El Opel GT X Experimental es un prototipo tremendamente importante para Opel. Porque con este vehículo conceptual los chicos de Rüsselsheim muestran un anticipo del nuevo lenguaje de diseño que podrían lucir sus productos en el futuro. Y no solo eso, es que además es el primer modelo creado de cero desde que la compañía del rayo pasó a formar parte del Grupo PSA y el primer producto fruto del PACE!, el ambicioso plan estratégico de la firma alemana.

PRUEBA: Opel Insignia Grand Sport 2.0 CDTI 170 CV

Con el Opel GT X Experimental nos encontramos ante un crossover eléctrico del segmento B, un tipo de vehículo que responde a lo que demanda el mercado y que, de llegar a producción, engrosaría la ya amplia gama de productos de este tipo que tiene el fabricante. Porque en su catálogo actualmente podemos encontrar al Opel Mokka X, que fue el primero en llegar; al Opel Grandland X, el más grande de la familia; y al Opel Crossland X (prueba), que ocupa el hueco dejado por el Opel Meriva.

Los diseñadores de Opel han creado un todocamino compacto con una longitud de tan solo 4.063 mm, es decir, es unos 142 mm más corto que el mencionado Crossland X. Sin embargo, el Opel GT X Experimental es considerablemente más ancho y bajito que este último, con una altura de 1.528 mm (incluyendo la antena) y un anchura de 1.830 mm. También tiene una distancia entre más amplia, 2.625 mm frente a 2.604, lo que sin duda contribuye a que ofrezca una imagen exterior más musculosa y dinámica.

En una búsqueda por reducir el peso, los chicos de la marca han apostado por equipar al Opel GT X Experimental con un juego de llantas de tan solo 17 pulgadas de diámetro, mucho más pequeñas de lo que suele ser habitual especialmente entre los prototipos. Pero gracias a su diseño, parecen más grandes de lo que realmente son y según la firma, con su mayor perfil de neumático contribuyen a mejorar el confort del SUV.

Como el GT X Experimental forma parte del plan estratégico PACE!, que anticipaba que cada modelo de Opel tendrá una variante eléctrica para 2024, este todocamino del segmento B es totalmente eléctrico. Está impulsado por una batería de iones de litio de nueva generación con una capacidad de 50 kWh y la posibilidad de ser recargada por inducción (es decir, inalámbricamente, sin usar el típico cable). Y aunque no pretenden crear un vehículo autónomo, este modelo ofrece un nivel 3 de conducción automatizada.

Esto significa que el Opel GT X Experimental podría conducir por sí solo en determinadas situaciones y lo que es más importante, que el conductor puede quitar las manos del volante. Eso sí, el usuario debe monitorizar en todo momento la situación.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.