Los coches de los integrantes de Guns N’ Roses: Axl Rose, Slash, Duff, Izzy y Steven

Guns N’ Roses es una de las bandas más importantes de la historia de la música, una formación que marcó un antes y un después en el rock. También, sin ninguna duda, ha sido una de las más influyentes. Y de las pocas que ha logrado vender más de 50 millones desde que fuese fundada en 1985.

coches de Guns N' Roses: Axl Rose, Slash, Duff, Izzy y Steven

Las desavenencias entre sus componentes (Axl Rose, Slash, Duff McKagan, Izzy Stradlin, Steven Adler y el sustituto de este, Matt Sorum), los retrasos de Axl en salir a los escenarios de medio mundo -con los graves altercados que se producían, en ocasiones, entre el público por esta actitud- y el consumo de drogas y alcohol por parte de la gran mayoría de integrantes hicieron que el grupo se fuese desgastado y separando, poco a poco, hasta que en 1994 Slash y Duff anunciaron su salida.

Tras su concierto en Sevilla, recopilamos los coches de los integrantes de Guns N’ Roses, desde los que utilizaron para sus primeras giras hasta los superdeportivos más deseados y exclusivos adquiridos en estos últimos años.

Honda CRX

Gracias a la autobiografía escrita por Anthony Bozza podemos saber que todos los coches de Slash han sido negros. El primero que se compró fue un Honda CRX. “Como todos los coches que he tenido desde entonces, era negro por dentro y por fuera”, señalaba el artista de sombreo de copa negro.

En el libro cuenta un par de historias con el utilitario japonés: “Beber en exceso volvió a ser mi principal ocupación. Volvía a casa de los ensayos completamente borracho, adelantando por el carril de la derecha mientras subía Laurel Canyon y poniendo mi pequeño Honda CRX a 150 km/h”.

coches de Guns N' Roses: Slash

En una ocasión, cuando un coche estaba detenido en la calle Walnut, preparándose para girar, más salido de la cuenta, Slash relata cómo se lo llevó por delante a propósito. Los dos estaban borrachos así que uno sin seguro y el otro con problemas con la Policía, Slash, decidieron dejar las cosas como estaban: “Hagamos como que esto no ha pasado nunca”.

Como cuenta Saul Hudson en la obra, en una ocasión se metió un pico en el asiento delantero del coche antes de dirigirse a casa de Izzy para dormir allí. “Conduje mi pequeño Honda CRX por la Pacific Coast Highway completamente ido de la olla. Antes de llegar a su casa, pasé un par de horas conduciendo a toda velocidad por las callejas de Santa Mónica como un maníaco. Recuerdo haber hecho saltar el coche sobre varios montones de gravilla en una obra. No entiendo cómo sobrevivió el coche”.

Continuar:

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.