Cuando sea presentado oficialmente en otoño de este mismo año, el nuevo Volkswagen T-Cross se convertirá en el quinto integrante de la gama SUV de Volkswagen en territorio europeo. De hecho, se posicionará como el todocamino más compacto y asequible de la compañía, con una longitud que alcanzará los 4.107 mm, es decir, será unos 127 mm más corto que el popular Volkswagen T-Roc (prueba).

Volkswagen T-Cross Breeze Concept

La gama de modelos SUV de la compañía alemana incluirá en el viejo continente a los ya mencionados Volkswagen T-Cross y T-Roc, a los que hay que sumar al Volkswagen Tiguan (prueba), el Tiguan Allspace y el Touareg, que por dimensiones y precio se ubica como el buque insignia. El más pequeño de la familia también enriquecerá la oferta de todocaminos en mercados como el chino o el sudamericano y de hecho, la marca previamente ya confirmó que Brasil sería el lugar escogido para su fabricación.

Actualización: Volkswagen ha anunciado que la planta de Navarra, donde actualmente se ensambla el Polo, producirá también el nuevo T-Cross. Para ello invertirán unos 1.000 millones de euros hasta 2019, lo que permitirá elevar la capacidad de producción de las 244.000 hasta las 350.000 unidades anualmente.

Como sus hermanos mayores (a excepción del Touareg), el Volkswagen T-Cross se asentará sobre la plataforma MQB, lo que según la marca, permitirá que ofrezca una gran habitabilidad a pesar de sus compactas dimensiones. Indican que, por ejemplo, el asiento trasero puede ajustarse longitudinalmente para obtener más espacio para las rodillas o para el equipaje.

La prueba está en la capacidad del maletero, que en función de donde esté situada la banqueta trasera, ofrecerá entre 385 y 455 litros de espacio de carga. Además, aunque sea un vehículo de corte eminentemente urbano, estará preparado para aventurarse fuera del asfalto.

Volkswagen T-Cross: equipamiento y gama de motorizaciones

El empleo de esa plataforma también tiene repercusión en otras áreas, como por ejemplo, en el apartado de asistentes a la conducción y en la seguridad en caso de accidente, ya que el nuevo Volkswagen T-Cross incluirá de serie elementos como el Front Assist o el Lane Assist. A estos hay que sumar otros, como el sistema de monitorización del ángulo muerto Blind-Spot Sensor o el dispositivo de advertencia para vehículos que se aproximen desde los laterales al salir de una plaza de estacionamiento, al que Volkswagen denomina Asistente de salida de aparcamiento.

También podrá montar un detector de peatones o la llamada Protección proactiva de los ocupantes, que según la marca, reacciona antes de un accidente cerrando las ventanillas y el techo corredizo, pretensando los cinturones de seguridad y estableciendo la presión de frenado. Por supuesto, no faltará un cuadro de mandos digital o un sistema multimedia de última generación con pantalla táctil de 8 pulgadas.

En cuanto a los motores del Volkswagen T-Cross, la gama inicial estará compuesta por un total de cuatro mecánicas turboalimentadas, tres de gasolina y una diésel. Los modelos de gasolina están combinados con un filtro de partículas Otto y ofrecen una potencia de 95 CV, 115 CV y de 150 CV, respectivamente. El modelo de diésel genera 95 CV.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.