Toyota Camry 2017: el superventas se renueva

Si pensabas que ya habíamos terminado con las novedades del Salón de Detroit 2017, cita que está teniendo lugar estos días en la capital del motor en Estados Unidos, te equivocabas. Todavía nos quedan unos cuantos automóviles por mostrar, como el que nos ocupa en estas líneas, el nuevo Toyota Camry 2017. Un coche que, aunque no lo parezca, es uno de los vehículos más importantes de cuantos se han presentado en este evento.

Te interesa: Toyota Land Speed Cruiser, 2.000 CV y 354 km/h

¿El motivo? Cuando salga a la venta el nuevo Toyota Camry reemplazará al sedán que durante los últimos 15 años ha liderado con autoridad las listas de ventas en el mercado estadounidense (en el segmento de berlinas, el más vendido de ese mercado es el Ford F-150). Estamos ante la octava generación de este popular automóvil, un vehículo que ahora se asienta sobre la nueva plataforma modular TNGA de la marca (de ‘Toyota New Global Architecture’), la misma que da forma a los Toyota Prius (prueba) o Toyota C-HR (prueba).

El Camry 2017 luce una imagen más dinámica que nunca y según afirma la marca, también ofrece el comportamiento más deportivo de la saga. Reemplaza al Camry de séptima generación, un vehículo que fue introducido en 2011 y que fue sometido a una actualización tres años después, ya en 2014. Y si su aspecto exterior es más musculoso, esa deportividad de la que hablan también se ve en el habitáculo, que presenta un salpicadero más orientado hacia el conductor.

Cuenta con un cuadro de mandos digital de 7 pulgadas, con un Head-Up Display de 10 pulgadas y con una pantalla táctil de 8 pulgadas que aglutina las principales funciones del sistema de información y entretenimiento. Como no podía ser de otra forma, el nuevo Camry llega cargado con una batería de asistentes a la conducción, como un sistema de precolisión, un detector de peatones, un control de crucero adaptativo o un asistente de mantenimiento en carril, entre otros.

En cuanto a los motores, el Toyota Camry se ofrece con un total de tres mecánicas: dos propulsores atmosféricos de gasolina con 2.5 y 3.0 litros y cuatro y seis cilindros, respectivamente, motorizaciones que de serie están asociadas a un cambio automático de ocho velocidades; y un sistema de propulsión híbrido basado en el conocido esquema visto en coches como el Lexus IS 300h (prueba).

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here