Neumáticos de invierno: todo lo que necesitas saber

Neumáticos de invierno

En el norte de Europa lo tienen muy claro, pero en los países mediterráneos no hay ni tradición ni costumbre de utilizar neumáticos de invierno, lo que es un grave error. En cuanto llega esta época de año, las bajas temperaturas y las precipitaciones en sus diversas formas (lluvia, nieve) convierten las carreteras en un auténtico campo de obstáculos, algo que  puede llegar a ser muy peligroso si no se cuenta con el equipamiento correcto.

Neumáticos de segunda mano: ventajas e inconvenientes

Y es que las ruedas de nieve son uno de los elementos básicos que cualquiera que viva en una zona fría en la que la nieve y el hielo sean habituales debería tener en su vehículo. Pero a la hora de la verdad son unos grandes desconocidos y a más de un conductor le asaltan las dudas al respecto. No hay que preocuparse, aquí estamos nosotros para arrojar toda la luz posible y contarte todo lo que necesitas saber sobre los neumáticos de invierno.

Neumáticos de invierno

Mucha gente renuncia a su uso debido a dos factores: el primero, tener que desembolsar el dinero extra que supone tener un segundo juego de neumáticos; el segundo, la pereza que supone montar y desmontar dos veces al año las cuatro ruedas. Respecto a lo primero, pensar que invertir en seguridad nunca está de más; y en lo tocante a lo segundo, hay que tener en cuenta que los neumáticos de invierno son mucho más efectivos que las cadenas para la nieve en la inmensa mayoría de situaciones, y que colocar estas, por mucho que sean las de tela, es una auténtico engorro, más aún si hay precipitaciones que nos obliguen a hacerlo en el momento.

Todo beneficios

Pasemos a las características de las ruedas de invierno. Su rendimiento óptimo se produce cuando la temperatura ambiental baja de 7º centígrados y a partir de los 12 o 15 grados dejan de ser tan efectivos. Esto se debe a que están hechos de un compuesto más blando y flexible que el de los convencionales, por lo que el frío los endurece menos y les permite rendir mejor en condiciones adversas. Y apuntamos ‘condiciones adversas’ porque no es necesario que nieve para notar su mejor rendimiento, bastante con que haga mucho frío o con que circulemos sobre una superficie mojada.

Neumáticos de invierno

Esto se antoja capital en términos de seguridad. Si el coche en condiciones óptimas se detiene en seco desde 50 km/h en 8 metros de distancia, con nieve se multiplica por cuatro hasta llegar a los 32 metros y si sumamos hielo a la ecuación la cifra que puede alcanzar es de incluso 64 metros. Estos problemas se solventan con los neumáticos de invierno, pensados para este tipo de situaciones, con mucho más agarre y reduciendo considerablemente los metros necesarios para detener el coche. No solo eso, también facilita la tracción para ponerse en marcha y la adherencia para conservar la trazada que queremos.

Los neumáticos de coche más caros del mundo

Cierto es que suponen un coste adicional (son un 10% más caros que los convencionales), pero muchas marcas como Oponeo y talleres ofrecen un servicio de ‘tyre hotel’ por el que no tendrás que preocuparte por el almacenamiento ya que, cuando hagas el montaje, se quedarán con el juego que no utilices hasta que llegue de nueva la ocasión de cambiarlas.

Por último, identificarlos es bastante sencillo ya que todas las ruedas de invierno llevan en su flanco un pictograma formado por una montaña y un copo de nieve, que en muchas ocasiones va acompañado por el lema ‘M+S’, en referencia a ‘Mud & Snow’, barro y nieve en inglés.

De 100 a 0 km/h: los 50 coches que mejor frenan

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here