Mazda se reinventa una vez más apostando por un segmento de mercado nuevo, el de los SUV grandes, donde presenta un vehículo con un claro planteamiento premium, mucha tecnología y una interesante gama de motorizaciones que incluye una interesante versión híbrida enchufable. En esta PRUEBA en VÍDEO del Mazda CX-60 PHEV ya nos hemos puesto al volante del nuevo modelo de la firma japonesa y estas son todas nuestras impresiones de conducción.

A la evolución del diseño Kodo de Mazda, con un estilo mucho más robusto, aunque sin dejar de lado la elegancia y el minimalismo, el CX-60 añade un interior con materiales de alta gama y artesanía. El SUV ofrece un habitáculo con espacio para cinco pasajeros, un maletero de 570 litros y dos grandes pantallas de 12,3 pulgadas para el cuadro de instrumentos digital y el sistema de infoentretenimiento.

PRUEBA en VÍDEO: Mazda CX-60 PHEV

Prueba Mazda CX-60

En lo que a motorización se refiere, el Mazda CX-60 PHEV (prueba) equipa un sistema de propulsión híbrido enchufable que combina un motor de gasolina de cuatro cilindros y 2.5 litros con un propulsor eléctrico. El primer híbrido enchufable de Mazda tiene una potencia combinada de 327 CV y un par motor máximo de 500 Nm. Están gestionados por un cambio automático de ocho velocidades sin convertidor de par y un sistema de tracción a las cuatro ruedas.

El Mazda CX-60 PHEV ejemplifica el nuevo posicionamiento premium de Mazda

Gracias a la batería de 17,8 kWh, el CX-60 híbrido enchufable homologa un rango de autonomía en modo 100% eléctrico de 63 kilómetros, o 68 kilómetros en ciclo urbano. Lo hace, además, con un 0 a 100 km/h en 5,8 segundos, una velocidad máxima de 200 km/h, un consumo combinado de solo 1,5 l/100 km y la etiqueta 0 Emisiones de la DGT.

Al volante del Mazda CX-60 PHEV destaca su conducción agradable enfocada en el confort, una dirección comunicativa, una suspensión independiente con un alto grado de comodidad a bordo y un buen aislamiento acústico para disfrutar de los viajes por carretera. Tiene buenas prestaciones y está equipado con lo último en tecnología y sistemas de seguridad que maximizan su rendimiento dinámico y permiten disponer de un amplio abanico de asistentes a la conducción.

Si bien no es un coche que invite a ir rápido y que pesa más de 2.000 kilos, con unas plazas traseras que podrían mejorar algo más en habitabilidad, el CX-60 PHEV presenta una relación calidad/precio/equipamiento de lo más interesante. Está disponible desde poco más de 50.000 euros y con nuestra PRUEBA en VÍDEO del Mazda CX-60 PHEV descubrirás todos los detalles que debes conocer antes de tomar una decisión de compra.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.