Adelantado por el prototipo Mégane eVision el pasado mes de octubre, la marca francesa por fin muestra el Renault Mégane E-Tech Electric de producción. Aunque todavía se trate de una mula de desarrollo con bastante camuflaje, queda claro el cambio de orientación del superventas: el compacto se hace SUV.

Renault Mégane: estas son las 5 versiones más bestias del compacto

El ejemplar de las imágenes forma parte de una flota de 30 unidades que estará todo el verano de pruebas con los ingenieros de Renault a los mandos, que llevarán a cabo los últimos test para terminar de afinar el eléctrico.

Renault Mégane E-Tech Electric

Aunque esté cubierto de camuflaje (en un diseño que desde la marca denominan como “dazzle”), se puede apreciar que, como era de esperar, la imagen del modelo de producción es algo más comedida y menos deportiva que la del prototipo.

Su silueta, aunque transmite dinamismo, tiene una menor caída de techo que en el concept, los pasos de rueda son algo menos pronunciados y los faldones menos agresivos. Eso sí, se aprecia una corpulencia mayor que en la generación previa y una mayor altura.

Renault Mégane E-Tech Electric

El frontal luce el logo de la marca en el centro, desde el que parten unos grupos ópticos que si mantienen intacto el formato visto en su adelanto. En los laterales la línea de cintura es ascendente, está rematada en la zaga por un pequeño alerón integrado y en la zaga los faros ocupan todo el ancho, pero son bastante delgados.

Del apartado técnico del Renault Mégane E-Tech Electric se ha confirmado que está desarrollado sobre la plataforma CMF-EV, que emplea un pack de baterías de 60 kWh, lo que le otorga una autonomía de 450 kilómetros, y dispone de un único motor eléctrico que rinde 160 kW (217 CV). Por el momento se desconocen sus prestaciones o datos de consumo.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.