El Ford Mustang RSX es uno de los prototipos Mustang menos conocidos y, a la vez, más peculiares y curiosos. Se trata de un ejercicio de diseño que realizó la marca americana allá por los inicios de la década de los años 80. Seguro que por su diseño te recuerda al DeLorean. No obstante, la mayor particularidad del Ford Mustang RSX Concept es que fue creado como un prototipo pensado para competir en rallyes. Sí, Ford estuvo a punto de en esta categoría del automovilismo con el Mustang, y este modelo tan raro fue el protagonista.

PRUEBA: Ford Mustang Convertible GT 5.0 Ti-VCT V8

Ford Mustang RSX: origen italiano

La tercera fue una de las generaciones del Ford Mustang más originales. Las siglas de este prototipo proceden de Rally Sport eXperimental. Y es que cuando la firma del óvalo azul creó esta entrega de su deportivo estrella, pidió a su filial europea, Ghia, basada en Italia, que lo moldease para adaptar una variante a los gustos del viejo continente. Y de ahí surgió la idea de fabricar, al menos como concept, un Ford Mustang de rallye.

trasera del ford mustang rsx

La estructura, modificada

Es imposible que la parte exterior del Ford Mustang RSX deje indiferente a nadie. Lo que está claro es que es difícil de identificar como el modelo que es. Fue un alivio, eso sí, que esta tercera generación del Ford Mustang, que llegó al mercado en el año 1978, dejase atrás la plataforma del problemático Ford Pinto. Un modelo cuyo depósito salía ardiendo con una leve colisión. A cambio, su estructura era compartida con la del Ford Fairmont coetáneo, una berlina compacta de cuatro puertas.

Ford Mustang Giugiaro Concept: ¡el caballo que quiso cabalgar hacia Italia!

Para empezar, la distancia entre ejes se redujo en algo más de 14 cm en comparación con el modelo americano de producción. Esto lo hacía un vehículo mucho más compacto. La postura de conducción también fue modificada y, para mejorar la visibilidad de cara a competir en rallye, se situó en una ubicación más alta. Por otro lado, las ruedas tenían una sección de 190 mm y una llanta con 16 pulgadas de diámetro.

Un diseño de ciencia ficción

De todas formas, el aspecto que más llama la atención del diseño del Ford Mustang RSX son sus angulosas formas. Tiene unas líneas muy cuadradas y la parrilla frontal era muy grande si la comparamos con los modelos de su generación. Delante, debajo de los faros principales -cuadrados, por cierto-, incluye una línea anaranjada que recorre el frontal a lo ancho y que integra los intermitentes en los lados. Detrás ocurre lo propio con los pilotos principales: van de lado a lado recorriendo el portón a través de una línea roja que se introduce ligeramente en las aletas posteriores.

interior del ford mustang rsx

La zona lateral no se queda atrás en rareza. Sus puertas cuentan con una forma que podría definirse como hexagonal y tienen un color distinto al del resto de la carrocería. De igual modo, las ventanillas están partidas y tan solo se puede abrir una pequeña sección. Algo similar a lo que vemos en coches como el Abarth 695 Biposto. En su silueta también es sorprendente una caída del techo muy pronunciada y un alerón en la parte baja de la luneta, justo en el extremo.

Bertone Mustang: un muscle car italiano único

Minimalismo interior

Su interior se puede definir como una versión simplificada del Ford Mustang de producción. Aun así, se aleja mucho de lo que podríamos ver en una versión preparada para competir en rallyes. La segunda fila de asientos fue suprimida debido a la limitada habitabilidad fruto de la menor distancia entre ejes y de la posición de la luneta trasera. Los dos asientos están tapizados en cuero y en todo el interior predominaba el color negro. Además, la palanca de cambios fue desplazada a la parte más baja de la consola central, una posición menos ergonómica.

Schwarzenegger, Rambo y Bruce Jenner salvaron al Ford Mustang

El motor del Ford Mustang RSX

Es debajo del capó donde el RSX no cambia con respecto a la versión americana de calle. Allí sigue alojando un propulsor 2.3 de cuatro cilindros asociado a un cambio manual de cuatro velocidades. El cénit del Ford Mustang RSX tuvo lugar en el Salón del Automóvil de Chicago de 1979. Sin embargo, la marca americana nunca tuvo planes de producir en serio esta variante, ni siquiera en una tirada limitada.

frontal del ford mustang rsx

Bertone Ramarro Corvette: el lagarto del que nadie se acuerda

Fotos: Cardesignnews

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.