Hay coches que marcaron un antes y un después en la historia de la automoción. Existen otros automóviles cuyo éxito fue efímero; un éxito que se diluyó con el paso del tiempo. En cambio, se ha dado el caso de unos pocos, escasos modelos, que generación tras generación se superan y siguen siendo anhelados; gozan de gloria década tras década. Es el caso del Porsche 911. No importa la versión, si su motor bóxer es de cuatro cilindros o de seis, si es aspirado o turboalimentado, si es refrigerado por aire o por agua; da igual, porque ese objeto de deseo de trazos inconfundibles supone la pretensión de casi todo mortal.

prueba Porsche 911 Carrera 4S Coupé 2019

Gracias a la prueba del Porsche 911 Coupé Carrera 4S 2019 soy uno de los pocos afortunados que puedo admirar su silueta de líneas curvas, a poca distancia, cuándo y cómo yo quiera. Paso la mano por su carrocería, desde la parte frontal hasta sus anchas aletas traseras, consiguiendo que mi extremidad planeé, como si de un avión se tratase, por su lograda superficie. Es tan parecido a las primeras generaciones; es tan diferente a todos los automóviles actuales… Su imagen sigue siendo elegante, pero también tremendamente deportiva. Y más ahora con unas guardabarros ensanchados 45 mm -44 mm los delanteros- y unas llantas de mayor tamaño en el eje posterior. El nuevo Porsche 911 es lo que es gracias a sus antepasados. No lo olvida y les rinde un merecido homenaje: por ejemplo, al 911 G Series con una tapa de maletero similar, alargada y con una hendidura justo delante del parabrisas. Pero también adopta toques modernos que, a la vez, son fácilmente reconocibles, como las luces LED de cuatro puntos.

PRUEBA: Porsche 911 991.2 GT3 Clubsport Package

Su perfil capta toda mirada. Nada de líneas de diseño insertadas en la carrocería; el objetivo es formar un área limpia. También por eso se han enrasado los tiradores, que emergen cuando el vehículo siente que estás próximo. Otra novedad son sus retrovisores, que tienen un nuevo diseño para mejorar la aerodinámica y, por tanto, que el ruido sea menor.

Y su zaga. Por muchas palabras que utilice para describirla, creo sería trabajo en vano. Es ancha, muy ancha, y toda ella es recorrida por una banda de diodos luminiscentes que consiguen que de noche sea espectacular, que lo hace inconfundible y que, no es tarea menor, incrementa la seguridad. La de freno y los intermitentes están insertadas en una concavidad en los extremos, confiriéndole una mayor sensación de anchura. Este mismo efecto también lo consigue la amplia moldura que recorre de forma transversal el paragolpes y que acoge las dos salidas ovaladas, una a cada lado, que enmarcan la matrícula, situada en una posición más baja que en los modelos previos. Otra acertada novedad es la rejilla del motor, formada por láminas verticales cromadas -los ‘Nueveonce’ de propulsión las adoptan negras- y que recoge, en el centro, la tercera luz de freno. El 992 equipa un nuevo alerón que es más aerodinámico, pero que estéticamente no me convence. La gran superficie en negro que descubre, desde mi punto de vista, rompe con el equilibrio que se ha conseguido. Lo puedo cerrar con tan solo tocar un botón. Tampoco pasa desapercibido el anagrama Porsche tridimensional, así como la tipografía de la versión del Porsche 911 de la prueba, Carrera 4S, que adopta el estilo utilizado por la firma de Stuttgart en la década de los 70.

interior Porsche 911 Carrera 4S Coupé 2019

Es hora de conocer su interior. Me tiro al asiento, dejo la puerta abierta con toda la intención del mundo y mi mano izquierda gira el mando que por primera vez en un 911 sustituye a la llave. No hay sonido tan característico como el de un Porsche -quizá mi percepción cambie cuando pruebe el Taycan-. Ese gorgoteo de su motor bóxer es música para mis oídos… y para mis vecinos. Mientras los pistones trabajan de forma horizontal, mis ojos y mis manos repasan el interior. La compañía alemana ha sabido cómo modernizarlo. Lineas horizontales, perfectos ajustes y excelentes materiales, a excepción del plástico de los brazos del volante, que lo veo algo pobre. Las molduras de fibra de carbono que recubren la parte media del salpicadero hacen que gane muchos más enteros respecto a las de plástico gris oscuro que equipaba el Porsche 911 992 S Cabriolet que probé en la presentación internacional y que no me dejaron un buen sabor de boca. Sí lo ha vuelto a hacer el cuadro de instrumentos, que integra dos pantallas de 7 pulgadas que simulan las clásicas esferas del 911, con el cuentarrevoluciones analógico, bien grande, en el centro. También la enorme pantalla táctil de 10,9 pulgadas del PCM que sorprende por su magnífica resolución. Asimismo, la consola central también aúna lo clásico, representado por botones analógicos, con lo más moderno, ejecutado mediante un panel táctil. En él se sitúa la palanca del cambio PDK, que ha visto como se ha reducido en tamaño a la vez que ha perdido en atractivo. Mis manos agarran el aro para confirmar que tiene un diámetro -360 milímetros- y un grosor perfecto. ¡Chapó!

Mis nervios no me permiten esperar más. Cierro la puerta y me abrocho el cinturón, que es de color rojo, otro detalle que deja clara la naturaleza de la criatura. Desde el nuevo conmutador del volante puedo elegir entre cuatro modos: Normal, Sport, Sport Plus y Wet, la novedad. Opto el primero para moverme por ciudad y para confirmar mis sospechas: es un coche apto para utilizar en el día a día, siempre y cuando solo sean dos los pasajeros, porque las plazas traseras son muy pequeñas y el acceso a ellas, engorroso. Además, al no equipar el motor en la parte frontal, el radio de giro es muy pequeño, facilitando los giros cerrados. La suspensión, a pesar de la naturaleza del vehículo, un deportivo de raza, filtra muy bien las irregularidades y sobrepasa sin tortura los badenes de la calzada. El hándicap es que su consumo en ciudad puede superar fácilmente los 17 l/100 km, aunque creo que esa será la menor de las preocupaciones del propietario que se gaste más de 147.000 euros en este vehículo.

prueba del Porsche 911 Carrera 4S Coupé 2019

Me gusta pasar desapercibido y no llamar la atención, cosa que con este coupé, y menos con la pintura en color rojo que baña la carrocería, es una tarea ardua y complicada. A pesar de mi intención, no puedo dejar pasar la oportunidad de circular con la modalidad de escape deportivo para deleitarme, un rato sí y otro también, de esa magnífica armonía que crea y escupe por las colas de escape su flat six; es el precio que debo pagar para poder disfrutar aún más al volante. Tampoco desconecto su rapidísimo start-stop, puesto que este sistema me brinda una nueva oportunidad para oír el encendido de su propulsor.

Continúo la prueba dinámica del Porsche 911 Coupé Carrera 4S 2019 en la autopista, tramo necesario para llegar al puerto de montaña que me espera. Modo Sport Plus activado. No me importa hacer kilómetros en recta, porque puedo ver la excelente aceleración de esta versión. Su bloque sobrealimentado 3.0 de 450 CV hace que este deportivo sea un misil tierra-tierra, y más con la función Sport Response, con la que el motor da el todo por el todo. Ofrece una aceleración brutal -el 0 a 100 km/h lo realiza en solo 3,6″-, aún más patente cuando la aguja pasa de las 2.300 rpm, momento en el que comienza a entregar su par máximo de 530 Nm, casi hasta el corte y sin el común lag de los motores turbo. También son vertiginosas las recuperaciones; da igual la marcha en la que se encuentre su raudo, eficaz y fiable cambio PDK de doble embrague y ocho marchas. Y todo ello, otra vez lo vuelvo a apostillar, acompañado de su sensacional sonido y de sus adrenalínicos petardeos de escape.

prueba del Porsche 911 Carrera 4S Coupé 2019

Al volante del Porsche 911 992 el tiempo pasa volando; los kilómetros, también. Llego a mi zona de curvas favorita; enlazadas, abiertas, cerradas… Todo a mi disposición, sin tráfico, para sacar la quintaesencia de este precioso coupé. Modo Manual. En los primeros giros ratifico que esta nueva generación es tremendamente efectiva. Los virajes los realiza con suma facilidad gracias a que la suspensión neumática mantiene la carrocería firme, sin balanceos, y que la dirección pone el coche donde mis ojos apuntan. Es un maldito tiralíneas. Nada de titubeos. Nada de sustos. Es muy fácil llevar rápido y sobre raíles la última generación del ‘Nueveonce’. Seguro que conoces a alguien que no desempeña bien su trabajo; seguro que no es un ingeniero de Porsche, porque los tíos lo han vuelto a hacer. ¡Qué barbaridad!

PRUEBA: Porsche 911 GT2 RS (991)

Siempre es un reto diseñar una generación más bella que la anterior, sobre todo si el producto es el Porsche 911; pero en esta generación, de nuevo, lo han conseguido. Han logrado superarse, han creado un producto más bonito aún si cabe y sin perder la esencia 911. Eso en lo que a diseño se refiere, porque en comportamiento, también. Es efectivo a más no poder. Una delicia al volante. Una experiencia de la que todos los humanos deberían probar al menos una vez en la vida. Me siento tan afortunado…

prueba del Porsche 911 Carrera 4S Coupé 2019

A destacarA mejorar
ComportamientoPrecio
SonidoPlásticos del volante
Diseño
Ficha técnica Porsche 911 Carrera 4S Coupé 2019
MotorCilindrada2.981 cc
Cilindros6 Bóxer
Potencia máxima450 CV / 6.500 rpm
Par máximo530 Nm / 2.300 – 5.000 rpm
TransmisiónCaja de cambiosAutomático, 8 velocidades, doble embrague
TracciónTotal
SuspensiónDelanteraTipo McPherson / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
TraseraParalelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
DimensionesLongitud4.519 mm
Anchura1.852 mm
Altura1.300 mm
Distancia entre ejes2.450 mm
AlimentaciónTipo de alimentaciónInyección directa. Turbo.
PesoPeso1.640 kg
PrestacionesVelocidad máxima306 km/h
Aceleración 0-100 Km/h3,6 seg
Consumos WLTPCombinado10,4 l/100 km
Velocidad baja17,8 l/100 km
Velocidad media10,2 l/100 km
Velocidad alta8,7 l/100 km
Velocidad muy alta9,2 l/100 km
Emisiones WLTPEmisión CO2206 g/km Euro 6
PrecioPrecio oficialDesde 147.065 euros

Fotografías: Álex Aguilar

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.