiante o durante las transferencias de masas propias de los cambios de apoyo. Suspensión y frenos cumplen. Pero no están pensados para completar el trazado del mítico tramo de Mijares tratando de descubrir cuán cerca del suelo pueden rodar sus retrovisores. Y esto me lo ha contado un amigo.

PRUEBA: Audi RS4 Avant 2018 2.9 TFSI 450 CV quattro tiptronic

¿Es el Audi A7 Sportback 2018 un buen maestro?

La conclusión que he podido obtener tras someter a examen al protagonista de esta prueba del Audi A7 Sportback 2018 es que, por mucho que nos cueste aceptarlo, no hay refrán que no encierre una gran verdad incontestable. ¿Significa eso que se trata de una mala opción? En absoluto: cumple en todas las áreas con una nota más que digna teniendo en cuenta las limitaciones que le impone su polifacética esencia, aunque en ninguna de ellas logra firmar un sobresaliente. Es la mejor apuesta para quienes pretenden pelear en toda categoría aceptando, eso sí, que pueda llegar el cuñado de turno a la barbacoa familiar con algún artefacto que sonroje al tuyo en algún particular. Aunque los cuñados son muy de SUV: ganarás la partida…

prueba Audi A7 Sportback 50 TDI quattro tiptronic

A destacar A mejorar
Imagen Respuesta de algunos controles táctiles
Maletero y boca de carga Caja de cambios
Comportamiento general
Ficha técnica Audi A7 Sportback 50 TDI quattro tiptronic
Motor Cilindrada 2.967 cc
Cilindros 6 en V
Potencia máxima 286 CV / 3.500 – 4.000 rpm
Par máximo 620 Nm / 2.250 – 3.000 rpm
Transmisión Caja de cambios Automático, convertidor de par, 8 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable / Resorte neumático / Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte neumático / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.969 mm
Anchura 1.908 mm
Altura 1.422 mm
Distancia entre ejes 2.926 mm
Alimentación Tipo de alimentación Inyección directa. Turbo geometría variable
Peso Peso 1.955 kg
Prestaciones Velocidad máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 km/h 5,7 seg
Consumos Urbano 6,1 l/100 km
Extraurbano 5,1 l/100 km
Combinado 5,5 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 145 g/km Euro 6
Precio Precio oficial Desde 76.870 euros

Fotos: Álex Aguilar

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.