Bugatti es una de las marcas más exclusivas del mundo. Fundada en 1909 por Ettore Bugatti, el fabricante de superdeportivos ha logrado consagrarse como uno de los mejores de la industria en las últimas dos décadas, aunque en ningún momento ha dejado de mirar a sus orígenes con el fin de plasmar sus valores y esencia en cada uno de sus espectaculares vehículos. Hoy conocemos más a fondo el logotipo de Bugatti, un icono con más de 110 años de artesanía y plata de ley.

Las familias que escribieron la historia del automóvil: los Bugatti

Diseñado por el propio Ettore, el logotipo fue creado a finales de 1909 cuando el fundador de la empresa con sede en Molsheim, Francia, colocó una insignia ovalada de metal esmaltado en la rejilla del radiador del Bugatti Type 13, el primer modelo creado oficialmente por Bugatti. Nacía así una parte esencial de la historia de la marca francesa, un símbolo que ha perdurado en el tiempo a lo largo de este último siglo y que se visto plasmado en todos los vehículos de la compañía, desde el Type 13 hasta el Bugatti Chiron (prueba).

El logotipo de Bugatti

logotipo Bugatti

El diseño del logotipo de Bugatti no era completamente nuevo, ya que Ettore había creado un símbolo similar para Deutz, una empresa en la que había trabajado anteriormente en Colonia, Alemania. Cuando decidió crear un propio vehículo, Bugatti eligió intencionadamente este diseño, creado al cortar un cilindro con un diámetro de 45 mm en un ángulo de 30 grados y con una forma completamente plana, algo que distaba mucho de los elaborados logotipos ornamentales de la época.

Además de las letras del nombre en blanco sobre un fondo rojo, el Macaron, como se le conoce al logo, también presenta las iniciales EB (de Ettore Bugatti) de color negro, así como 60 puntos rojos en un borde blanco circundante. El rojo representa el poder y la pasión, el blanco la elegancia y la nobleza, y el negro la excelencia y el coraje. Según dice la leyenda, los 60 puntos simbolizan perlas en un estilo que se ajusta a la moda “Art Nouveau”.

Fabricado a mano por la misma empresa desde 2003

logotipo Bugatti

Desde hace 17 años, los emblemas de la era moderna de Bugatti se ensamblan a mano en Poellath GmbH & Co. KG Münz – und Prägewerk, una compañía especializada con sede en Schrobenhausen, en Baviera, que es la única capaz de producir esta insignia con el efecto 3D del esmalte. “Un componente tan fino solo se puede fabricar a mano con esta alta calidad”, asegura Thomas Demel, director ejecutivo de Poellath.

La empresa alemana produce los emblemas de Bugatti desde 2003, inicialmente para el Veyron y desde 2014 para el Chiron. “La nueva insignia debía ser más grande que antes y también tener una profundidad visual nueva y previamente desconocida. Las letras de Bugatti y los puntos en el borde, por lo tanto, están ubicados en un plano y están esmaltados, al igual que el fondo, que está casi dos milímetros más bajo. Esto crea un aspecto y una sensación auténtica en 3D”, añade Demel.

Más de diez horas de trabajo artesanal

logotipo Bugatti

Para el Chiron, el logo de Bugatti aumentó su anchura en 14 mm y su altura en 8 mm si lo comparamos con la que lucía el Veyron. La mayoría de los logos son rojos, pero existen algunas excepciones como el Chiron Noire o el Super Sport 300+ que lucen este símbolo en negro. Son necesarios 150 gramos de plata de ley y más de diez horas de trabajo artesanal para crear una insignia con 159 gramos de peso si contamos el esmalte y los tornillos de fijación.

El boceto con el que se inició la idea del Bugatti Veyron

En su elaboración trabajan alrededor de 20 empleados cualificados de diferentes departamentos de Poellath. La base es plata 970 grabada en relieve, mientras que las letras de Bugatti se elevan 2,1 mm desde la base. Tras el proceso de relieve, el logo pasa por el proceso de esmaltado, un proceso que combina vidrio y hierro, una técnica con más de 100 años de uso que elimina cualquier material tóxico, ya que la mitad del esmalte que se usaba antes consistía en plomo y ahora está hecho de compuestos inorgánicos como silicatos y óxidos.

logotipo Bugatti

El esmalte, en estado granulado, se derrite a temperaturas de entre 750 y 900 grados Celsius, y se fusionan permanentemente con la plata de la base del Macaron. Cuando la temperatura baja a 600 grados, el esmalte se solidifica en su superficie, mientras que la parte interna sigue contrayéndose, creando ese efecto de curvatura convexa típica del logotipo de Bugatti. El proceso final de la elaboración del logo es lijar y pulir a mano hasta alcanzar los estándares de calidad deseados. Por último, se sueldan los espárragos de fijación realizados en una sola pieza, mientras que los poros finos en el esmalte se dejan a la vista como una demostración de la singularidad del proceso de fabricación que hace que cada insignia sea única.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.