El reciente cumpleaños de Mick Jagger nos ha llevado a pensar en la siguiente pregunta: ¿cuáles han sido los coches de los Rolling Stones? Modelos tan extravagantes como cada uno de los componentes del grupo musical. Ahora bien, eso no quita que sean vehículos de lo más atractivos y los cuales nos encantaría tener en un garaje soñado. Ya te mostramos los coches de los Guns N’ Roses y ahora toca la colección de 'Sus satánicas majestades'.

Citroën SM

coches de los Rolling Stones

El primero de los modelos de la colección de coches de los Rolling Stones es un mito en el sector de la automoción. Se trata del SM, una berlina de Citroën que marcó tendencia por diseño y por sus innovaciones y soluciones técnicas y de seguridad.

Este gran turismo fue propiedad de Billy Wyman, y no hay que olvidar que instalaba un motor de origen Maserati. Un bloque V6 de 170 CV que casaba a la perfección con este francés. Y sí, las siglas de SM proceden de 'Serie Maserati'.

Bugatti Type 57SC Atlantic

coches de los Rolling Stones

El siguiente coche es uno de los modelos más impresionantes que han existido en la historia de la automoción. El Bugatti Type 57SC Atlantic. Un vehículo que poseyó el recientemente fallecido Charlie Watts, batería de la banda británica. Quizá el modelo más impresionante de toda la lista.

Los coches de lujo de los futbolistas

Y es que este Bugatti era perfecto para un entusiasta de los coches como Watts; pero lo más curioso de todo es que siempre los utilizaba con chófer, ya que no tenía carnet de conducir. Su motor de 3,3 litros erogaba unos 200 CV de potencia, aunque si por algo llamaba la atención era por su nivel de detalle y lujo.

Mercedes 250 S

coches de los Rolling Stones

Mercedes siempre se ha caracterizado por lanzar al mercado grandes berlinas de lujo, y entre ellas se encuentra el 250 S, uno de los coches de los Rolling Stones. Bueno, al menos de uno de ellos, ya que este modelo perteneció a Bill Wyman, el bajista.

A modo de curiosidad, mandó tintar los cristales traseros a la fábrica de la firma alemana, tarea de especial complejidad ya que nunca lo habían hecho en un vidrio curvado. Sus prestaciones eran muy buenas, pues registraba una velocidad punta de 180 km/h gracias a un motor con 130 CV de potencia.

Rolls-Royce Silver Cloud

coches de los Rolling Stones

Otro clásico entre los clásicos, algo lógico en prácticamente cualquier modelo de Rolls-Royce con un mínimo de años a su espalda. Este Silver Cloud estuvo en manos de uno de los fundadores de la banda, el guitarrista Brian Jones. Eso sí, no acostumbraba a conducirlo.

El uso normal de este británico, por tanto, era con un chófer que le traía y le llevaba a donde necesitase. En cualquier caso, tanto él como su motor V8 de 6,2 litros no tuvieron un final digno, pues el coche acabó siniestrado al caerse al fondo de una piscina.

Aston Martin DB6

coches de los Rolling Stones

Los modelos de Aston Martin siempre han sido un imán para la gente pudiente. Principalmente por diseño, ya que destacan por lo llamativo y a la vez fino de su aspecto. Pero también por rendimiento, pues al fin y al cabo no dejan de ser coches que sí, son muy lujosos, pero que igualmente presumen de prestaciones y deportividad.

Quizá por eso al propio Mick Jagger le encandiló una unidad de mediados de los '60 del Aston Martin DB6. Y no tenía una tarea fácil: tomar el relevo del mítico DB5 de James Bond. Pero gracias a su preciosa estética y a un motor de gasolina de 280 CV pudo salir airoso de su cometido.

Lamborghini Miura

coches de los Rolling Stones

El Miura está considerado como el primer superdeportivo de la Historia. Un coche que marcó una época no solo para la firma de Sant'Agata Bolognese, sino también para el mundo de la automoción en general. Y este Lamborghini formó parte de la colección de Charlie Watts.

Su unidad era de finales de la década de los años '60, y se caracterizaba por disponer de un peso muy contenido para exprimir al máximo el rendimiento de su increíble propulsor V12 de casi 400 CV de potencia, que estaba colocado en posición central trasera transversal.

Morgan Plus 8

coches de los Rolling Stones

Este Morgan Plus 8 perteneció a la colección de coches de Mick Jagger. Un coche impresionante no solo por su diseño, sino porque bajo el capó escondía un impresionante propulsor V8 de gasolina de 3,5 litros de cilindrada.

La unidad del cantante data del año 1969, y estaba basada en el Buick Fireball 215. Sus prestaciones eran increíbles para la época, pues alcanzaba una velocidad punta de 192 km/h gracias a sus 184 CV de potencia.

MGB Roadster

coches de los Rolling Stones

Coche cabrio de dos puertas y dos plazas suele estar ligado al desenfreno, a la libertad, a tener una buena cuenta corriente y a cometer locuras. No siempre es así, pero sí en gran parte de los casos, como este. Bill Wyman, primer bajista de los Rolling Stones, fue su propietario.

Los famosos que aparecen en la lista negra de Ferrari y no pueden comprar sus coches

En cualquier caso, a pesar de todas las características comentadas, ligadas a ser un coche de capricho, este MGB Roadster fue adquirido por Wyman porque quería un vehículo algo más modesto que el de sus compañeros. Contaba con 94 CV a partir de un motor de 1,8 litros, muy pequeño para su época, pues se trata de un coche de 1964.

Bentley Continental Flying Spur

coches de los Rolling Stones

Bentley siempre ha sido una marca ligada al lujo. Los británicos siempre han fabricado vehículos de 'alto standing' y este Continental Flying Spur que data de mitad de la década de los años '60 no es para menos. De hecho, es uno de los vehículos más conocidos de los Rolling Stones.

Su dueño fue Keith Richards, e incluso se le conocía como 'Lena' en honor a Lena Horne, una cantante y actriz estadounidense. Lo más llamativo es que estaba personalizado con un compartimento secreto, y eso dentro de un vehículo de lo más exclusivo: únicamente se fabricaron 87 unidades.

Ferrari Dino 246 GT

coches de los Rolling Stones

Era inconcebible que en el ranking de los coches de los Rolling Stones faltase un Ferrari. Lo curioso es que este Dino 246 GT fue utilizado como coche de diario y de viajes por Keith Richards durante un tiempo, algo para lo que no suelen ser usados este tipo de superdeportivos.

Con él se desplazó a lo largo y ancho de Europa en 1973 debido a su gira musical, mientras sus compañeros viajaban en avión. En total le hizo más de 40.000 km, una cifra respetable para un deportivo de estas características. Contaba con 190 CV cortesía de su motor V6 de gasolina.

Lotus Seven S3

coches de los Rolling Stones

El Lotus Seven es otro de esos coches especiales, hechos solo para entusiastas de la conducción, porque en lo que se refiere a comodidad o a practicidad, es casi inservible. Un modelo que compró Ronnie Wood en el año 1975... y era de segunda mano.

El Lotus que le perteneció era de finales de la década de los años '60, y del que tan solo se elaboraron 340 ejemplares. De 0 a 100 km/h en 6,9 segundos gracias a un peso muy contenido y a sus 120 CV de potencia a partir de un motor de gasolina de 1,6 litros.

Citroën Méhari

coches de los Rolling Stones

Llamar la atención siempre ha sido una de las especialidades de todos y cada uno de los integrantes del grupo británico. ¿Y cómo hacerlo más y mejor que en un Citroën Méhari? Un coche todoterreno de bajo coste concebido para circular por los terrenos más farragosos.

No obstante, lo más curioso es su simpática imagen. Este modelo perteneció a Charlie Watts, y compartía un motor de 26 CV y 602 centímetros cúbicos con el igualmente mítico Dyane 6. Historia de la automoción.

Citroën 2CV

coches de los Rolling Stones

El siguiente de los coches de los Rolling Stones es otro Citroën, pero no cualquiera. Uno muy especial. Se trata del Citroën 2CV de una película de la saga de James Bond: Solo para sus ojos.

A subasta la increíble colección de coches de un narcotraficante

Este modelo tiene una antigüedad que ya ronda las cuatro décadas. Un coche que acabó en la colección de Charlie Watts y que cuenta con un motor de unos 600 centímetros cúbicos, rindiendo un total de 28,5 CV, con los que alcanzaba una velocidad máxima de 110 km/h.

Mercedes Clase S

coches de los Rolling Stones

Y terminamos con la lista de los coches de los Rolling Stones con un clásico: el (prueba) Mercedes Clase S. No obstante, en este caso hablamos de la versión de finales de la pasada década.

A pesar de ello, es un vehículo que no está para nada anticuado. De hecho, es un adelantado a su tiempo por lujo, calidad, tecnología y seguridad. Y es que a pesar de lo extravagante del grupo británico, una berlina clásica es un 'must' en el garaje de toda 'celebrity' que se precie.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.