La era de los transaxle de Porsche se remonta a 1976, cuando se lanzó al mercado el Porsche 924. Le siguieron otros tres modelos, el 944, el 968 y el 928, con esta misma configuración de motor delantero y tracción trasera con eje de trasmisión colocado en un tubo fijo. Esta tecnología era muy innovadora a mediados de los ’70, aunque no fue lo único en lo que estableció un antes y un después esta saga de deportivos de Porsche.

También fueron responsables de la creación del motor de 4 cilindros más grande del mundo instalado en un coche de producción en serie. El bloque en cuestión es conocido como Porsche M44, se lanzó en 1988 de la mano del Porsche 944 S2, un coche tan exclusivo que solo se fabricaron 16.400 unidades (entre Coupé y Cabriolet de 1988 a 1991), y derivada del V8 que equipaba el Porsche 928.

Porsche M44, el motor de cuatro cilindros más grande del mundo

porsche m44

El M44 que debutó en el 944 S2 tiene la particularidad de ser el motor de cuatro cilindros más grande utilizado en un coche de producción hasta el momento. La unidad en cuestión tiene 3.0 litros de cilindrada, es de aspiración natural y desarrolla una potencia máxima de 211 CV, con un excelente nivel de par de 280 Nm disponibles a 4.100 rpm cortesía de su elevada cilindrada.

Toyota salvó de la bancarrota a Porsche en 1993

Desgranando un poco más el motor descubrimos que podía girar hasta las 6.000 rpm y que sus cilindros contaban con unas medidas de diámetro y carrera de 104×88 mm, con un ratio de compresión de 10,9:1. Además, contaba con unos cilindros con medidas de 97×78,9 mm, medidas muy similares a los 100×78,9 mm del motor original de cuatro cilindros y 2.5 litros del Porsche 944.

porsche m44

El propulsor derivaba del V8 del Porsche 928 (prueba), con cilindradas comprendidas entre los 4.5 y 5.4 litros, así como potencias que iban desde los 240 CV a los 350 CV, lo que hace aún más especial al motor Porsche M44, ya que, con menor cilindrada y número de cilindros, era más potente que cualquier versión V8 del 928 si dividimos su potencia a la mitad.

Equipado con una culata de 16 válvulas, refrigeración líquida y una caja de cambios manual de 5 velocidades, el Porsche 944 S2 era capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 7,1 segundos, mientras que su velocidad máxima se cifró en los 240 km/h.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.