El nuevo carreras-cliente de la firma de Stuttgart ya está aquí, se llama Porsche 911 GT3 R y es la versión de competición del potente Porsche 911 GT3 RS 2018, uno de los solo cuatro coches de producción que, como muestra de su potencial, ha conseguido bajar de la barrera de los 7 minutos en Nürburgring. Ahora llega la variante enfocada directamente en los circuitos y que ya está listo para la temporada 2019.

El coche de carrera de Porsche presenta una construcción ligera con una carrocería compuesta por aluminio y acero, incluyendo un capó de fibra de carbono reforzada con plástico (CFRP por sus siglas en inglés), un material que encontramos también en el techo, el carenado, los pasos de rueda, las puertas, las secciones laterales y traseras, y la zaga, mientras que las ventanas están fabricadas en policarbonato.

Porsche 911 GT3 R 2018

Así es el nuevo Porsche 911 GT3 R

Las puertas y las ventanas laterales del Porsche 911 GT3 R son extraíbles y cuenta con una cabina rediseñada con un asiento baquet con arneses de seis puntos y una caja de pedales ajustable, así como un volante de competición y todos los controles necesarios. En términos de seguridad, el nuevo carreras-cliente ofrece una construcción de Kevlar, fibra de carbono y aluminio con espuma plástica que absorbe cualquier impacto en la puerta y garantiza que el piloto se mantenga a salvo en caso de accidente.

La historia del Porsche 911 GT3 RS

Una de las novedades más destacables es que Porsche ha instalado por primera vez un sistema de aire acondicionado que permite mantener una mejor concentración y rendimiento en la pista. “Esto garantiza un enfriamiento interior ideal y, gracias a la conexión directa al asiento y al casco del conductor, permite una refrigeración particularmente eficiente del conductor, asegura el fabricante.

Porsche 911 GT3 R 2018

A nivel mecánico, el 911 GT3 R equipa el motor bóxer de seis cilindros y 4.0 litros de aspiración natural, una unidad refrigerada por agua situada en la parte posterior que entrega 550 CV de potencia y canaliza la fuerza al asfalto a través de una caja de cambios secuencial de seis velocidades. Integra un depósito de combustible de 120 litros que puede ser recargado desde ambos lados de la carrocería.

Mientras tanto, el nuevo Porsche 911 GT3 R ha sido modificado con respecto a su predecesor, con un rendimiento aerodinámico mejorado y una mayor circunferencia de las ruedas delanteras, pasando de 650 a 680 mm, así como una suspensión y unos frenos más potentes. Para todos los interesados en iniciarse en el mundo de la competición como gentleman driver, Porsche pide 459.000 euros por su nueva máquina de circuitos.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.