El mundo (y la historia) del automóvil están repletos de modelos y situaciones de lo más peculiares, desde uniones impensables entre marcas, a coches que comparten piezas exactas, nombres duplicados, etc. Una que es muy curiosa pero que no es fácil de apreciar, pues se oculta a la vista, es la de los propulsores: hay muchos coches con un motor que no te esperas.

Los motores más bonitos de la Historia

Algunos casos son más llamativos que otros, pero todos ellos son una clara muestra de las visicitudes de la industria, de su naturaleza cambiante y de cómo compañías que se pueden considerar rivales directos en alguna ocasión estuvieron relacionadas entre sí.

Maserati Quattroporte

Coches con un motor que no te esperas

El enorme sedán se jacta de utilizar un motor Ferrari, el denominado F160, un bloque V6 de aluminio y 3,0 litros, pero la realidad es que su origen es mucho más americano. Dado que la marca de ‘Il Cavallino’ pertenece al Grupo Fiat-Chrysler, el motor se produce en la fábrica que esta tiene en Kokomo, Indiana. Más adelante pasa por un par de factorías y finalmente se rematan por los empleados de la firma italiana. Otros modelos como el Maserati Levante y el Maserati Ghibli se encuentran en la misma situación.

Lotus Exige

Coches con un motor que no te esperas

Una máquina creada para el circuito, sin concesión a las comodidades y que busca reducir todo lo posible el peso… pero que tiene entrañas de familiar japonés: su motor 3.5 V6, que responde al código ‘2GR-FE’, es el mismo que emplean los Toyota Camry, Avalon y Sienna. Eso sí, mientras los nipones son atmosféricos, el inglés adereza el propulsor con sobrealimentación.

Ford Focus ST

Coches con un motor que no te esperas

La segunda generación del modelo escondía bajo el capó un motor muy poco americano y si muy europeo, concretamente sueco ya que el bloque ‘B5254T3’ que utilizaba era de Volvo, concretamente el que la marca denominaba T5 en sus modelos, un propulsor de 2,5 litros. De hecho, era también el punto del que partía el que empleaba el Ford Focus RS, aunque considerablemente modificado para entregar una potencia mucho mayor.

Los mejores motores V12 de BMW

Jaguar F-Type R

Coches con un motor que no te esperas

Traje de etiqueta británico pero interior estadounidense, el Jaguar F-Type cuenta con varios motores que en realidad son Ford, algo que deriva de los tiempos en los que ésta era la dueña de Jaguar y que se prolongará hasta que en 2020 se acabe el contrato entre ambas compañías. Tanto el bloque 3.0 V6 sobrealimentado como el 5.0 V8 son de origen yankee.

Ford Galaxy

Coches con un motor que no te esperas

No hay dos sin tres. El monovolumen surgió como parte de una joint-venture entre Ford y el Grupo Volkswagen, que también sirvió para dar a luz a los Seat Alhambra y Volkswagen Sharan. Lo más curioso es que el Galaxy llegó a montar una variante del conocido motor 2.8 VR6.

McLaren 570S

Coches con un motor que no te esperas

Probablemente el caso más curioso de los coches con un motor que no te esperas o, al menos, el más original. El McLaren 570S (además de otros tantos modelos de la firma) utiliza el motor 3.8 V8 M838T cuyo origen se encuentra en Nissan y Le Mans.

Para la competición la marca nipona desarrolló el motor 3.5 V8 VRH35L junto a Tom Walkinshaw Racing (TWR), pero más adelante McLaren compró los derechos del diseño a TWR y a partir de él, en colaboración Ricardo, creó su M838T. La evolución, el M840T, incorporó un 40% de piezas nuevas, así que la relación entre ambos ya es muy, muy pequeña.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.