El año pasado conocimos el Nissan Ariya, el primer SUV eléctrico de la marca japonesa que llegará a Europa a lo largo de este año. Ya lo ha hecho a Noruega y, poco a poco, arribará al resto de mercados. Pero todo en la vida tiene un origen y el antecedente del Ariya lo encontramos en el Nissan Tama.

Así es ‘Second Life’, el proyecto que usa baterías de coches eléctricos de Nissan para alimentar la red de Melilla

Hay que remontarse hasta 1940. En ese momento, mientras la Alemania Nazi se hacía con el control de buena parte de Europa, tras conquistar París, Japón seguía ejecutando sus ansias expansionistas por Asia, aunque todavía quedaba un año para el ataque a la base de Pearl Harbor, que motivaría la entrada en la guerra de Estados Unidos. Mientras tanto, en Tokio comenzó la fabricación de un coche eléctrico. Sí, eléctrico.

La historia del Nissan Tama, el antecedente del AriyaNissan Tama

En 1940, 200 empleados de la compañía de aviación Tachikawa fueron trasladados a la recién creada Tokio Automobile Company, la cual, se centró en la fabricación de un vehículo eléctrico. Una de las razones que llevaron a esta compañía a fabricar un coche eléctrico fue la falta de abastecimiento de combustible en ese momento.

El primer prototipo fue construido en 1947 y se trataba de una camioneta de dos plazas y 500 kilos de carga, con un diseño novedoso y equipada con un motor eléctrico de 4,5 CV con el que alcanzaba los 34 km/h. Más tarde crearon un vehículo de pasajeros de cuatro plazas, que alcanzaba los 35 km/h y tenía una autonomía de 65 kilómetros. Esta versión incluía soluciones de diseño únicas como compartimentos para las baterías.

Otras versiones del Tama

Nissan Tama

El Tama eléctrico se podía elegir entre una versión de pasajeros y otra de camioneta, ambos disponibles con motor de gasolina o completamente eléctrico. En 1948 llegó el Tama Junior, una variante más compacta, también con motor eléctrico, y en 1949, apareció el Tama Senior, de tamaño mediano y también eléctrico. En 1951, la Tokio Automobile se fusionó con Prince Motor, la cual, en 1966 pasó a formar parte de Nissan.

El compartimento de la batería estaba localizado en el piso de la cabina de la camioneta. Había dos compartimentos, uno a cada lado, y tenían rodillos en el interior para facilitar y hacer más rápido el reemplazo de las baterías usadas por unas recién cargadas. Gracias a este diseño, el Tama fue reconocido en primer lugar en las pruebas que realizó el Ministerio del Comercio e Industria en 1948.

El Nissan GT-R se despide de Europa por culpa del ruido

Actualmente, Nissan es una de las marcas que más está apostando por la electrificación de la movilidad. Abrió el camino con el Nissan Leaf allá por 2010 y ahora suma a su gama el Ariya, un SUV eléctrico que hunde sus raíces en el Tama de posguerra.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.