Circuitos y competiciones míticas en el mundo del motor hay muchas, pero cuando hablamos de carreras de resistencia las 24 Horas de Le Mans seguramente sean las más destacadas. Muchos han participado en ellas, pocos han saboreado la victoria, pero solo hay un modelo cuya presencia haya sido casi constante y tenga en su haber un buen número de premios: el Porsche 911.

Porsche 911 GT3 R: la versión de carreras del GT3 RS

El deportivo alemán entró en la prueba en el año 1966 y hasta el año pasado en 2017, ha participado hasta en 449 ocasiones, a las que habrá que sumar en la edición de 2018 los otros 10 participantes inscritos, que en esta ocasión correrán con el 911 GT3 RSR, cuatro de ellos inscritos en el equipo oficial: el número 91 con Gianmaria Bruni, Richard Lietz y Frédéric Makowiecki al volante; el 92 con Michael Christensen, Kévin Estre y Laurens Vanthoor; el 93 para Earl Bamber, Patrick Pilet y Nick Tandy; y el 94 con Timo Bernhard, Romain Dumas y Sven Müller.

Todos ellos buscarán incorporarse a la exitosa historia del Porsche 911 en las 24 Horas de Le Mans ya que, además de participar en cerca de medio millar de ocasiones, el ‘nueveonce’ ha conseguido un total de 49 victorias en su categoría y en dos ocasiones se ha hecho con la victoria absoluta.

Porsche 911

Mirando su palmarés sorprende, entre otras cosas, que en los 20 primeros años en los que participó (del 66 al 86) solo se fue con las manos vacías en el 83 y en el 85, consiguiendo dobletes y tripletes en distintas categorías con relativa asiduidad.

El primero que entró en la mítica competición fue el Porsche 911S, algo que impulsó Auguste Veuillet, importador de Porsche en Francia y piloto del primer Porsche que corrió en Le Mans en 1951, porque consideró que sería una buena maniobra para demostrar a los clientes que podía servir para circuito. La maniobra salió perfecta puesto que se saldó con la victoria en la categoría GT de hasta 2,0 litros.

Toyota muestra el coche de Fernando Alonso para las 24 Horas de Le Mans

La década de los 70 supuso la llegada de un gran número de versiones mejoradas del modelo que convivieron en pista y alternaron entre equipos oficiales y equipos cliente. El deseado Porsche 911 2.7 Carrera RS aumentó su cilindrada a 2,8 litros para la competición, en el 73 Porsche participó por primera vez de manera oficial con el Porsche 911 Carrera RSR 3.0 y un año más tarde el Porsche 930 Carrera Turbo supuso el debut de un ‘nueveonce’ turboalimentado.

Durante los 80 lo más destacado fue el Porsche 961, evolución del 959 de calle y que, pese a no superar la décima posición como mejor resultado, fue el primer coche de tracción total en participar en la carrera.

Porsche 911

Ya en los 90 volvieron las categorías GT, que además se ampliaron, por lo que la marca se presentó con el 911 RSR en el último año de producción de la generación 964, en el 95 con el 911 GT2, en el 96 con el GT1 y ay en el 99, con la desaparición de las mencionadas categorías, con el GT3 RSR de la generación 996, que arrasó durante seis ediciones consecutivas.

Desde entonces la marca alemana se ha centrado en evolucionar el GT3 en cada una de sus generaciones, renovándolo en 2007, 2013 y el año pasado, con una primera temporada de preparación de cara a asaltar la prueba y hacerse con la victoria absoluta en 2018.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.