La Opel Vivaro-e que hemos probado es el primer vehículo comercial 100% eléctrico de Opel. Una furgoneta que a pesar de su sistema de propulsión, sirve para mucho más que desplazamientos en zonas urbanas. Porque gracias a su batería de hasta 75 kWh de capacidad, ofrece una autonomía que alcanza los 330 km (WLTP). Y todo ello con unos precios que, en el caso de la variante con la batería de 50 kWh (230 km de autonomía), parten de 23.600 euros con todos los descuentos y el MOVES III incluido.

Opel Manta GSe ElektroMOD: 147 CV y 200 km de autonomía

El Vivaro-e que he probado representa, junto con la Combo-e, la apuesta de furgonetas profesionales para el transporte de mercancías de la firma del rayo.  La oferta de coches eléctricos de la marca cada vez es mayor, pues a estas dos se suman sus respectivas variantes de pasajeros, las Zafira-e Life y Combo-e Life. Y continúa con turismos como el Opel Corsa-e (prueba) o con todocaminos urbanos como el Opel Mokka-e (prueba).

Para finales de este año la marca contará con nada menos que nueve modelos electrificados, es decir, eléctricos puros e híbridos. A los ya mencionados hay que añadir el Opel Grandland X PHEV (prueba), un SUV equipado con un sistema de propulsión híbrido enchufable con hasta 300 CV de potencia. Y próximamente se añadirán a este amplio catálogo la nueva generación del Astra y el futuro Movano-e.

Así es la Opel Vivaro-e

prueba-opel-vivaro-e-delantera

Como las variantes tradicionales equipadas con motores de combustión interna, la Vivaro-e se asienta sobre la plataforma modular EMP-2. Esto permite que sus capacidades de carga no se vean casi penalizadas al integrar las baterías. La prueba de ello está en que la capacidad de carga es de hasta 1.275 kilogramos, es decir, solo 130 kg menos que la Vivaro más capaz con mecánica térmica. Puede tirar de remolques de hasta 1.000 kg de peso y lo que no varía es el volumen de carga que puede llevar a bordo, ofreciendo hasta 6,6 metros cúbicos.

Esto es posible gracias a que la versión eléctrica formó parte del proyecto del Vivaro desde que comenzaron a trabajar en la nueva generación. Las baterías están situadas debajo del piso, entre el eje delantero y trasero y en una posición central. Algo que contribuye a que ofrezcan un comportamiento dinámico todavía más estable y ágil gracias al bajo centro de gravedad.

prueba-opel-vivaro-e-interior

Otro punto a favor es que a nivel estético no hay diferencias prácticamente con respecto a las Vivaro normales. Porque salvo por pequeños detalles, como la denominación que luce en su zaga o la ausencia total de escapes, tiene que tener muy buen ojo para diferenciar las versiones tradicionales de la Vivaro-e.

Igualmente interesante es el hecho de que incluya de serie un equipamiento extenso entre el que destaca el sistema OpelConnect. Este, a través de la app myOpel y de los servicios de Free2Move, la compañía de movilidad del grupo, te permitirá acceder a más de 195.000 puntos de carga de toda Europa. Además, el usuario puede conocer el estado de la batería, activar el sistema de climatización o programar la carga desde su dispositivo móvil.

Dos baterías, un único motor y tres longitudes para adatarse a tus necesidades

prueba-opel-vivaro-e-toma-carga

Como decía al comienzo del artículo, la Opel Vivaro-e está disponible con dos baterías. Con la más pequeña, de 50 kWh, ya ofrece una autonomía respetable con 230 km. Y la más grande, de 75 kWh (que supone un sobrecoste de 6.000 euros), incrementa este dato hasta los 330 kilómetros. Estos paquetes de batería están formados por 18 módulos en el caso de la unidad con 50 kWh y por 27 módulos en el caso de la de 75 kWh.

Si empleas una estación de carga pública con una potencia de 100 kW, la batería de 50 kWh puede alcanzar el 80% de carga en tan solo 30 minutos. En las mismas condiciones, la batería de 75 kWh necesita un poco más de tiempo, 45 minutos. Otro punto a tener en cuenta es que de serie la batería viene con una garantía de 8 años o 160.000 kilómetros, lo que antes suceda.

prueba-opel-vivaro-e-plataforma

En cuanto al motor, se trata del conocido propulsor eléctrico de 100 kW (136 CV) del grupo. Una unidad que va situada en el vano motor y que produce un par máximo de 260 Nm que además está disponible desde el mismo momento en el que pises el acelerador. En marcha, sin nada de carga a bordo (solo el conductor), acelera con contundencia hasta llegar a unos 60 km/h. A partir de esa velocidad el empuje no es tan fuerte, pero es suficiente como para realizar adelantamientos con seguridad. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 130 km/h.

La Opel Vivaro-e que he probado se ofrece con varias longitudes de carrocería, cada una con 35 cm de diferencia entre sí. La más pequeña, denominada S, alcanza los 4,6 metros de longitud y ofrece un volumen de carga de entre 4,6 y 5,1 metros cúbicos, pudiendo transportar objetos de hasta 3,24 metros de largo. Gracias a su pequeño diámetro de giro (11,3 metros) es ideal para callejear en grandes ciudades.

La siguiente se llama M y mide 4,95 metros, con una capacidad de carga que oscila entre los 5,3 y los 5,8 metros cúbicos y la posibilidad de llevar paquetes de hasta 3,58 metros de longitud en función de las opciones seleccionadas. Y por último está la L, que alcanza los 5,3 metros y ofrece entre 6,1 y 6,6 metros cúbicos con la posibilidad de transportar objetos de hasta 3,93 metros.

En marcha y como todos los eléctricos, industriales o no, sorprende por su silencioso funcionamiento. Resulta especialmente agradable de utilizar gracias esto y al hecho de que no tiene una caja de cambios como tal. Esto hace que se maneje como si fuera un coche con transmisión automática, es decir, solo con el pedal del freno y del acelerador. Pero con la ventaja de que aquí no hay transiciones entre marchas, por lo que el empuje siempre es lineal y la respuesta, contundente.

prueba-opel-vivaro-e-zona-carga

Durante el recorrido seleccionado por Opel, circulé principalmente en vías rápidas, un entorno que no es el ideal para esta clase de vehículos. Pero a pesar de ello y tras 88 kilómetros recorridos, obtuve una media de gasto de tan solo 24,1 kWh/100km, tan solo 1 kWh más que la media oficial en ciclo WLTP. Por lo tanto, si solo piensas circular por zonas urbanas la autonomía real será muy superior a los 230 o 330 km de las dos baterías.

Ficha técnica Opel Vivaro-e Furgón Express S 100 kW BEV 230 
Motor Tipo Motor síncrono
de imanes permanentes
Posición Delantero transversal
Potencia máxima 136 CV
Par máximo 260 Nm
Alimentación Batería 50 kWh
Transmisión Caja de Cambios Automática, 1 velocidad
Tracción Delantera
Suspensión Delantera Tipo MacPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Trasera Rueda tirada
Resorte helicoidal
Frenos Delanteros Disco ventilado
Traseros Disco
Dimensiones Longitud 4.989 mm
Anchura 1.964 mm
Altura 1.396 mm
Distancia entre ejes 2.900 mm
Maletero Volumen Hasta 5,8 metros cúbicos
Peso Peso 1.901 kg
Prestaciones Velocidad máxima 130 km/h
Aceleración 0-100 Km/h n.d.
Consumo Combinado 23 kWh/100 km
Velocidad baja n.d.
Velocidad media n.d.
Velocidad alta n.d.
Velocidad muy alta n.d.
Autonomía WLTP 230 km – Etiqueta CERO
Precio Precio oficial Desde 23.600 euros

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.