Pregunte a quién pregunte, todos me dicen que el nuevo Land Rover Defender 2020, protagonista de esta prueba, no parece ser un digno sucesor del mítico todoterreno que nació allá por 1948. El trabajo de diseño de la marca británica denota los esfuerzos que han hecho por rememorar las míticas líneas del Defender de siempre, pero ¿ha perdido personalidad? ¿Se ha convertido en un SUV de lujo más? ¿Se le queda grande el nombre Defender en campo? Voy a tratar de contestar a todas esas preguntas en las siguientes líneas.

Land Rover Defender 2020

Si te empeñas en buscar diferencias entre el anterior Defender y el nuevo (más allá de lo que se ve), las vas a encontrar. Para empezar, olvídate del clásico chasis de largueros y travesaños de los TT puros. Este nuevo Defender se basa en una estructura monocasco de aluminio que da soporte a modernos motores, cajas de cambio automáticas de última hornada y a toda una batería de tecnología antes impensable en el modelo inglés. Lo que no cambia son sus denominaciones: 90 para la batalla corta, 110, para la larga. Se podrán acomodar seis personas en el 90 y hasta 7 en el 110 con sus tres filas de asientos. Hay una cosa que es indiscutible: el nuevo todoterreno de Land Rover es mucho más inteligente que antes. Pero, ¿es capaz de ponerse hasta las orejas de barro y salir airoso? Espera un poco más…

PRUEBA: Land Rover Discovery 3.0 SDV6 306 CV 7 plazas

Me cuelo en su interior. Aquí me encuentro con una atmósfera de calidad y tecnología que antes no existía: materiales cuidados, gran pantalla táctil, instrumentación digital, arranque por botón, conectividad Apple CarPlay y Android Auto… Incluso el espejo retrovisor interior puede ser una pantalla (en opción). Ver para creer… Todo eso elevan la factura de este nuevo Defender. Aún así, hay guiños que te invitan al maltrato de todo este interior, como son las alfombrillas de goma o las superficies de plástico duro y asideros de material robusto.

interior del Land Rover Defender 2020

Para alguien familiarizado con el viejo Defender, el puesto de conducción de esta nueva generación es irreconociblemente cómodo. Posición elevada, asientos bien mullidos que cuidan de tu espalda, posición al volante muy correcta, buena visibilidad…

Bajo el capó cuento con un bloque diésel de 240 CV con el que no debo tener problemas en ninguna circunstancia. Se combina con la omnipresente caja automática ZF de ocho velocidades y la tracción permanente a las cuatro ruedas para derivar toda la fuerza al suelo.

Comienzo la prueba del Land Rover Defender 2020

Me pongo en marcha. El traqueteo del motor esta a años luz de cómo sonaba antes y la calidad de la pisada es irreconocible en comparación con el viejo Defender. Hay truco: esta unidad 110 cuenta con la suspensión neumática opcional que controla de maravilla las inercias de la carrocería. La sensación es la de que el nuevo Defender 2020 se lo pasa tan bien sobre el asfalto como fuera de él, así que aquí van mis respetos hacia el trabajo de los ingenieros por hacer el primer Defender con el que puedes atacar una curva a buen ritmo sin tener que rezar una par de oraciones antes.

prueba del Land Rover Defender 110 2020

Aunque no nos pasemos, si le buscas las cosquillas se acaba quejando en los fuertes cambios de apoyo a alta velocidad y los baches muy profundos tampoco los digiere demasiado bien (son 2.300 kilos de peso), pero en general, en los viajes sobre asfalto, el resultado es más que respetable.

La dirección es progresiva y tiene una gran respuesta en el centro, cosa que no pasaba en el modelo anterior, cuyo funcionamiento era más impreciso. De los frenos tampoco puedo poner demasiadas tachas, ya que cumplen sobradamente con su cometido para un vehículo tan pesado. El tacto es bueno y la progresión y el feedback en el pie son correctos. ¿Aguanta un uso intensivo? Ni lo sueñes, no están pensados para abusar de ellos.

prueba off-road del Land Rover Defender 2020

Como primera conclusión, y con semejante carta de presentación, conducir al nuevo Defender por carretera es ahora coser y cantar. Pero, ¿y qué pasa cuando salimos del asfalto? No voy a tardar mucho en comprobarlo. Me dirijo hacia una zona de pruebas en la que solo me atrevo a meterme con los todoterreno de verdad. Y aun así, hay veces que me lo pienso dos veces si no llevo los neumáticos adecuados: caídas casi verticales, raíces expuestas, vadeos de mucha profundidad…

Cualquiera de estos elementos detendría en seco a un SUV moderno, pero no debería hacerlo con un Land Rover Defender. Estoy confiado, ya que ofrece las mejores cotas off road de la categoría: apunta un ángulo de ataque de 38 grados, ventral de 30 y 40 de salida, con una profundidad de vadeo de 90 centímetros.

prueba 4x4 del Land Rover Defender 2020

Para mejorar el resultado, ya he dicho que cuento con suspensión neumática, pero a eso añádele un bloqueo del diferencial central, otro trasero (opcional), reductora y control de descensos. Todo un ejército de aliados que trabajarán juntos para sacarte de las situaciones más complicadas. Por supuesto, el cerebro de todo ello no podía ser otro que el Terrain Responde 2 de Land Rover, una garantía en cualquier situación.

botón del modo Lo del Land Rover Defender 2020
Botón que activa la reductora (Low Range)

Empiezo mi ruta y no puedo esconder mi cara de asombro por la facilidad con la que voy avanzando. Da igual a qué rampa me enfrente, la inclinación lateral o lo profundo de las roderas. Avanzo con una facilidad pasmosa. El antiguo Defender también podía hacer todo esto, pero requería un alto grado de conocimiento y experiencia por parte del conductor.

No es que con el nuevo se pueda atravesar un río con los ojos cerrados, pero la electrónica obra milagros y te lo pone todo realmente fácil. En cierta manera, el nuevo Defender 2020 ha venido a democratizar el todoterreno más extremo y avanzado.

PRUEBA: Jeep Gladiator 2019

De eso se encargan sistemas como el llamado ‘Wade‘, que lo hace todo para que los vadeos sean muy fáciles de superar: configura la ventilación en modo recirculación, suaviza la respuesta del acelerador, eleva la altura de la carrocería hasta los topes, ajusta el funcionamiento de los diferenciales y activa la pantalla «Wade Sensing», que permite al conductor ver (a través de la pantalla) hasta dónde llega el agua.

Land Rover Defender 2020 vadeando un río

La exhibición que hace el nuevo TT de Land Rover en campo es insultante. Trepa por pendientes imposibles, se desliza colina abajo con absoluto control y hace de cualquier obstáculo un juego de niños. La verdad es que este comportamiento tan arrogante, tan sobrado, en el fondo, me lo esperaba. Land Rover no ha querido (ni podía) jugársela y ha afinado el tiro como nunca. Sigue siendo una de las grandes referencias en conducción off road, aunque en un envoltorio más moderno y pijo.

pilotos traseros LED del Land Rover Defender 2020Guiños al mundo del todoterreno puro los sigue ofreciendo. Ahí tienes la posibilidad de incluir un winch de 40 metros con capacidad de tracción de 4.500 kilos que, además, se puede manejar de manera remota desde 45 metros. Y por si eso fuera poco, puedes acoplarle 170 accesorios que van desde una escalera para llegar al techo con facilidad hasta una cama para sacarle partido a los 300 kilos que puede aguantar en estático el techo (168 en movimiento).

Termino la prueba del Land Rover Defender 2020 con una conclusión clara: esta nueva generación es un auténtico Defender, y lo siento por los puristas. Land Rover ha construido un todoterreno puro. Más fácil de conducir en zonas extremas, sí, pero imparable. Les ha salido un producto redondo, aunque algo alejado a la estética y sobriedad clásicas de siempre. Supera a sus rivales directos como un (prueba) Toyota Land Cruiser o un (prueba) Jeep Wrangler en todo: en comodidad, tecnología, asistentes, capacidad off Road. También les supera, y por mucho, en precio. Pero eso nadie lo dudaba, porque ahora el Defender es mucho más en todo, más todoterreno en campo y también más SUV de lujo en asfalto.

prueba del Land Rover Defender 2020

Ficha técnica Land Rover Defender 110 5 puertas 2.0 SD4 240 AWD Aut.
MotorCilindrada1.999 cc
Cilindros4 en línea
Potencia máxima240 CV / 4.000 rpm
Par máximo430 Nm / 1.400 rpm
AlimentaciónTipoInyección directa
Turbo geometría variable
TransmisiónCaja de CambiosAutomática, convertidor de par
8 velocidades
TracciónTotal
SuspensiónDelanteraParalelogramo deformable
Resorte neumático
Barra estabilizadora
TraseraParalelogramo deformable
Resorte neumático
Barra estabilizadora
FrenosDelanterosDiscos ventilados / 349 mm
TraserosDiscos ventilados / 325 mm
DimensionesLongitud4.758 mm
Anchura1.996 mm
Altura1.967 mm
Distancia entre ejes3.022 mm
MaleteroVolumen857 – 1.946 litros
PesoPeso2.323 kg
PrestacionesVelocidad máxima188 km/h
Aceleración 0-100 Km/h9,1 seg
ConsumoCombinado8,9 l/100 km
Velocidad bajan.d.
Velocidad median.d.
Velocidad altan.d.
Velocidad muy altan.d.
EmisionesEmisiones de CO2234 gr/km Euro 6
PrecioPrecio oficialDesde 66.080 euros

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.