Mi mano derecha sostiene la llave del coche eléctrico más barato del mercado, que, paradójicamente, también es la del Dacia más caro. Es el resultado de una idea muy inteligente del Grupo Renault, que ha adaptado el Renault City K-ZE comercializado en China y el Renault Kwid de gasolina producido en India y Brasil, modelo de 2015, para crear un coche eléctrico con un precio muy ajustado para su uso en ciudad, que es el fin que deberían tener este tipo de vehículos. Y así nace el coche de la prueba, el Dacia Spring.

prueba del Dacia Spring con la plaza de Las Ventas al fondo

Un automóvil sencillo, muy sencillo, donde no encontrarás lujos y te costará hallar alguna que otra comodidad. Olvídate de que la llave se pliegue -¿te acuerdas de que antes los mandos carecían de este mecanismo? Si es así, quizá, como yo, deberías hacerte revisiones médicas periódicamente-, que el volante se pueda ajustar en altura o en profundidad -mi Toyota MR2 de 2002 al menos sí lo hace en altura- o que el asiento solo se mueva de forma longitudinal. Lujos cero. ¿Llantas de aleación? ¡Por favor, claro que no!

Que no te asuste el sonido de la puerta; es la chapa, que carece de aislante. Tampoco si ves una ruleta con un 0, un 1, un 2, un 3 y un 4. Se llama aire acondicionado y es el sistema que fue sustituido por lo que conocemos hoy como climatizador -no está ni en opción-.

Pero gracias a prescindir de todo ello, de equipar un interior donde los plásticos duros son los protagonistas, Dacia ha conseguido crear, por fin, un coche eléctrico barato. Ser fabricado en China también pone su granito de arena…

Por suerte o por desgracia, como periodista del motor, estoy acostumbrado a probar coches con los niveles de equipamiento más altos y, además, la mayoría de los extras incluidos. Sinceramente, me he movido durante una semana con el Dacia Spring para realizar la prueba y no he echado en falta nada.

PRUEBA: Honda e Advance 2020 154 CV

Es más, a la hora de devolverlo he sentido cierta pena, cosa que raramente me ocurre -negaré haber escrito esto, así que, por favor, no hagas una captura de pantalla-. Y es que creo que es el automóvil perfecto para moverte por ciudad, más aún si, como ha sido mi caso, con una carga tienes para circular con él una semana completa. Y no te creas que solo lo he hecho por la urbe; no. Durante los 216 kilómetros que me he movido he combinado a partes iguales ciudad y carretera; en esta última a una velocidad de entre 90 y 120 km/h. Cierto es que el modo Eco, con mucha menos pegado, ha estado la mayor parte del tiempo activado.

prueba del Dacia Spring cerca del parque de El Retiro de Madrid

El Dacia Spring equipa una batería de 27,4 kWh con la que puede recorrer 230 kilómetros. El día que fue recogido, la carga era del 99%, y según el escueto ordenador de abordo, podría recorrer unos 226 kilómetros. Finalmente, como te he comentado un párrafo más arriba, fueron 216, por lo que si se le suma la autonomía restante indicada podría haber circulado 231 kilómetros, 5 más que el oficial. Esta cifra podría haber sido bastante más amplia si no hubiera salido de la ciudad.

Y es que es fuera de ella donde más incómodo se encuentra. Se desenvuelve bien, no te voy a engañar, aunque se nota que no es su hábitat natural. Con rachas de viento, el coche se menea. No es raro teniendo en cuenta que pesa 1.045 kilogramos, que sus neumáticos son estrechos (165/70 R 14) y que es corto, estrecho y ‘alto’: 3.734 mm de longitud, 1.579 mm de anchura y 1.516 mm de altura.

En el modo Normal, sus 45 CV tiran de él de forma efectiva. Puedes ver en el cuadro de instrumentos tradicional cómo gana velocidad con facilidad. Harina de otro costal es circular en carretera en modo Eco, puesto que la potencia se reduce a 31 CV y la velocidad máxima autolimitada pasa de 125 a 100 km/h.

prueba del Dacia Spring con la fuente de Las Cibeles de fondo

Nada que un buen pisotón al pedal derecho para hacer ‘kick-down’ no solucione… sacrificando kilómetros de autonomía, eso sí. Ya sabes que la falta de delicadeza con el acelerador y las altas velocidades en los coches eléctricos no maridan bien. Para no pasarte de la raya tienes el imitador de velocidad, que no velocidad de crucero, que no está disponible ni como opción.

Eso sí, donde se encuentra como pez en el agua es en ciudad. Su radio de giro de 38 grados -el diámetro de giro es de 9,8 metros- junto con sus recogidas formas y su dirección superasistida hacen que callejear sea coser y cantar. Lástima que le cueste iniciar la marcha, como pone de manifiesto su 0 a 100 ¡en 19,1″!

Y que no te engañen sus cotas, porque presume del mejor maletero del segmento, dejando con un palmo de narices gracias a sus 270 litros a rivales de alta alcurnia como el Honda e (99 litros) o el Fiat 500e (85).

Más justo es el habitáculo, aunque no está nada mal para tratarse de un coche de 3,74 metros. Los pasajeros de la segunda fila -solo existen dos plazas- que midan 1,78 m como el que escribe pueden rozar el respaldo del asiento delantero, y su cabeza, el techo. Y si van en la plaza del conductor, que es de mullido más bien firme, el pie izquierdo carece de reposapiés y la pierna puede tocar la puerta, mientras que la derecha, la consola. Nada grave.

Además, cuenta con una guantera enorme y bastantes huecos portaobjetos -entre los asientos, en la zona inferior de la consola y en las puertas-, cosa que se agradece, más aún en un coche de tu tamaño.

interior del Dacia Spring

El puntito tecnológico lo pone la pantalla multimedia de 7 pulgadas con un sencillo interface más propio de otras épocas pero con navegador, Android Auto y Apple Carplay y la aplicación para el smartphone MyDacia, que permite gestionar en remoto diferentes funciones como saber dónde se encuentra el coche o programar la calefacción y la carga.

Y hablando de carga, el Dacia Spring puede hacerlo en un enchufe doméstico convencional de 2,3 kW (13,5 horas), en un punto de 3,7 kW (8,5 horas), en uno de 7,4 kW (4,5 horas) y en uno de corriente continua a 30 kW (1,5 horas). Por cierto, el cable de Modo 3 (Mennekes) es de serie, pero el de Modo 2 (toma doméstica) y el de carga rápida son opcionales y cuestan 300 y 650 euros, respectivamente.

PRUEBA: Fiat 500e Cabrio

El coche de la prueba, el Dacia Spring, es un total acierto por parte del Grupo Renault. Está claro que no tiene el refinamiento del resto de coches eléctricos, pero es el más barato, con creces, y para ir del punto A al punto B, y encima con etiqueta 0, basta y sobra. No esperes lujos, y menos por 20.205 euros, cifra que puede verse reducida hasta los 13.205 con la ayuda máxima del Plan MOVES III, pero a cambio tienes un coche muy sincero; más aún cuando sabes que su autonomía real no es ciencia ficción, como sí ocurre en otras películas que cuentan algunas marcas.

prueba del Dacia Spring

A destacar A mejorar
Precio Autonomía real
Maletero Equipamiento común
ni en opción
Comportamiento
en ciudad
Comportamiento
en carretera
Ficha técnica Dacia Spring Essential Electric 45
Motor Tipo Eléctrico, síncrono de imanes permanentes
Cambio 1 marcha
Pares de engranajes
Potencia máxima 33 kW (45 CV)
Par máximo 125 Nm
Autonomía Kilómetros 230 km (WLTP)
Batería Tipo y capacidad Iones de litio / 27,4 kWh
Tiempo de carga
mínimo
1,5 horas
Suspensión Delantera MacPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Trasera Rueda tirada con elemento torsional
Resorte helicoidal
Frenos Delanteros Discos ventilados / 238 mm
Traseros Tambor
Dimensiones Longitud 3.734 mm
Anchura 1.579 mm
Altura 1.516 mm
Distancia entre ejes 2.423 mm
Maletero Volumen 270 litros
Peso Peso 1.045 kg
Prestaciones Velocidad máxima 125 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 19,1 segundos
Consumo Combinado 13,9 kWh/100 km
Velocidad baja n.d
Velocidad media n.d
Velocidad alta n.d
Velocidad muy alta n.d
Emisiones Emisiones de CO2 0 g/km – Etiqueta 0
Precio Precio oficial Desde 20.205 euros (sin descuentos)

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.