La prueba del Mazda MX-5 RF con motor 2.0 SKYACTIV-G de 160 CV me ha servido para comprobar una vez más el gran producto que han creado los ingenieros de Mazda con la introducción de la cuarta generación del biplaza descapotable más popular del planeta. Porque ya había tenido la oportunidad de conducir el Mazda MX-5 convencional con techo de lona, a cuyas interesantes características esta versión RF añade un estiloso techo plegable tipo targa.

PRUEBA: Alfa Romeo 4C Spider

Un elemento que transforma la apariencia del pequeño modelo de Mazda y que convierte al MX-5 RF de la prueba en uno de los automóviles más sugerentes del mercado, con unas líneas exteriores que ningún modelo de su nivel de precio puede igualar. Y eso si hablamos del diseño exterior, porque esta afirmación también es extensible a lo referente a la conducción: no hay ningún otro vehículo nuevo a la venta que ofrezca un tacto tan deportivo por menos dinero que lo que pide la marca de Hiroshima por la versión de acceso del MX-5 (con techo de lona, parte de tan solo 22.410 euros).

Prueba Mazda MX-5 RF

Los más parecidos pueden ser el Subaru BRZ 2017 (prueba) o el Toyota GT86 2017 (prueba), pero son más pesados, más potentes y sobre todo, no son descapotables, lo que hace que se distancien del que nos ocupa. Otro punto en el que se diferencian es en la practicidad, donde el Mazda MX-5 Retractable Fastback y su hermano con capota de lona quedan por detrás debido a sus pequeños habitáculos con dos asientos y maleteros de 127 y 130 litros de capacidad, respectivamente.

La receta para el deportivo perfecto

Pero no creo que nadie que piense en comprar un Mazda MX-5 lo haga esperando que sea un coche polivalente, sino porque estéticamente resulta atractivo y sobre todo, porque ofrece una experiencia de conducción verdaderamente deportiva. Los ingenieros del fabricante japonés han aplicado la receta perfecta para crear el deportivo que muchos añorábamos, un vehículo que base su excelente dinámica en la ligereza, en un buen reparto de pesos y en el que la potencia del motor o los datos de prestaciones no son lo más importante.

Techo Mazda MX-5 RF

Y con un reparto de 50:50 y un peso que parte de 1.090 kg (1.120 kg en el caso de la unidad probada, un Mazda MX-5 RF con motor 2.0 SKYACTIV-G de 160 CV y acabado Luxury Sport), han logrado su objetivo. Comparado con la variante con techo de lona, el RF resulta 40 kg más pesado, incremento que es consecuencia de la incorporación de los diferentes mecanismos necesarios para la apertura y cierre de la capota así como de la adición del techo rígido.

El MX-5 RF consigue que los desplazamientos habituales dejen de ser aburridos

Está disponible con dos motorizaciones, siempre de gasolina, que se pueden combinar con cajas de cambios automáticas o manuales en función de la versión escogida: como acceso, está el 1.5 SKYACTIV-G de 131 CV (solo manual) y como tope de gama, el 2.0 SKYACTIV-G de 160 CV (manual y automático). He tenido ocasión de probar diferentes unidades del MX-5 RF 2.0 160 CV, pero no lo he podido conducir con el bloque más modesto, que sí he tenido oportunidad de descubrir en la variante convencional del MX-5 y que considero que encaja muy bien con la filosofía del vehículo.

Motor Mazda MX-5 RF

El de 160 CV no solo es más potente, es que produce un 25% adicional de par motor, con 200 Nm a 4.600 vueltas frente a los 150 Nm a 4.800 vueltas del de 131 CV. Como los desarrollos de la caja de cambios manual de seis velocidades son idénticos en ambas motorizaciones, aunque pese 30 kg más las prestaciones del 2.0 son superiores a las del 1.5, completando el paso de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos (8,6 segundos en el 1.5) y alcanzando una velocidad máxima de 215 km/h (203 km/h).

asientos Mazda MX-5 RFOtros elementos clave para que el MX-5 RF ofrezca el comportamiento que ofrece son el rígido bastidor con refuerzos estructurales en zonas críticas, las suspensiones con un esquema de paralelogramo deformable en ambos trenes que garantizan un guiado preciso del neumático, el diferencial de deslizamiento limitado (solo con el motor 2.0) o los amortiguadores deportivos Bilstein que equipa la unidad probada, con acabado Luxury Sport.

 

Una terminación que incluye de serie absolutamente todo lo que puedas necesitar, la prueba está en que solo hay disponibles dos elementos opcionales: el sistema de navegación (400 euros) y el techo con acabado negro (500 euros), todo lo demás es de serie. No faltan elementos como el sistema de sonido Bose con 9 altavoces, los asientos Recaro con tapizado mixto, el control del ángulo muerto y de tráfico trasero, los faros de ledes direccionales, el control de crucero, el climatizador, los asientos calefactables…

Un torbellino de sensaciones

Mi profesión me ha permitido probar toda clase de automóviles, desde sencillos, asequibles y polivalentes utilitarios, como el Kia Rio (prueba), hasta modelos de ensueño, como el Ferrari California T (prueba). Sin embargo, puedo decir sin temor que con ninguno de ellos me lo he pasado tan bien conduciendo como con el nuevo Mazda MX-5 RF. Un coche que me ha demostrado que no hace falta tener tropecientos caballos de potencia ni gastarse una auténtica fortuna para poseer un vehículo que sea capaz de emocionar cuando te sientes a sus mandos.

prueba Mazda MX-5 RF

La exquisita respuesta del motor atmosférico, que aunque no abruma por su potencia sí sorprende con una entrega de potencia contundente y con su capacidad para subir de revoluciones, unido a su rápido cambio manual y al bajo y bien repartido peso del conjunto, proporcionan un auténtico torbellino de sensaciones. En las manos adecuadas, es un automóvil que puede ser extremadamente rápido en zonas viradas y, al mismo tiempo, es muy agradecido con los que no tengan tanta confianza al volante.

Y el hecho de que con tan solo apretar un botón, el Mazda MX-5 Retractable Fastback se descapote no hace más que aumentar su atractivo. A diferencia de su hermano convencional, que cuenta con una capota textil manual, este dispone de un techo rígido accionado eléctricamente que se abre o cierra en 13 segundos y hasta una velocidad de 10 km/h. Me habría gustado que se pudiera operar en un rango de velocidades más amplio, como sucede en otros muchos descapotables modernos, una de las pocas pegas que he podido encontrar a este vehículo.

Prueba Mazda MX-5 Retractable Fastback

Otra ventaja que es consecuencia de su bajo peso, además de por su buena aerodinámica, es que gasta realmente poco para lo que corre. Durante la semana que he pasado con el MX-5 RF con motor de 160 CV y cambio manual, he obtenido un consumo de gasolina combinando vías rápidas, carreteras secundarias, ciudad practicando tanto una conducción sosegada como deportiva, ha logrado una media de 7,3 l/100 km.

El techo rígido aporta un extra de seguridad con respecto al de lona, no tanto en caso de accidente, más bien para mantener a salvo las pertenencias que dejes en el interior del habitáculo de los amigos de lo ajeno. Lo que me ha sorprendido es que no he notado que el MX-5 RF sea más silencioso que el MX-5 normal, tanto con la capota puesta como sin ella. Es más, considero que es más ruidoso con ella quitada, pues se perciben turbulencias aerodinámicas que no noté en el de techo de lona.

interior Mazda MX-5 Retractable Fastback

Un coche de los que no se olvidan fácilmente

Ese pequeño pero no desmerece un conjunto redondo. No voy a olvidarme fácilmente del Mazda MX-5 RF 2.0 SKYACTIV-G Luxury Sport de la prueba, tanto es así que todavía estoy pensando en comprar uno. Pero hay que tener muy claro todas sus limitaciones, especialmente si va a ser tu único vehículo, lo que en mi caso me obliga a descartarlo. Si no fuera por eso, me haría con uno sin dudarlo.

Al fin y al cabo, es uno de los pocos deportivos razonables que hay en el mercado. Resulta relativamente asequible de adquirir incluso aunque la versión Retractable Fastback resulte más de 2.000 euros más costosa; para bien o para mal es un modelo poco común en nuestras carreteras; es tremendamente divertido de conducir; su bajo peso permite que gaste poco combustible y además, ayuda a prolongar la vida de todos los componentes (neumáticos, frenos, amortiguadores…) al estar sometidos a un menor nivel de estrés; y estéticamente resulta muy atractivo.

prueba Mazda MX-5 RF

A destacar A mejorar
Comportamiento Habitabilidad
Diseño Sonoridad
Motor / Caja de cambios Techo operable solo hasta 10 km/h
Ficha técnica Mazda MX-5 RF 2.0 SKYACTIV-G Luxury Sport
Motor Cilindrada 1.998 cc
Cilindros 4 en L
Potencia máxima 160 CV / 6.000 rpm
Par Máximo 200 Nm / 4.600 rpm
Transmisión Caja de Cambios Manual, 6 velocidades
Tracción Trasera
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable /Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 3.915 mm
Anchura 1.735 mm
Altura 1.230 mm
Distancia entre Ejes 2.310 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa.
Peso Peso 1.120 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 216 km/h
Aceleración 0-100 km/h 7,4 seg
Consumos Urbano 8,7 l/100 km
Extraurbano 5,4 l/100 km
Combinado 6,6 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 154 g/km (Euro 6)
Precio Precio Oficial 33.300 euros

Fotos: Álex Aguilar

Valoración
Diseño
9
Acabados
8
Habitabilidad
5
Maletero
6
Motor
8
Consumo
8
Comodidad en marcha
7
Comportamiento
9
Equipamiento
8
Precio
8
Compartir
Artículo anteriorTata denuncia a Chevrolet por copiar el nombre Bolt
Artículo siguienteAsí fueron los test de choque del Koenigsegg Regera
¿Un coche? Grande, pequeño, deportivo, práctico, de tracción, de propulsión, gasolina, diésel, eléctrico... Me gustan todos, así que 'ponme' el que quieras.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here