La división de competición del gigante japonés acaba de presentar al nuevo Nissan GT-R NISMO GT3 2019, la última evolución del bólido de carreras construido sobre la base del GT-R NISMO de calle y que cumple con los requisitos para participar en la categoría GT3 de la FIA. Un modelo que está desarrollado a partir del GT-R NISMO GT3 que la compañía introdujo por primera vez en 2012 y que desde entonces, ha obtenido excelentes resultados en los circuitos de todo el mundo.

La historia completa del Nissan GT-R

Nissan ya admite reservas del renovado GT-R NISMO GT3 2019, aunque eso sí, todas las unidades se fabrican bajo pedido y los primeros ejemplares no serán entregados hasta el mes de enero de 2019. Cada uno de ellos será entregado en la fábrica de NISMO y costará alrededor de 60 millones de yenes japoneses, es decir, unos 471.000 euros al cambio. Esta cantidad no incluye los posibles impuestos o los accesorios que el cliente pueda necesitar en función de la categoría en la que quiera participar.

Los cambios que presenta el Nissan GT-R NISMO GT3 2019 con respecto al que ya conocíamos se centran especialmente en la mejora de la distribución de pesos, con un centro de gravedad que se ha visto rebajado gracias a que han reubicado el propulsor 3.8 V6 VR38DETT en una posición 150 mm más retrasada con respecto a su predecesor. También han introducido cambios en las suspensiones y en el chasis, que ahora es más rígido, con el objetivo de mejorar su comportamiento.

De propulsar al Nissan GT-R NISMO GT3 2019 se encarga el mencionado motor 3.8 V6 biturbo, una mecánica que en esta configuración desarrolla más de 550 CV de potencia (a 6.500 vueltas) y más de 637 Nm de par (a 5.000 rpm). Este bloque está asociado a una caja de cambios secuencial de seis velocidades que envía toda esa fuerza exclusivamente a los dos neumáticos traseros.

En comparación con el modelo de calle en el que está basado, el Nissan GT-R NISMO 2017, esta bólido de carreras resulta unos 142 mm más largo, unos 141 mm más ancho y posee una batalla unos 37 mm más larga. También ha diferencias, como es lógico, en el peso de ambos: el de calle se queda en unos 1.800 kg mientras que el de circuitos para la báscula en unos mucho más contenidos 1.285 kg.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here