Como bien sabrás, la industria del automóvil, que abarca más de 130 años de trayectoria, está repleta de pequeñas pero interesantes historias que todo buen entusiasta debe conocer. Hoy viajamos hasta el Reino Unido para descubrir el curioso origen del nombre del Lotus Elise, el pequeño y longevo modelo deportivo de la compañía con sede en Hethel.

Autozam AZ-1: el deportivo más pequeño del mundo

Lotus tiende a nombrar a sus modelos con denominaciones que comienzan por la letra E. Entre ellos tenemos al Lotus Evora (prueba), el Exige, el Lotus Esprit, el Elan y el Europa. Pero no podemos pasar por alto al Elise, cuyo nombre tiene un curioso origen que no todo el mundo conoce. La denominación para modelo que plantó la semilla de la gama de modelos actuales de la marca, el que cambió las cosas dentro de la compañía, no es un invento del marketing, ni tampoco fue elegido al azar, más bien fue puesto en honor a alguien.

Origen nombre Lotus Elise

Elisa Artioli, el origen del nombre del Lotus Elise

La compañía británica fue fundada en 1952 por el legendario Colin Chapman. A raíz de su muerte en 1982, y su participación y la de su compañía en la debacle de DeLorean, Lotus fue asumida bajo la dirección del subastador de automóviles David Wickins, quien a su vez lo vendió a General Motors en el año 1986. Romano Artioli asumió el control en 1993 y la volvió a vender en 1996 a Proton, quien la ha mantenido a flote (más o menos) hasta que el fabricante de automóviles chino Geely (que también es propietario de Volvo Cars, entre otros), se hizo cargo el año pasado.

Tras este breve, pero rápido repaso por la historia de Lotus, viajamos hasta 1994, año en el que fue concebido el Lotus Elise cuando la compañía se mantenía bajo la dirección de Artioli. Fue el propio Romano quien decidió que el nuevo modelo se denominaría Elise en honor a su nieta, Elisa Artioli, una niña pequeña por aquel entonces y como bien podrás apreciar en la galería de imágenes que acompaña a estas líneas.

Origen nombre Lotus Elise

Artioli había comprado Lotus a General Motors en 1993 después de haber devuelto a la vida a Bugatti algunos años antes. Antes de vender la empresa a Proton en 1996, el empresario italiano lanzó el Elise, quien ha servido como base para los modelos actuales de la compañía. 22 años después, Elisa Artioli volvió a Hethel por primera vez para reunirse con la primera unidad producida del coche cuyo nombre fue inspirado por el suyo propio.

Mientras Elisa estuvo en la sede de Lotus, pudo dar algunas vueltas alrededor de la famosa pista de pruebas de la marca al volante de un Exige Sport 410 y de un Evora GT410 Sport, un tributo al que Lotus no quiso faltar y del que hizo gala revelando muchas imágenes a través de sus perfiles en redes sociales.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.